Isabel Aguilar

Isabel Aguilar

Isabel se define con cuatro palabras claves: mujer, guatemalteca, madre y constructora de paz. Cada una de estas palabras encierra un universo. Decir ‘mujer’ en Guatemala es decir violencia de género presente en todos los ámbitos de la vida.

Es madre de dos jóvenes, orgullosa y clara de cómo eso le ha permitido trabajar con otros jóvenes tan de cerca y tan profundamente. Constructora de paz porque desde niña su pan de cada día fue la lucha por la justicia. Creció en un hogar de padres comprometidos con esa búsqueda y con el mandato de amor de la Iglesia Católica. Isabel sufrió el exilio de su madre, el miedo, la migración; por eso conoce muy de cerca la vida de los que sufren violencia y ha dedicado su vida a la lucha por la paz.

“La paz nace en el corazón humano.”

Y ese es el fundamento de su trabajo en temas de emergencias, migración o juventud. Buscar la paz, pero no desde una idea romántica y simbólica: la paz como una forma de vida digna para todos. La búsqueda de una sociedad con justicia social que permita que todas las personas lleguen a desarrollar todo su potencial. Que nadie se quede atrás.

Tiene el privilegio de hacer lo que ama, mientras se esfuerza por dejar un legado en su país, que vivió 36 años de enfrentamiento armado y en donde las injusticias siguen estando presentes. De alguna manera, Isabel da continuidad al trabajo que iniciaron sus padres. Por eso, cuando hace cinco años llegó a CRS y comprendió la raíz de la organización pensó que ser parte de ella era un plan de su padre desde el cielo. En CRS comprobó que, con solidaridad, podemos cambiar al mundo. Y poco a poco ha ido confirmando que sí se puede.

“Uno tiene que vivir la fe que profesa. La fe va más, mucho más allá de los rezos o de las misas.”

Y con esto Isabel plantea el reto de ser coherente, de vivir la fe y el trabajo desde un compromiso porque, como ella señala, la paz tiene que ver con las relaciones cotidianas, las relaciones de los grupos sociales, de las instituciones, de las iglesias. En la medida en que aprendamos a lidiar con el conflicto, que aprendamos a manejar relaciones justas y equitativas, entonces estamos construyendo la paz.

“Creo que lo único que le da sentido a tu vida es el amor por ti mismo y el amor por los demás. Y eso no puede ser una cosa abstracta. Lo que les pasa a otros te conmueve. La palabra ‘conmueve’ en español es muy bonita porque está relacionada con el verbo mover”.

…. y vaya que el dolor de los demás mueve las causas que Isabel apoya. Su búsqueda por la paz y su trabajo en CRS siguen en movimiento.

Es el mes de celebrar nuestra herencia hispana, ¡Celebra con CRS!

Conoce más colegas hispanos de CRS.

Historias relacionadas

María Arroyo

“Es un gran honor poder decir: Este es el trabajo de nuestra Iglesia” dice M... MORE

Carla Ortíz

“Tener la oportunidad de incidir a nivel global es como una misión personal.... MORE

Conéctate con CRS durante el Mes de la herencia hispana

Nuestro orgullo en la herencia y la fe, son el sello de la identidad de los hisp... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.