Los Padres de Tanzania Cuidan a Sus Bebes y Dejan Atrás Los Tabúes

Los Padres de Tanzania Cuidan a Sus Bebes y Dejan Atrás Los Tabúes

La ama de llaves de Frank Emmanuel Lupemba se sorprendió cuando lo vio bañar a su hija de 8 meses, Yustina.

father holds daughter in tanzania

Frank Emmanuel Lupemba juega con su hija Yustina, en Mwanza, Tanzania. Foto de Daniel Etter para CRS

En Tanzania, la crianza de los hijos se deja tradicionalmente a las madres. Se quedan en casa con sus hijos mientras los padres van a trabajar. Y después de que el día de trabajo ha terminado, el compromiso de los padres con sus hijos, y mucho menos su participación en las tareas de crianza, es limitado.

“No es correcto que el hombre bañe a una bebé”, recuerda la esposa de Frank, Anastazia Antony, al comentario de su ama de llaves; a lo que Frank respondió: “Ella es mi hija. ¿Qué pasa si su madre no está aquí?”

“Para un hombre, alimentar a un niño, llevarlo a la clínica, preparar la cama, lavar los platos o limpiar… es muy inadmisible”, dice David Robert, supervisor de campo de la organización de atención y apoyo Mwanza Outreach, un socio de Catholic Relief Services en Tanzania. Pero lentamente estas normas están cambiando, y el proyecto THRIVE II, financiado por la Fundación Conrad N. Hilton, promueve esta evolución.

THRIVE se enfoca en los primeros 1,000 días de la vida de un bebé, desde la concepción hasta los 2 años de edad, para proporcionar a los niños las bases para el aprendizaje y el desarrollo saludable. El compromiso de padres y madres es importante durante esta ventana crucial. Pero debido a que es difícil llegar directamente a los padres -con frecuencia trabajan desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche- el programa transmite mensajes a través de madres, líderes comunitarios durante las reuniones de la aldea y por medio de otros padres que ya participan en la crianza de los hijos.

“En algunas comunidades, todavía es muy difícil. Les dicen a las mujeres que deben respetar a su marido”, dice Robert. Se supone que no deben aconsejar a sus maridos, así que THRIVE toma eso en cuenta. “Orientamos a las mujeres a usar mecanismos positivos para alentar a los hombres”.

THRIVE father in Tanzania

Frank, compartiendo una risa con su hija, Yustina, adopta un enfoque diferente al de su padre, que nunca jugó con él. Foto de Daniel Etter para CRS

“Traté de elogiarlo cuando se comprometió con nuestra hija”, dice Anastazia, pero pronto descubrió que era innecesario. “Es una de las cosas que le gusta hacer”.

Para Frank, los beneficios son claros: “Cuando era joven, mi padre nunca jugaba conmigo”, dice, pero tiene un enfoque muy diferente. Dedica horas cada día a jugar y cuidar a Yustina. “Hemos desarrollado una relación tan estrecha ahora”, dice. “Cuando salgo para el trabajo, ella llora. Me siento amado.”

Un vínculo como el suyo es exactamente lo que THRIVE II promueve, según Charles Fungo, gerente de proyecto de THRIVE II en Tanzania. “El sentimiento de pertenecer al padre es algo que deseamos mucho para los niños, de la misma manera que lo sienten hacia su madre”. Y al relacionarse con sus hijos, los padres también ayudan a las madres a obtener el merecido descanso.

El proyecto enseña a los padres a comenzar a vincularse con sus bebés cuando aún están en el útero. En una tarde reciente, Yohanna Mathias, una constructora cuya esposa está embarazada de su séptimo hijo, regresó del trabajo y saludó a su esposa. “Has estado fuera tanto tiempo”, dijo, “el bebé está furioso”. Cuando tocó su útero sintió que el bebé pateaba. “Oh, ¿es porque ella me extraña?”, Preguntó.

Yohanna y Frank son modelos a seguir para la participación positiva de los padres y les gusta dar un ejemplo. “Nunca he visto a ninguno de mis amigos, ningún otro padre, hacer lo que hago”, dice Frank. “Quizás otros vean que también es bueno”.

AUTOR: DANIEL ETTER 16 de marzo de 2018

Tags: THRIVE, THRIVE II

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.