SYR2014094006

Oración por la paz en Tierra Santa

Papa Francisco visita el Museo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén, durante su visita a Tierra Santa. Su Santidad colocó una corona de flores en el lugar, y besó las manos de seis sobrevivientes del Holocausto. El presidente israelí Shimon Peres y el primer ministro Benjamin Netanyahu estuvieron presentes. Foto por cortesía de CNS/ Osservatore Romano.

Papa Francisco visita el Museo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén, durante su visita a Tierra Santa. Su Santidad colocó una corona de flores en el lugar, y besó las manos de seis sobrevivientes del Holocausto. El presidente israelí Shimon Peres y el primer ministro Benjamin Netanyahu estuvieron presentes. Foto por cortesía de CNS/ Osservatore Romano.

Dios de nuestro anhelo,

Recuerda a los que añoran y esperan  por la paz. Escucha nuestra oración y nuestro lamento por nuestros hermanos y hermanas en Israel y Palestina. Con ellos compartimos una historia común, situada en una patria común.

Haz que sea común también la voluntad para perdonar, para reconciliarse, para lograr una paz justa por el bien de los antepasados, por el bien de los niños. Abre ojos, oídos y corazones, y da paso hacia la justicia en nuestro mundo devastado por las guerras.

Dios misericordioso, tú habitas en los corazones humanos y la Tierra Santa es dondequiera que hagas tu hogar. Sana estos lugares devastados donde los profetas predicaban, donde Moisés y Jesús y Mahoma se mantuvieron fieles contigo.

Se un apoyo seguro para los que trabajan hacia la reconciliación y haz que todos, sin importar cuán lejos estemos, nos mantengamos firmes en su causa. Catholic Relief Services

CAR2014086298_1030-450

Semillas de la paz en la República Centroafricana

Un ejercicio de oración por la paz en la República Centroafricana

Este ejercicio de oración puede ser utilizado como una ofrenda independiente o adaptado para su uso como una oración de apertura o final para una reunión o evento ya programado.

Arzobispo Dieudonne Nzapalainga e Imam Omour Kobine de Bangui rezan juntos durante una gira de promoción de la tolerancia y la reconciliación en la República Centroafricana.

Arzobispo Dieudonne Nzapalainga e Imam Omour Kobine de Bangui rezan juntos durante una gira de promoción de la tolerancia y la reconciliación en la República Centroafricana. Foto por Sam Phelps para CRS

Materiales:

• Copias del ejercicio de oración Semillas de la paz en la República Centroafricana para los guías
• Espacio exterior (opcional)
• Semillas, pala de jardinería, agua
• Lugar para sembrar (maceta / área exterior)
Pequeño letrero en la maceta o cerca de donde las semillas se plantan que diga: “Que la paz crezca en CAR”
• Biblia abierta a Isaías 2, 2-5
Letra y / o música para la Oración de San Francisco para cada participante. Autor: Sebastian Temple [Obra publicada por OCP, derechos reservados]

Preparación:

• Preparar a los músicos / líderes de canto
• Seleccionar y preparar 1 guía y 3 lectores
• Seleccionar y preparar 1 persona para plantar la(s) semilla(s)
• Crear pequeño letrero (véase más arriba)
• Identificar dónde plantar las semillas y preparar todas las herramientas de siembra

Oración de apertura

Guía:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Cristo Resucitado,
Acompaña a nuestros hermanos y hermanas que se encuentran atrapados en el conflicto violento en la República Centroafricana.

Durante el tiempo de Pascua, celebramos el poder de tu resurrección, que supera el sufrimiento y la muerte. En la noche antes de morir, le dijiste a tus discípulos: “Les dejo la paz, les doy mi paz….Que no haya en ustedes angustia ni miedo…” (Juan 14, 27).

Envía tu paz al pueblo de la República Centroafricana (CAR, por su sigla en inglés) y a todos los que se encuentran en medio de la violencia en todo el mundo. Lleva paz a los que viven en temor, que lloran la pérdida de seres queridos, y que perpetúan la violencia en cualquier forma. Además, te rogamos que nos hagas instrumentos de tu paz.
En tu nombre oramos, Amén.

Canción de apertura:

Oración de San Francisco Autor: Sebastian Temple [Obra publicada por OCP, derechos reservados] Dedicado a Sra. Frances Tracy (c) 1967, 5536 NE Hassalo, Portland, OR 97213. Publicado con permiso.

Pasaje de la Sagrada Escritura

Lector uno:
Lectura del libro del profeta Isaías.

Al fin de los tiempos,
el cerro de la Casa de Yavé
será puesto sobre los altos montes
y dominará los lugares más elevados.
Irán a verlo todas las naciones
y subirán hacia él muchos pueblos, diciendo:
“Vengan, subamos al cerro de Yavé,
a la Casa del Dios de Jacob,

para que nos enseñe sus caminos
y caminemos por sus sendas.
Porque la enseñanza irradia de Sión,
de Jerusalén sale la palabra de Yavé.”
Hará de árbitro entre las naciones
y a los pueblos dará lecciones.

