CRS pide a EU detener deportación de centroamericanos

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA:

CONTACTA: Jossie Flor Sapunar Catholic Relief Services [email protected] (410) 833-2011

 

Baltimore, Maryland-6 de Enero, 2016.– Catholic Relief Services (CRS) denuncia la decisión del Departamento de Seguridad Nacional de llevar a cabo redadas y deportar a niños y familias centroamericanas que recientemente arribaron a los Estados Unidos tras escapar de la extrema violencia en sus países de origen.

“Estos niños huyen del reclutamiento forzado de las pandillas violentas en países donde la policía no hace su trabajo”, dijo Bill O’Keefe, Vicepresidente de CRS para Relaciones Gubernamentales y Cabildeo. “Es inadmisible regresarlos a tales condiciones. Las consecuencias pueden ser catastróficas”.

El Departamento de Inmigración y Aduanas detuvo a más de 100 familias centroamericanas -en algunos casos sacando a los niños de sus hogares- en varios estados el pasado fin de semana como parte de una operación nacional para deportar a niños y familias recién llegadas a quienes se les negó su estancia.

“Niños y familias corren grave peligro si son regresados y después encontrados por las pandillas por las que huyeron, pues muchas trabajan con narcotraficantes. Una política de “unirse o morir” es común -los niños que rehusan unirse a las pandillas son asesinados. Estos niños y jóvenes huyen de esta clase de violencia que muy frecuentemente ya ha cobrado la vida de algún hermano o miembro de la familia”.

El Triángulo del noreste, conformado por Honduras, El Salvador y Guatemala, en particular, sufre con los más altos índices de homicidios en el mundo. En muchas áreas de las ciudades capitalinas y áreas rurales, la violencia criminal se incrementa a causa de la corrupción y de la debilidad de las instituciones.

Ha rebasado a la autoridad y convertido a los criminales en la fuerza de poder a cargo. En muchos lugares, la delincuencia organizada y las pandillas juveniles se están uniendo. Los autobuses de la ciudad, que abordan los niños para ir a la escuela, se han convertido en campos de batalla.

CRS dialogó con una maestra que encontró a un alumno de 5 años con drogas. Ella le dijo que no regresara con las drogas. El niño fue asesinado. Claramente, el niño había sido convertido en una “mula” por parte de las pandillas.

“El fracaso de la policía y de las Cortes en El Salvador, Honduras y Guatemala para proteger a estos niños y jóvenes es trágico”, dijo O’Keefe. “Por el contraste, los Estados Unidos debe luchar por sus ideales y asegurar que nuestro sistema judicial responda al tratar a estos niños y jóvenes como víctimas, no como criminales, ofreciéndoles protección, no deportación, especialmente cuando quienes buscan asilo generalmente carecen de adecuada representación en las Cortes”.

O”Keefe alabó a la Administración del Presidente Barack Obama por solicitar recursos adicionales para el presupuesto del Año Fiscal 2016 para atacar de raíz las causas de la migración de los centroamericanos: violencia, pobreza, y exclusión social. Y al Congreso por proveer fondos de desarrollo para el Año Fiscal 2016 para ayudar a los alumnos a permanecer en la escuela; para ayudar a los jóvenes a desarrollar las habilidades necesarias para encontrar trabajo; y para fortalecer la política y los sistemas judiciales y proveer seguridad en los más peligrosos y usualmente más pobres barrios.

CRS exitosamente se ha aliado con entidades gubernamentales y socios locales en el Triángulo Noreste para ayudar a niños a permanecer en la escuela, construir sus habilidades laborales y, ayudar a las familias a restaurar sus ingresos agrícolas.

“Se toma tiempo para enfrentar estos retos de largo plazo”, dijo O’Keefe. “Mientras tanto, los Estados Unidos deben cumplir con sus obligaciones y valores, y proveer protección a los niños y familias huyendo de la violencia. Niños y jóvenes huyen a Estados Unidos porque es un faro de esperanza; porque ellos piensan que nuestro Gobierno los protegerá de la violencia. Debemos responder; debemos proteger vidas”.

CRS aborda las razones por las que los niños hacen ese peligroso viaje a Estados Unidos. En respuesta al desempleo juvenil y escalante violencia, implementamos innovadores programas para jóvenes en riesgo. Algunos de estos programas reducen el empleo laboral y ayudan a los niños a continuar sus estudios. Otros trabajan con jóvenes en los barrios más peligrosos de Centroamérica para dotarlos con habilidades de vida, liderazgo, empresariales y vocacionales para transformar sus vidas y sus comunidades.

El Proyecto Jóvenes Constructores ha preparado a unos 6,000 adolescentes en El Salvador para ingresar al mercado laboral y trabajar en más de 250 compañías privadas.

 

*Bill O’Keefe está disponible para comentarios.

*Rick Jones, experto en prevención de violencia en El Salvador, está disponible para comentarios en Inglés/Español.

 

Catholic Relief Services es la agencia oficial de la comunidad católica en los Estados Unidos para ayuda humanitaria internacional. La agencia alivia el sufrimiento y ofrece asistencia a personas necesitadas en más de 100 países, sin importar raza, religión o nacionalidad. El trabajo de CRS de ayuda y desarrollo se logra mediante programas de respuesta a emergencias, al VIH, salud, agricultura, educación, microfinanzas y construcción de la paz. Para mayor información, visite www.crs.org o www.crsespanol.org y siga a Catholic Relief Services en las redes sociales: Facebook, Twitter en @CatholicRelief y @CRSnewsGoogle+Pinterest YouTube.Set featured image

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.