Millones de personas alrededor del mundo no pueden satisfacer sus necesidades básicas diarias. Catholic Relief Services (CRS) adopta un enfoque múltiple combatiendo al hambre, la desnutrición y la pobreza.

Abordamos una combinación de aspectos urgentes para mitigar el hambre, desarrollar la agricultura, mejorar el agua y saneamiento, crear opciones de empleo sustentables, ofrecer microfinanzas para apoyar los pequeños negocios, y proporcionar bienestar social a aquellos que carecen de otros medios de sustento.

Seguridad alimentaria

El derecho a la alimentación, como uno de los aspectos específicos de los estándares de vida digna, es un derecho humano fundamental. Para vivir una vida saludable y productiva, sin embargo, es necesario que el derecho a la alimentación incluya un suministro seguro de alimentos. Este concepto se conoce como seguridad alimentaria.

Los individuos o familias que padecen inseguridad alimentaria no consumen suficiente cantidad (o calidad) de alimentos para sobrevivir o, si hay suficientes alimentos, el individuo carece de un buen estado de salud para consumir los alimentos de manera correcta. La inseguridad alimentaria se mide por el bajo consumo y los altos índices de desnutrición y mortalidad.

Las razones de la generalizada inseguridad alimentaria en un mundo de abundancia son variadas y complejas, pero las causas inmediatas son:

  • La insuficiente disponibilidad de alimentos.
  • La falta de acceso a alimentos, tanto económica como físicamente.
  • Mala absorción biológica (o mal uso de los alimentos).

Estas causas, a su vez, están influenciadas por otra serie de cosas que incluyen tierra, trabajo y productividad, ingresos y carreteras, cuidado de la salud y acceso al agua potable por no mencionar factores políticos, económicos y sociales.

Las comunidades indígenas de los Tarahumara se enfrentan a un desafío de sostenibilidad, mientras se han cuestionado sus derechos a su tierra, y la desnutrición y escasez de alimentos han crecido. CRS ha trabajado en conjunto con el Frente Democrático Campesino para proveer recursos de desarrollo de productos, herencia cultural, y también servicios legales. Foto de Hilda M. Perez para CRS

Las comunidades indígenas de los Tarahumara se enfrentan a un desafío de sostenibilidad, mientras se han cuestionado sus derechos a su tierra, y la desnutrición y escasez de alimentos han crecido. CRS ha trabajado en conjunto con el Frente Democrático Campesino para proveer recursos de desarrollo de productos, herencia cultural, y también servicios legales. Foto de Hilda M. Perez para CRS

Para CRS, la seguridad alimentaria se define como “el acceso de las personas, tanto físico como económico, a suficientes alimentos para satisfacer sus necesidades dietéticas para una vida productiva y saludable en la actualidad sin sacrificar las inversiones en la seguridad del sustento del mañana”.

Alcance de este programa

La inseguridad alimentaria es un importante problema mundial. Actualmente se estima que 842 millones de personas en el mundo padecen inseguridad alimentaria, la mayoría de los cuales viven en el sur de Asia y África, y un porcentaje menor en América Latina, el Medio Oriente y Europa del Este (El Estado de la Seguridad Alimentaria en el Mundo, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Si bien ha habido algunas mejoras en la seguridad alimentaria en los últimos 30 años, estas no ha sido de manera universal. Por ejemplo, en el sur y oeste de Asia, la población con inseguridad alimentaria se redujo a la mitad entre 1971-2000. Pero en el África subsahariana la población con inseguridad alimentaria se duplicó durante el mismo período [International Food Policy Research Institute (IFPRI), 2001].

Otras estadísticas proveen más evidencia del problema. Aproximadamente 165 millones de niños menores de cinco años están desnutridos (UNICEF, 2011). Las deficiencias de micronutrientes siguen siendo importantes, 2.000 millones de personas sufren de anemia por deficiencia de hierro, 2.000 millones de personas están en riesgo de padecer trastornos por deficiencia de yodo y 250 millones de niños están afectados por deficiencia de vitamina A (IFPRI, 2001).

Aunque la producción de alimentos en el mundo en desarrollo se prevé que aumente en un 45 por ciento entre 1997 y 2020, esto no será suficiente para mantenerse a la par con el crecimiento previsto de la población (IFPRI, 2001). Si los países y los hogares no pueden producir alimentos suficientes para satisfacer sus necesidades, tendrán que comprarlos. Su capacidad de acceso a los alimentos dependerá entonces de su nivel de ingresos. En la actualidad, 1.2 billones de personas —21% por ciento de la población mundial— tienen $1.25 o menos al día por persona para satisfacer sus necesidades básicas (Banco Mundial, 2010). Corresponde a organizaciones como CRS garantizar que los necesitados alrededor del mundo reciben la ayuda que requieren para sobrevivir.

Antecedentes del programa de seguridad alimentaria de CRS

CRS ha satisfecho las necesidades alimentarias de los pobres desde 1943 cuando la agencia ayudó a las víctimas de la II Guerra Mundial. Con el tiempo, los proyectos de socorro y desarrollo de la agencia han ido más allá de la simple distribución de alimentos para apoyar la capacitación de los individuos para satisfacer sus propias necesidades alimentarias. La escasez de alimentos seguirá siendo un problema para la mayoría de los países en desarrollo en los próximos años y CRS continuará asistiendo con programas de seguridad alimentaria donde más se necesite.