Oración con la Corona de Adviento de CRS

Oración con la Corona de Adviento de CRS

 

¿Qué es el Adviento?

La palabra Adviento deriva del latín “Adventus”, y significa “venida”. En el lenguaje cristiano, el Adviento hace referencia a las cuatro semanas antes de la Navidad en las que recordamos la venida de nuestro Señor y Salvador quien asume nuestra condición humana y nace pobre entre nosotros. Es también un tiempo durante el cual nos preparamos para su prometido regreso, cuando volverá en Gloria.

¿Qué es la Corona de Adviento y cuál es su significado?

En el tiempo de Adviento es común tener una corona de Adviento, una tradición que fue utilizada por los misioneros para evangelizar y compartir la fe católica. La corona de Adviento consta de hojas verdes en forma circular con cuatro velas. El color verde de las hojas representa la esperanza y su forma circular, el amor infinito de Dios. Las velas representan los cuatro domingos de Adviento. Cada semana se enciende una vela y al hacerlo, se pueden leer pasajes bíblicos, cantar cantos y hacer oraciones breves. La corona de Adviento es una herramienta muy útil para la oración y meditación en familia o en comunidad.

Oración con la Corona de Adviento de CRS

La corona de Adviento está presente en muchos hogares católicos y Catholic Relief Services quiere compartir contigo Oración con la Corona de Adviento de CRS, un material para la oración inspirado en las palabras del Papa Francisco para compartir cada semana en familia o en comunidad, en persona o de manera virtual.

El material contiene breves oraciones para encender las velas de la corona de Adviento de cada semana e historias reales de nuestros hermanos en diferentes partes del mundo que te ayudarán a reflexionar sobre la esperanza, la fe, la alegría y la paz. Oración con la Corona de Adviento de CRS guiará tu meditación sobre cómo estos cuatro temas se encarnan día a día alrededor del mundo, pues es en el otro “en quien reconocemos a un hermano, porque desde que sucedió el Nacimiento de Jesús, cada rostro lleva marcada la semejanza del Hijo de Dios. Sobre todo, cuando es el rostro del pobre, porque como pobre Dios entró en el mundo y dejó que los pobres se acercaran a Él”. (Ángelus, Papa Francisco, 20 de diciembre de 2015)

En estas cuatro semanas de Adviento, preparémonos juntos para recibir a Jesús nuevamente develando algunas de las muchas oportunidades que tenemos para verlo venir a nosotros, alimentados de esperanzas y sueños para un nuevo futuro.

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.