Burundi CRS huérfanos niños vulnerables

El programa de asistencia Nzokira, apoyado por CRS, proveyó a los huérfanos y niños vulnerables de 16,501 paquetes de provisiones que necesitaban para ir a la escuela. Fotógrafo desconocido 

Catholic Relief Services sigue ayudando a la gente de Burundi a reconstruir su vida después de años de guerra civil. Burundi, el segundo país más densamente poblado de África, ha sufrido períodos recurrentes de violencia luego de su independencia en 1962. Con el acercamiento de Burundi a la paz y a la democracia, CRS trabaja mano a mano con la gente en áreas como la agricultura, el acceso a alimentos seguros y nutritivos, las microfinanzas, la construcción de la paz y la salud, incluyendo a los afectados por el VIH.

Historia

Catholic Relief Services comenzó a trabajar en Burundi en 1963, centrándose en la salud materno-infantil y en la asistencia social. En 1986, CRS dirigió sus esfuerzos al desarrollo sostenible a largo plazo en las áreas de agricultura, salud, VIH y sida, microfinanzas, paz y justicia.

Cuando estalló la guerra en 1993, CRS respondió a la emergencia mientras continuó los proyectos de desarrollo en curso. La situación mejoró en 2003 y en 2005 hubo elecciones democráticas. El último grupo de rebeldes se rindió en 2009. Ahora que la paz prevalece en el país, CRS y sus socios pasan por un período de transición que va de programas de respuesta de emergencia a programas de desarrollo.

Sobre los socios

CRS trabaja con las Misioneras de la Caridad de Burundi, una órden católica creada por la Madre Teresa en la India. En Burundi, las Misioneras de la Caridad, operan cuatro orfanatos que albergan a 350 bebés y niños. Muchos de estos huérfanos son remitidos a las hermanas por las clínicas y hospitales de la zona. Los orfanatos también cuidan de los niños con tuberculosis cuyos padres no pueden pagar el tratamiento.

Las Misioneras de la Caridad es una de las pocas agencias en el país que acepta niños menores de dos años y medio. Los orfanatos también ofrecen educación preescolar, servicios de búsqueda de familiares y la identificación de familias adoptivas.

Información sobre programas

Agricultura

CRS está implementando un proyecto de cuatro años de duración en seis países de la región de los Grandes Lagos en África. En Burundi, el proyecto está fortaleciendo las habilidades de nueve socios para responder al virus del mosaico de la yuca y a la pandemia del virus de las rayas marrones de la yuca, los cuales amenazan la calidad del suministro de alimentos y los ingresos de los agricultores de yuca. El proyecto consiste en recabar información y mejorar el diagnóstico de la enfermedad para controlar los virus de la yuca y los vectores del virus, y en ofrecerles a los agricultores acceso a yucas mejoradas para la producción.
CRS también ha implementado las Comunidades de ahorros y préstamos internos entre el socio de la Iniciativa pro Yuca de los Grandes Lagos y los grupos de agricultores, fomentando la participación de las mujeres.

Respuesta a desastres naturales

Desde 2001, CRS Burundi ha implementado un proyecto de emergencia para darles a 863,000 agricultores de subsistencia acceso a una amplia variedad de semillas de calidad, y para mejorar la producción local de semillas. Las ferias de semillas de CRS les ofrecen a los agricultores cupones de un determinado valor en efectivo. Los agricultores que tienen coupones pueden elegir semillas y negociar precios con los vendedores de semillas, quienes luego los canjean con CRS por dinero.
Las ferias de semillas se realizan en Burundi en febrero, en marzo, en septiembre y en octubre (antes de las dos temporadas de siembra).

Salud

CRS Burundi está implementando un programa de cinco años de duración en consorcio con Food for the Hungry, el Cuerpo Médico Internacional y Cáritas Burundi para contribuir a la estabilidad del suministro de alimentos en las provincias de Cankuzo y Ruyigi al norte y al este de Burundi. Las mujeres y los niños menores de 5 años tienen ahora acceso a una nutrición de calidad y a servicios de salud. Los hogares pueden implementar hábitos nutricionales y sanitarios apropiados, y las mujeres y los niños que reúnen ciertos requisitos pueden aumentar su ingesta de diversos alimentos.
Este proyecto estará sujeto a importantes investigaciones operativas supervisadas por la Asistencia Técnica en Alimentación y Nutrición y el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias.

VIH y sida

CRS está implementando un proyecto de 3 años de duración para reducir el impacto del VIH, de la violencia y de la pobreza en 34,000 huérfanos y niños vulnerables en Burundi. El proyecto está mejorando el acceso a la educación y a los servicios de asistencia social así como también los servicios médicos y en respuesta al VIH ofreciendo atención permanente. Aproximadamente 20,000 huérfanos y niños vulnerables, sus familias, cuidadores y miembros de la comunidad mejorarán su situación económica haciendo especial hincapié en su autosuficiencia.
Los proyectos buscan fortalecer la habilidad de la comunidad para proteger los derechos de los huérfanos y niños vulnerables a largo plazo y fortalecer la capacidad de al menos ocho socios de CRS para ofrecerles apoyo a estos niños afectados por el VIH.

Microfinanzas

CRS Burundi mejora los medios de subsistencia expandiendo y consolidando las Comunidades de Ahorros y Préstamos Internos (SILC, sigla en inglés). SILC incrementa los medios económicos de las familias pobres en áreas rurales mediante un sistema de ahorros en la aldea. El programa de ahorros ofrece un buen rendimiento, un fondo para préstamos internos y un seguro para la comunidad para situaciones de emergencia que afectan a los miembros del grupo SILC.
CRS Burundi está integrando la metodología SILC con sus programas relacionados al VIH, a la agricultura, a la justicia y a la paz. Nuestro programa SILC actual tiene aproximadamente 4,200 participantes. Para garantizar la sostenibilidad de SILC, CRS Burundi y nuestros socios locales ofrecen capacitación y establecen redes de especialistas en SILC que trabajan con grupos de ahorros para garantizar la calidad.