Cuando Sierra Leona se independizó de Gran Bretaña en 1961, era considerada una colonia modelo, con su solidez y estabilidad reflejadas en un poder judicial sin problemas de corrupción, un sistema educativo excelente y libertad de prensa. Sin embargo, en pocas décadas, este país de vegetación exuberante se hundió en un pantano de corrupción y pobreza. La inestabilidad de Sierra Leona y la influencia de Liberia, país vecino desgarrado por la guerra, hicieron estallar una de las guerras más cruentas de África del oeste.

Sierra Leona comida educación

Estudiantes de la escuela primaria Gberia Timbako en el norte de Sierra Leone reciben bulgur y lentejas del Departamento de Agricultura de los EE.UU. CRS entrega la comida. Como parte del proyecto “Food for Education” CRS también ha distribuido libros, pupitres, y materiales a la escuela, y ha arreglado aulas y baños. Foto de Lane Hartill/CRS

Desde que la guerra civil de 11 años concluyó en 2002, Sierra Leona ha tenido muchos logros. Si bien, según las Naciones Unidas, el país ya no es considerado el más pobre del mundo, la pobreza es severa y generalizada. Las estadísticas son impresionantes:

Se estima que el 70 por ciento de la población está bajo la línea nacional de pobreza, y vive con menos de 1 dólar por día.

El 50 por ciento de la población está mal nutrido, lo que está por encima de los promedios de África del oeste o subsahariana.

La expectativa de vida al nacer es menos de 41 años; el país también tiene las tasas de mortalidad infantil y materna más elevadas del mundo.

Catholic Relief Services (CRS) comenzó a trabajar en Sierra Leona en 1963. Desde que terminó la guerra en 2002, CRS ha pasado de responder a las emergencias a enfocarse en el desarrollo a largo plazo. CRS Sierra Leona trabaja primordialmente en agricultura, salud (incluyendo VIH y sida) y construcción de la paz, con la ayuda de socios locales.

Trabajo de CRS en Sierra Leona

Los programas que implementamos con nuestros socios en Sierra Leona buscan la reconstrucción del país desde adentro. En un país tan frágil como Sierra Leona, la construcción de la paz es fundamental. A medida que se reconstruye la infraestructura dañada por la guerra, los programas comunitarios de salud aseguran el bienestar de la población.

CRS invierte en educar a los estudiantes en temas de nutrición y salud. En este país donde menos del 10 por ciento de la tierra está en condiciones de ser cultivada, cada acre es importante. Es por ello que CRS trabaja con mujeres agricultoras en diferentes distritos para mejorar las técnicas agrícolas.

Agricultura

Las dos terceras partes de los sierraleoneses son agricultores, pero muchos de ellos no disponen de las ventajas de las técnicas agrícolas modernas. Los proyectos de CRS en agricultura permiten a las comunidades, algunas de las cuales están en zonas de difícil acceso, mejorar la disponibilidad de alimentos.

CRS trabaja con las familias de agricultores para ampliar sus conocimientos acerca de la producción y la administración de negocios, especialmente el análisis de mercados. Las familias pueden entonces aplicar esos conocimientos a la venta de cultivos tales como arroz, mandioca, verduras, aceite de palma, café y cacao. Al ayudar a las personas a encontrar mercados para sus productos e identificar formas para que los jóvenes puedan ganarse la vida, las comunidades pueden lograr estabilidad y los jóvenes tal vez elijan quedarse en sus pueblos en lugar de irse a las ciudades.

Salud

Para muchos sierraleoneses, los servicios de salud son demasiado caros, y esto lleva a que las familias recurran a la medicina tradicional y a trabajadores de la salud poco capacitados. CRS ayuda a que las personas pobres y vulnerables puedan acceder a los servicios de atención sanitaria y los estimula a asumir mayor responsabilidad por esos servicios.

En uno de los programas de salud de CRS, el personal organiza campañas de inmunización para niños de menos de 5 años y asesora a las madres sobre alimentación y cuidados a los recién nacidos. Por medio de un socio local, CRS Sierra Leona enseña a los estudiantes a hacer elecciones positivas en la vida, que van desde cómo tratar a los adultos mayores a cómo evitar los conflictos.

Paz y derechos humanos

CRS Sierra Leona apoya un proyecto de la West Africa Network for Peacebuilding (Red de África del oeste para la Construcción de la Paz) que capacita a miembros seleccionados de la comunidad para identificar las primeras señales de un posible conflicto y responder adecuadamente.

Además, CRS Sierra Leona apoya la Comisión de Justicia, Paz y Derechos Humanos de la diócesis de Makeni en sus esfuerzos por ayudar a las comunidades a tener acceso al asesoramiento jurídico. También capacitan a las autoridades locales que tienen la responsabilidad de administrar justicia.

Historia de CRS en Sierra Leona

CRS ha trabajado en Sierra Leona durante más de 40 años. En las décadas del sententa y del ochenta, CRS centró sus esfuerzos en apoyar a los centros de salud para madres e hijos y los proyectos educativos. Entre 1991 y 2002 la guerra civil les costó la vida a más de 20.000 personas y desplazó y destrozó el modo de ganarse la vida de otros millones de personas. Como respuesta a la guerra, CRS Sierra Leona, como la mayoría de las agencias de ayuda internacional que funcionan en el país, cambió su estrategia de la asistencia al desarrollo a la ayuda humanitaria de emergencia. En 1995, CRS apoyaba a poblaciones desplazadas en todo el país con alimentos, medicamentos, ropa, refugios y artículos para el hogar. CRS estuvo en condiciones de brindar servicios humanitarios durante toda la guerra, gracias, principalmente, a la dedicación ejemplar de sus funcionarios locales.

Al terminar la guerra en 2002, el foco de las agencias gubernamentales y no gubernamentales pasó a ser la salvaguardia de la paz y la transición al desarrollo. En marzo de 2004, CRS y otras agencias internacionales lanzaron un programa de desarrollo de tres años. Los miembros del personal trabajaron hombro a hombro con las comunidades devastadas por la guerra para llevar a cabo planes con el fin de restablecer los medios de ganarse el sustento y aumentar la seguridad alimentaria y el cuidado de la salud de los hogares rurales. En 2005 CRS, junto con Care y World Vision, empezó un programa de tres años para integrar las comunidades a la economía rural mediante la ampliación de las formas de ganarse el sustento y el aumento de la productividad de los empleos locales.