Alyona encuentra paz en medio del conflicto de Ucrania

Alyona encuentra paz en medio del conflicto de Ucrania

Antes del estallido del conflicto en Ucrania, Alyona Sushko, de 26 años, disfrutaba la vida como muchos jóvenes, pero una noche, un estruendoso ruido retumbó las paredes de su habitación; las fuerzas rusas habían atacado Járkov, la ciudad donde vivía, lo que la obligó a huir en busca de un lugar seguro.

“En casa, intentan matarnos. Nunca esperé encontrar tanta ayuda. Aquí consigo todo lo que necesito por ahora”.– Alyona

Tocar el piano y el violín, salir con sus amigos y bailar toda la noche. Trabajar en algo que le apasionaba y ver películas mientras ordenaba comida mexicana, eran algunas de las cosas que recordaba con nostalgia de lo que había dejado atrás.

Alyona es una de lascasi 6 millones de personas refugiadas que han huido a países vecinos desde el inicio del conflicto, el 24 de febrero; una cifra que va en aumento, según datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Foto de Aylona Sushko en la estación de tren de Przemyśl, Polonia, después de haber huido del conflicto en Ucrania.
Foto por Philip Spalek/Caritas
  

Sin embargo, los combates en Ucrania han estado en curso desde 2014, después de que Rusia anexó un área al sur del país, llamada Crimea. Si bien se alcanzó un alto al fuego entre los dos países en 2015, las tensiones en el este de Ucrania se han intensificado desde entonces y los bombardeos de comunidades han continuado.

En su huída, Alyona se reencontró con su madre y ambas buscaron la manera de viajar hasta Polonia. Después de varios días de travesía, lograron conseguir refugio, comida y apoyo psicosocial a través de Cáritas Polonia.

Foto de Aylona Sushko en el gimnasio de la escuela de Polonia donde encontró refugio.
Foto por Philip Spalek/Caritas
  

Allí, una escuela de la ciudad polaca de Przemyśl, ha sido adaptada para recibir a los refugiados y unas 80 camas fueron dispuestas en el gimnasio. “Aquí consigo todo lo que necesito por ahora”, dice Alyona. Ella ya entiende algo de polaco y se ha ofrecido para apoyar a otros en su misma situación, especialmente a los niños, pues asegura que con esto se ayuda un poco a sí misma.

En su huída, Alyona se reencontró con su madre y ambas buscaron la manera de viajar hasta Polonia. Después de varios días de travesía, lograron conseguir refugio.

CRS está apoyando a nuestros socios de Cáritas en Ucrania, Polonia, Rumania y Moldavia para proveer refugio, cocinas portátiles para preparar comidas calientes, servicios de recepción en las estaciones de tren y otros lugares, donde se ofrece ropa, información, alimentos, agua, artículos de higiene y apoyo para las personas desplazadas.

El viaje de Alyona continúa, así como el de muchos hermanos ucranianos en busca de paz.

Historias relacionadas

CRS amplía a 10 países su respuesta humanitaria a la crisis de Ucrania

La capacidad de ampliarse a diez países se debe al generoso apoyo de los donant... MORE

CRS pide al Congreso más financiación suplementaria para la ayuda alimentaria global y respuesta al COVID-19

Nos preocupa que la financiación complementaria propuesta ayer sea insuficiente... MORE

Llamado a una nueva época de paz este Domingo de Pascua, a través de Plato de Arroz de CRS

Solidarízate con nuestras hermanas y hermanos en todo el mundo donado tus limos... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.