Harán arados de sus espadas
y sacarán hoces de sus lanzas.
Una nación no levantará la espada contra otra
y no se adiestrarán para la guerra.
Pueblo de Jacob, ven:
¡caminemos a la luz de Yavé! (Isaías 2, 2-5)

Palabra del Señor

Respuesta:

Demos gracias al Señor

Reflexión y ritual

Guía:
En este pasaje de la Sagrada Escritura, Isaías describe la paz de Dios que un día reinará en la Tierra, cuando todas las naciones “harán arados de sus espadas y sacarán hoces de sus lanzas”.

Estas palabras de la Sagrada Escritura hacen eco a través de nuestra oración por CAR, donde la violencia impide a los agricultores sembrar en sus campos. Si no son capaces de sembrar, el país se enfrentará a una mayor devastación en los próximos meses. Le pedimos a Dios que abra los corazones de todos para que las herramientas de guerra puedan ser transformadas en instrumentos de paz.

Ahora vamos a plantar semillas en [una maceta pequeña a sentarse en un aula o espacio común, en la parte delantera de una parroquia, una escuela, en parte de un jardín de la comunidad, etc.] A medida que estas semillas germinan, nos recuerdan que debemos seguir rezando por el fin de la violencia en CAR y por una temporada de siembra tranquila. ¡Oremos para que la nueva vida proclamada por el Cristo resucitado en el tiempo de Pascua pueda crecer en CAR!
Nota: Es posible adaptar esto para enviar a los participantes a casa con algunas semillas para plantar ellos mismos.

Invita a los participantes pre-seleccionados a plantar la(s) semilla(s) en tu ubicación elegida y coloca el letrero cerca de donde están plantadas las semillas.

Oraciones de intercesión

Lector dos:
Oremos para que las espadas se vuelvan arados y las lanzas se vuelvan hoces para que las semillas de la paz crezcan en CAR. Nuestra respuesta a cada una de estas oraciones de intercesión será: “Que la paz crezca en CAR.”

Que los grupos armados rindan sus armas y se reintegren pacificamente a la sociedad, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Que las comunidades musulmanas y cristianas se reconcilien y vivan juntas en paz, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Que los agricultores cuenten con los recursos y las condiciones seguras necesarias con el fin de sembrar la cosecha de este año, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Que los que sufren sean consolados, especialmente las víctimas de la violencia, los desplazados de sus hogares, los que sufren de hambre, los que han perdido miembros de su familia, y todos los que siguen viviendo en temor, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Por todos aquellos que están respondiendo a la crisis, especialmente por los líderes de diferentes religiones que están coordinando los esfuerzos de construcción de la paz: que encuentren la seguridad, la protección, y la fuerza en Dios, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Por la pronta llegada de la misión de paz de la ONU y que los líderes políticos hagan todo lo posible para apoyar la paz y la reconciliación, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Por todos los que estamos aquí reunidos: que no nos volvamos indiferentes al sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas en CAR, sino que sigamos recordándolos en oración y con obras, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Ofrecemos todas estas oraciones por Cristo, nuestro Señor, Amén.

Oración final

Lector tres:

Dios amoroso,

Pedimos que tu espíritu toque a los pueblos de la
República Centroafricana.
Que hermano ya no se vuelva contra hermano.
Tampoco hermana contra hermana.
Que tus hijos aprendan a vivir juntos:
a perdonar,
a reconciliar,
a construir y no destruir.
Y así podamos  todos nosotros.

Señor, que llama bendecidos a todos los que trabajan por la paz,
empodera a todos los constructores de la paz dentro y fuera de la
República Centroafricana:
para defender al vulnerable,
para albergar al refugiado,
para ayudar al afligido,
para consolar a los que tienen miedo,
para trabajar y abogar por la justicia,
para decir “¡No más!” a la violencia.

Señor, que llama a su pueblo a convertir sus espadas
en arados,
haznos a todos labradores:
plantando las semillas de la paz en la República Centroafricana
y en todas las naciones,
trabajando fielmente por la gloriosa cosecha
que es tu justicia.

Dios de todos los prójimos,
de todos los estados y todas las regiones,
más allá de naciones, por encima de las fronteras:
ven en tu paz,
ven con tu justicia,
ven en tu esperanza,
ven con tu amor.
Ven, y no demores,
Quien vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén

Para descargar una copia del ejercicio de oración completo has clic aquí.

CHL2010034735

Oración por Chile: Dios está presente entre ellos

“Un viento fuerte y violento pasa delante de Yavé, hiende los montes
y parte las rocas, pero Yavé no está en el viento.
Después del viento viene un terremoto, pero Yavé no está en el terremoto.
Después del terremoto, un fuego, pero Yavé no está en el fuego.
Después del fuego, se sintió el murmullo de una suave brisa.”

