Epifanía: Una revelación para ayudar a nuestro prójimo

Epifanía: Una revelación para ayudar a nuestro prójimo

“Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra.” Mateo, 2

El 6 de enero se celebra el “Día de los Reyes Magos” o la “Fiesta de la Epifanía”, uno de los días litúrgicos más coloridos y alegres del mundo cristiano en el que las familias católicas conmemoran la visita de los tres reyes al pesebre de Jesús, en Belén. La Epifanía significa “manifestación de Cristo”.

La Epifanía comienza en un momento transcendente en el que los pastores dejan sus campos y vienen a acercarse a la Sagrada Familia en el establo para observar a Jesucristo, el hijo de Dios. El Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios de un pueblo determinado y accesible solamente por una cierta clase de personas, ahora se revela como el Dios de todos, para todos. Como Pablo dice a los Gálatas, “No hay judío ni griego, no hay esclavo ni hombre libre, no hay varón ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús “. O a los colosenses:” griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo y libre, pero Cristo es todo y en todos “. Sus bendiciones, su misericordia, pertenecen a todos. Ninguno está más allá de su alcance, ninguno más allá de su reconciliación. Todo esto nos lleva a los Reyes Magos, con quienes está más asociada nuestra gran Fiesta de la Epifanía.

La Epifanía es el momento de adoración que los Reyes Magos le rinden al Niño Jesús como símbolo de reconocimiento que Jesucristo es el salvador de toda la humanidad. La Epifanía encarnada en el Niño Jesús era y debe ser visto como una luz revelada en todas las direcciones para todas las naciones, todas las personas y todos los pecadores lo conocerán.

Es por eso que la Fiesta de la Epifanía es una parte tan profunda de lo que somos como Iglesia. Y una parte tan profunda de lo que Catholic Relief Services y la familia de las agencias de Cáritas significan para nosotros como católicos. Hay lugares oscuros en el mundo, lugares de hambre, de explotación, de sequía, de guerra y desastres naturales, donde la dignidad humana se ve atacada diariamente. Pero a través de las buenas obras de la gente de la Iglesia y a través de sus oraciones, la gracia de Dios aún puede ser conocida y su luz aún puede brillar.

“Como los Magos, también nosotros caminamos atentos, incansables y valerosos para encontrar a Dios que ha nacido por nosotros”. Papa Francisco

Familias hacen fila en la Casa de Paso, una organización benéfica de la Iglesia Católica que ofrece comidas gratuitas y asistencia médica básica en Cúcuta, Colombia. Foto por Nicolo Filippo para CRS.Así como José, María y Jesús, existen muchas familias de migrantes y refugiados en el mundo que viajan en busca de un hogar, un lugar que los acoja como parte de la familia en común que somos. La Epifanía del Señor nos recuerda que al igual que los Reyes Magos, nosotros también tenemos la oportunidad de ayudar al prójimo y a los más vulnerables del mundo, en este caso a los refugiados y migrantes. ¡Este es el momento de actuar con audacia!


Ingresa al retiro de oración de 10 minutos por las personas en situación de movilidad

Historias relacionadas

Celebra el Día de los Reyes Magos con CRS

“Cuando los Magos llegan al lugar donde está Jesús, después del largo viaje... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.