Jamaica

Jamaica CRS huracán Dean banda de desfile

Miembros de la banda de desfile All Stars de San Patricio en Old Harbour Bay, Jamaica, después del huracán “Dean” en septiembre de 2007. Foto de Joe Weber/CRS

Situación actual del país

Jamaica evoca imágenes de hermosas playas, música de reggae y cruceros repletos de turistas. Sin embargo, debajo de esta apariencia idílica yace un país plagado de problemas. El sistema educativo de Jamaica ha fracasado, particularmente para aquellos estudiantes pobres y carentes de privilegios. El 60 por ciento de los niños que han completado el sexto grado no sabe leer. Armas y drogas son artículos comunes en muchos vecindarios, y el país frecuentemente se gana la triste distinción de tener la tasa de asesinatos más alta del mundo. <br><br>
Por otro lado, el Caribe es la región con la segunda tasa más elevada del VIH después del África subsahariana. Las infecciones con el VIH en Jamaica a veces no se detectan debido al gran estigma vinculado a la enfermedad. Además, la posición geográfica del país en el centro del Caribe lo hace particularmente susceptible cada año a la cadena de huracanes y tormentas tropicales que azota la región.

Historia

2003

Después de una ausencia de más de 20 años, CRS reanudó sus programas en 2003 a fin de capacitar a sus socios para responder mejor a emergencias, desarrollar un plan nacional de VIH y sida para la Iglesia Católica y participar en actividades de construcción de la paz. El programa es manejado desde la oficina CRS República Dominicana con apoyo local de la Arquidiócesis de Kingston.

Sobre los Socios

1. La Arquidiócesis de Kingston y las Diócesis de Mandeville y Montego Bay se han asociado con CRS en varias iniciativas, incluyendo la respuesta al huracán “Dean”, el desarrollo de estrategias católicas contra el VIH, y la construcción de instalaciones de saneamiento en escuelas rurales.

2. Mustard Seed Communities – Se ha asociado con CRS para proporcionar un espacio donde los niños con capacidades diferentes, los niños con el VIH, y las madres pueden recibir servicios médicos, educativos y apoyo espiritual.

3. Fundación San Patricio – Tiene por objeto aliviar el sufrimiento humano y mejorar la calidad de vida de los pobres a través de educación, capacitación e inversión en el ser humano.

Información sobre programas

Respuesta a desastres naturales

Emergencias
En 2006, CRS ayudó a los agricultores a rehabilitar sus campos que perdieron las cosechas debido a las inundaciones del huracán “Emily”. En 2007 el huracán “Dean” arrasó el sur de Jamaica. CRS proporcionó alojamiento de emergencia, artículos de higiene y apoyo para reconstruir casas destruidas o dañadas. Actualmente, CRS se concentra en fortalecer la capacidad de sus socios locales para prepararse y responder a huracanes y otras emergencias, mediante una serie de adiestramientos. A fin de ensanchar la capacidad de nuestros socios de la Iglesia para responder rápida y efectivamente cuando ocurre un desastre, CRS acumula suministros de emergencia críticos en almacenes en la isla, incluyendo cubiertas plásticas y purificadoras de agua.

Educación

Educación
La educación pública en Jamaica no es gratuita, por lo que muchas familias no pueden enviar sus hijos a la escuela. En 2007, CRS condujo un proyecto piloto en Montego Bay, la segunda ciudad de Jamaica, enfocado en mejorar la educación de 200 niños de la diócesis. CRS ha establecido centros de aprendizaje en dos comunidades con tutores de experiencia y libros. Además, CRS ofrece asistencia en nutrición y transporte, así como becas para los estudiantes en desventaja.

VIH y sida

VIH y sida
CRS apoya a la Iglesia Católica de Jamaica en sus esfuerzos por desarrollar una estrategia nacional hacia el VIH y ofrecer educación, consejos voluntarios y exámenes. Además, con una donación de un católico estadounidense comprometido, CRS ha dado apoyo a las Comunidades Semilla de Mostaza en sus esfuerzos por dar asistencia a niños con el VIH abandonados por sus familias y comunidades. El estigma que acarrea el VIH evita que los niños reciban la asistencia médica y social que necesitan para avanzar. El proyecto Semilla de Mostaza ofrece actividades que estimulan las destrezas educativas y de desarrollo personal con el fin de prepararlos para desenvolverse en la vida por sí mismos.

Construción de la paz

Paz y derechos humanos
Jamaica ha sido apodada por algunos como la “capital mundial del asesinato”. La violencia azota las áreas urbanas. Solo en 2006 se cometieron 1.600 asesinatos. Los jóvenes jamaiquinos son tanto perpetradores como víctimas de la mayoría de los crímenes violentos. CRS trabaja en alianza con la Iglesia Católica en Montego Bay y Kingston para detener el ciclo de violencia y ofrecer una alternativa a la juventud.
Dos proyectos patrocinados por CRS apoyan bandas de música que congregan a jóvenes de diferentes comunidades para aprender a trabajar en equipo. La música es una parte dinámica de la cultura jamaiquina, y participar de las bandas de marcha les ofrece a los jóvenes un espacio para su creatividad, un lugar positivo para trabajar y la sensación de pertenencia a un equipo. Las bandas de música hacen presentaciones en las comunidades; congregando a personas de diversos —y a veces conflictivos— antecedentes, para que reconozcan todo lo que tienen en común.