(1 Libro de los Reyes 19, 11-12)

Dios, Tú estás presente entre los que sufren,
que todos los afectados por el terremoto en Chile puedan sentir tu presencia sanadora.

Dios, Tú estás presente en las manos de los que llegan a los damnificados,
ayuda a los socorristas en su valiente trabajo.

Dios, Tú estás presente en los corazones de los que son compasivos,
cuyas oraciones claman por sus familias;
cuyas oraciones claman por sus vecinos;
cuyas oraciones claman incluso por los desconocidos,
bendice y da consuelo a los que lloran.

Dios, Tú estás presente en la apacible pequeña voz, el suave susurro que sigue
que nuestros oídos siempre escuchen;
que nuestros corazones siempre clamen unos por los otros;
que nuestras manos siempre brinden ayuda;
y que siempre caminemos como Tú caminas,
en solidaridad con los que sufren
y así reflejar tu presencia y consuelo.

Amén.

MEX201106112_radiovdg_zi580x300

Oración a la Virgen de Guadalupe

¡Oh Virgen Inmaculada,
Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!

Tú, que desde este lugar manifiestas
tu clemencia y tu compasión
a todos los que solicitan tu amparo;
escucha la oración que con filial confianza te dirigimos,
y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.

Visitantes frente a la imagen de la Virgen en la Basílica de Santa María de Guadalupe en la Cd. de México, México. Sept 2011. Foto por Phillip Laubner/CRS

Visitantes frente a la imagen de la Virgen en la Basílica de Santa María de Guadalupe en la Cd. de México, México. Sept 2011. Foto por Phillip Laubner/CRS

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso,
a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,
te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos,
nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos;
ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado,
Señora y Madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino
De una plena fidelidad a Jesucristo a su Iglesia:
No nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos
Los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos
de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios
y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Concede a nuestros hogares
la gracia de amar y de respetar la vida que comienza
con el mismo amor con el que concebiste en tu seno
la vida del Hijo de Dios.
Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias,
Para que estén muy unidas, y bendice a la educación de nuestros hijos.

Esperanza nuestra, míranos con compasión,
Enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos
a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestra culpas
y pecados en el sacramento de la Penitencia,
que trae sosiego al alma.

Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos,
Que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.

Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia,
Con nuestros corazones libres de mal y de odios,
Podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz,
que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
que con Dios Padre y con el Espíritu Santo,
vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén

Juan Pablo II

México, 1979.

www.virgendeguadalupe.org.mx

MEX2011061091_580x300

Oración por los fieles difuntos

 

Dios de misericordia y amor,
ponemos en tus manos amorosas
a nuestros hermanos y hermanas
que has llamado de esta vida a tu presencia.

Veladoras en la Basilica de Nuestra Señora de Guadalupe de la Ciudad de México. Foto por Philip Laubner/CRS

Veladoras en la Basilica de Nuestra Señora de Guadalupe de la Ciudad de México. Foto por Philip Laubner/CRS

En esta vida les demostraste tu gran amor,
y ahora que ya están libres de toda preocupación
concédeles pasar con seguridad las puertas de la muerte
y gozar de la luz y la paz eterna.

Habiendo terminado su vida terrena recíbelos en el paraíso,
en donde ya no habrá tristeza ni dolor,
sino únicamente felicidad y alegría con Jesús, tu Hijo,
y con el Espíritu Santo, para siempre.

Amén.

Revista Almas, publicación mensual de Misioneros de Guadalupe.

Una de las maneras de recordar a nuestros seres queridos es encender una vela por ellos en este y cualquier otro día, hazlo en nuestra capilla virtual. Haz clíc aquí.

PAK2010044068_580x300

Oración a la Sagrada Familia de Nazaret

Sagrada Familia de Nazaret;
enséñanos el recogimiento,
la interioridad;
danos la disposición de
escuchar las buenas inspiraciones y las palabras
de los verdaderos maestros.

Nagena de 7 años con sus 3 hermanas y 5 hermanos, vive en la provincial de Pakhtunkhwa en Pakistán. Su padre murió en 2009. La imagen se tomó después de las inundaciones en Pakistán en Agosto del 2010. Foto de Asad Zaidi/CRS.

Nagena de 7 años con sus 3 hermanas y 5 hermanos, vive en la provincial de Pakhtunkhwa en Pakistán. Su padre murió en 2009. La imagen se tomó después de las inundaciones en Pakistán en Agosto del 2010. Foto de Asad Zaidi/CRS.

Enséñanos la necesidad
del trabajo de reparación,
del estudio,
de la vida interior personal,
de la oración,
que sólo Dios ve en lo secreto;
enséñanos lo que es la familia,
su comunión de amor,
su belleza simple y austera,
su carácter sagrado e inviolable.

Amén