Burkina Faso significa “tierra de las personas íntegras”. A pesar de la inconmovible dignidad de los burkineses y su economía creciente, este país sigue siendo uno de los más pobres del mundo.

Burkina Faso CRS inundaciones delegación católicos hispanos

El diácono Guillermo Torres, el director diocesano para los ministerios hispanos en Orange Country, California, cuenta bromas con Sidy Sawadogo, un burkinés que perdió su hogar el las inundaciones de 2008. Torres era parte de una delegación de católicos hispanos que visitaron proyectos de CRS en Burkina Faso y Ghana. Foto de Lane Hartill/CRS

Burkina Faso es un país sin salida al mar situado en el corazón del Sahel, justo al sur del Desierto del Sahara. La prolongada sequía ha generado una escasez de alimentos generalizada en el país que, combinada con el limitado acceso a los servicios de salud y educación, les dificulta a la mayoría de los burkineses satisfacer sus necesidades básicas.

Catholic Relief Services (CRS) ha trabajado en Burkina Faso desde 1960, vinculando los campesinos al mercado, difundiendo técnicas agrícolas modernas y semillas mejoradas, y ofreciéndoles a las niñas y adolescentes incentivos para que asistan a la escuela.

Para afrontar la escasez de alimentos en Burkina Faso, CRS trabaja con socios locales en las áreas de educación, agricultura, microfinanzas, VIH y sida, justicia y paz, y preparación y respuesta a emergencias.

Trabajo de CRS en Burkina Faso

El trabajo de CRS en Burkina Faso es motivado por el desarrollo social y la participación comunitaria. Aplicando un enfoque integral, CRS se esfuerza por ayudar a las comunidades vulnerables a mejorar su suministro de alimentos y el desarrollo de actividades en seis áreas clave.

VIH y sida

El programa de VIH en Burkina Faso se concentra en educar acerca del virus y prevenir su diseminación en el país. Los escolares son el objetivo primario de la campaña educativa. La prevención enseña a las parejas acerca del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Algunas parejas sirven como consejeros voluntarios, algo muy efectivo en un país donde el estigma del VIH es pronunciado.

Emergencias

CRS distribuye raciones a más de 13.000 personas cada año, concentrada en los miembros más vulnerables de la población. Los pacientes de VIH y sida, huérfanos, viudas, muchachas que han huido de matrimonios forzados y discapacitados, se benefician directamente de esta asistencia.

Cuando una crisis alimentaria golpeó a Burkina Faso en 2005, la unidad de respuesta de emergencia distribuyó alimentos a casi 100.000 personas. Esta unidad adiestra asocios locales en respuesta y preparación para emergencias.

Agricultura

El Departamento de Agricultura de CRS Burkina Faso, fundado en1985, educa a los campesinos en conservación de suelos y aguas, para incrementar los rendimientos; enseña horticultura para que los burkineses diversifiquen sus cultivos y mejoren su ingreso y adiestra a los maestros para incorporar esta práctica en los programas escolares, lo cual contribuye a mejorar la alimentación de los alumnos. Unas 13.000 personas aprenden a vender, especialmente sésamo (ajonjolí) y una clase de millo denominado fonio.

Paz y derechos humanos

CRS ha capacitado a asistentes legales en tres provincias para educar a la gente acerca de sus derechos y responsabilidades, especialmente en relación a disputas o desacuerdos. El objetivo es la resolución pacífica de conflictos.

Educación

Desde 1962, CRS y sus socios han trabajado para promover la educación básica para niños en las zonas rurales de Burkina Faso. Sin embargo, muchos niños están crónicamente desnutridos, haciendo casi imposible el aprendizaje. CRS ha trabajado con el gobierno, los socios locales y las comunidades para establecer un programa de alimentación escolar en amplias zonas del país.

Este programa ha beneficiado a cientos de miles de niños, algunos de los cuales han llegado a convertirse en estrellas deportivas, dirigentes de organizaciones no gubernamentales e incluso empleados de CRS. Muchos ministros y altos funcionarios gubernamentales crecieron con el programa de alimentación escolar de CRS.

CRS estimula la asistencia a clases con un programa de raciones de alimentos para llevar y un complemento de salud. Además, recientemente completó la primera fase de construcción de complejos escolares.

Microfinanzas

Solo 30 por ciento de la población adulta de Burkina Faso tiene acceso al crédito. Para atender a las comunidades rurales, CRS creó una entidad de microfinanzas que sirve a cerca de 30.000 usuarios en nueve provincias. CRS prioriza la inversión en la capacitación de mujeres para los negocios. Estas mujeres pueden luego aplicar sus ganancias a satisfacer las necesidades familiares como alimentos, salud y educación.

Historia de CRS en Burkina Faso

Veinte años después, la mayoría de la gente en Burkina Faso todavía carece de electricidad, pero este espíritu de determinación optimista prevalece.

El gobierno de Alto Volta, como se llamaba entonces, recibió a CRS poco después de obtenida la independencia de Francia en 1960. Fue la primera organización no gubernamental aprobada. CRS ha mantenido buenas relaciones con el gobierno, a lo largo de cinco golpes de Estado y la revolución encabezada por el entonces presidente Thomas Sankara.

Al comienzo CRS proporcionaba ayuda humanitaria y alimentos. En 1962, comenzamos a dar asistencia en educación, especialmente alimentación escolar.

En los años setenta y ochenta, CRS respondió a varias sequías severas.

CRS ha expandido sus programas para incluir intervenciones a largo plazo en educación, agricultura, salud, VIH y sida, microfinanzas y, más recientemente, construcción de la paz.