Catholic Relief Services (CRS) comenzó a trabajar en Serbia en 1996, en respuesta al violento desmembramiento de la antigua Yugoslavia. Como nuevo país, Serbia dejó atrás 10 años de guerra y sanciones, al tiempo que afrontaba cambios generalizados. Los grupos vulnerables como refugiados, víctimas de violencia contra mujeres, minorías étnicas y jóvenes, frecuentemente son olvidados en el proceso de transición.

Serbia y Montenegro construcción de la paz

En Serbia, los programas de CRS ayudan a superar un legado negativo de la década del 90. Adolescentes albaneses, rumanos, y serbios se reúnen para actividades de pintura o para jugar concursos de trivia. Foto de CRS

Desde 1996 CRS ha cooperado con organizaciones locales para proporcionar asistencia económica y legal gratuita a las familias desplazadas, ayudar a los jóvenes a enfrentar los desafíos de una sociedad multiétnica, y a promover una cultura de tolerancia y paz.

Trabajo de CRS en Serbia y Montenegro

El trabajo de CRS en Serbia gira alrededor de dos pilares. El primero es la asistencia a refugiados y desplazados, muchos de los cuales tienen varios años en una incertidumbre legal y financiera. CRS también promueve la tolerancia y la paz, animando a los jóvenes de diferentes grupos étnicos a unirse para abordar los problemas de sus comunidades.

Ayuda a los refugiados de guerra a reanudar sus vidas

Años después de la Guerra en Kosovo, más de 220.000 refugiados y desplazados existen todavía en Serbia y Montenegro. Muchas de estas personas pertenecen a minorías étnicas como la de los roma, conocidos como gitanos. CRS ofrece asistencia legal gratuita mediante una red de socios en Serbia, Montenegro, Kosovo y Bosnia-Herzegovina. Algunos reciben recursos y adiestramiento para iniciar pequeños negocios y generar medios de subsistencia en su nuevo entorno.

Construcción de la paz entre grupos étnicos

La población del sur de Serbia comprende gran número de serbios, albaneses y gitanos. En Bujanovac, un pueblo cerca de la frontera con Kosovo, CRS reúne a maestros, jóvenes y padres para animar a los pequeños de todos los grupos a participar en la vida escolar y extra escolar. CRS también alienta a sus socios de otras religiones a participar en el dialogo ecuménico entre

grupos cristianos, musulmanes y judíos.

Respaldo a la dignidad de las personas con capacidades diferentes

En un proyecto lanzado en 2003, CRS y sus socios se concentraron en ayudar a las personas con capacidades diferentes de Serbia a asumir un papel más activo en la sociedad y a promover la igualdad para los discapacitados en la escuela y el trabajo. Setenta personas con capacidades diferentes han comenzado a recibir servicios de asistentes personales. Los beneficiarios dicen que ahora hay dos hitos en sus vidas: el que divide antes y después de su enfermedad o lesión; y antes y después de comenzar a trabajar con asistentes personales.

Historia de CRS en Serbia y Montenegro

CRS abrió su oficina en Belgrado, Serbia, en 1996 en respuesta al desmembramiento de la antigua Yugoslavia. En esa oportunidad ofrecimos ropa, alimentos, calefacción y artículos de higiene a los refugiados y otros grupos marginados como personas mayores y gitanos.

Reconociendo la necesidad de construir una cultura de paz, CRS abrió una oficina en Montenegro e implementó en mayo de 1998 la iniciativa regional Alianza Padres-Escuela. La oficina montenegrina en Podgorica fue cerrada en 2005, dejando a los socios de CRS que encabezaran la política de juventud en Montenegro.

Tras la caída de Slobodan Milosevic y que el país comenzara a reintegrarse a la economía europea, CRS Serbia desvió su enfoque de asistencia humanitaria a programas que animan la participación ciudadana. Estos programas incluyen educación, reducción de la pobreza y construcción de una cultura de tolerancia.

Situación actual del país

Sobre los Socios

Información sobre programas