¿Qué Es El Comercio Justo?

¿Qué Es El Comercio Justo?

Compromiso para construir relaciones

El comercio justo se basa en la construcción de relaciones respetuosas y duraderas. En CRS creemos que el comercio justo incorpora una serie de criterios, que incluyen como mínimo los siguientes compromisos:

Lucia Vasquez colecta los granos de café durante la epoca de cosecha. Foto cortesía de Oscar Leiva/Silverlight para CRS

  • Pagar un salario justo en el contexto local.
  • Ofrecer oportunidades de progreso a los empleados.
  • Proveer oportunidades de empleo equitativas, particularmente a los más marginados.
  • Usar prácticas de desarrollo sustentable para el cuidado del medio ambiente.
  • Estar abiertos a rendir cuentas públicamente.
  • Construir relaciones comerciales de largo plazo.
  • Proveer condiciones saludables y seguras de trabajo localmente.
  • Brindar asistencia financiera y técnica los productores, cuando sea posible.

Estos criterios surgen de la Federación de Comercio Justo, una organización para empresas de comercio justo en los Estados Unidos y Canadá. Para obtener más información, visite la página de internet www.fairtradefederation.org (en inglés).

La idea de que el comercio sea justo es tan antigua como nuestra fe cristiana. De hecho, una manera de pensar en el comercio justo es reflexionar sobre la vida de Jesús(*) como carpintero, cuando trabajó junto a su padre adoptivo, José, antes de iniciar su ministerio.

Un precio justo

Pagar un precio justo es el primer criterio del comercio justo. Jesús vivió en Nazaret como hijo de un carpintero, trabajando con José para ganarse la vida. El salario que Jesús ganaba tendría que haber incluido el costo de materiales y de las necesidades básicas de la familia: el alimento, la ropa y un lugar donde vivir.

Los obreros de hoy, artesanos y agricultores, frecuentemente no reciben un salario justo. Según las Naciones Unidas, 2.500 millones de personas viven con menos de 2 dólares al día. En muchos casos, el comercio justo puede formar parte de la solución a tanta pobreza y desesperación.

La garantía de un precio justo es particularmente importante para productos básicos como el café, el chocolate en polvo y los plátanos, que tienen una historia de precios volátiles. Frecuentemente, los precios de estos productos en el mercado suben y bajan rápidamente. Estas variaciones cíclicas han causado un sufrimiento enorme y han prevenido mejoras sustentables en el sector rural. Pero el compromiso del comercio justo de pagar un precio justo por estos productos se traduce en que un pequeño agricultor tenga garantizado un salario justo, sin importar lo que suceda en el mercado. Además, pagar un precio justo por un producto de comercio justo no solo incrementa el ingreso familiar, sino también permite a la comunidad invertir en mejorar su infraestructura, tales como servicios sanitarios y clínicas de salud.

El compromiso de pagar a los productores un salario justo es central para el comercio justo. Pero el comercio justo es mucho más. Podemos continuar reflexionando sobre la vida de Jesús para comprender mejor los otros principios.

Condiciones de trabajo seguras

Jesús y José seguramente trabajaban con mucho ahínco, varias horas diarias. Pero también se tomaban recreos para descansar cuando lo necesitaban. Tenían acceso a agua potable y aire limpio para restaurar sus cuerpos durante el día. Esto es muy diferente a las condiciones actuales en las fábricas donde se explota a los trabajadores. Otro criterio del comercio justo es que las condiciones de trabajo sean sanas y seguras.

Un ambiente de trabajo cooperativo

La Biblia menciona más de dos docenas de grupos de trabajadores, como carpinteros, pescadores y tejedores. José era carpintero y Jesús se capacitó para serlo también, trabajando con la familia y en asociación con otros carpinteros. Hoy, el comercio justo apoya a las cooperativas, que son organizaciones gestionadas democráticamente, que promueven la participación activa de sus miembros y una oportunidad equitativa para todos. Las organizaciones de comercio justo compran directamente de cooperativas en países en desarrollo y promueven sus productos a los consumidores.

Crédito y asistencia técnica

Hoy, así como en los tiempos de Jesús, no sería razonable esperar que alguien que no conociera el oficio de la carpintería construyera productos de alta calidad. Asistir como aprendiz ayudaba a que la persona fuera aprendiendo su oficio a lo largo del tiempo, contando con la dirección y apoyo de un mentor. El sistema contemporáneo de comercio no fomenta de manera natural el desarrollo de los pequeños productores en el extranjero. El comercio justo ayuda a paliar este problema a través de asistencia técnica y acceso al crédito.

A través de consultas y talleres de capacitación, las organizaciones de comercio justo permiten que los productores reciban el conocimiento sobre el mercado, la artesanía y la comida que atrae a los consumidores en los Estados Unidos. Además, las organizaciones de comercio justo también ofrecen acceso al crédito con bajo interés y con cláusulas justas. La mayoría de los agricultores y artesanos de menor envergadura en el extranjero se ve obligada a adquirir préstamos con interés exorbitante de prestamistas informales en sus comunidades. Al no poder pagar el interés alto, caen en un ciclo vicioso del cual es muy difícil salir. El comercio justo les provee acceso al crédito que necesitan para que sus cooperativas agrícolas y de artesanías sean exitosas.

Cuidado del medio ambiente

No se puede saber exactamente cómo Jesús usó la materia prima para su carpintería, pero sí que nuestra Iglesia y otras comunidades de fe están motivadas por un mandato claro de tratar a nuestro planeta y su abundancia con respeto. Las prácticas de producción de comercio justo siguen el principio del respeto a la creación de Dios.

En la medida en que los agricultores y artesanos cuiden el ambiente en el que trabajan, él cuidará de ellos. El comercio justo promueve el respeto por la creación, ofreciendo asistencia a los agricultores y artesanos para satisfacer las expectativas de los consumidores conscientes del medio ambiente.

Relaciones a largo plazo

Como carpintero independiente, Jesús ha de haber tenido muchas relaciones comerciales. Es también probable que existieran incentivos para mantener una relación comercial duradera, si los clientes de Jesús le pagaban un precio justo y él construía productos de calidad.

En nuestro mundo contemporáneo, las grandes compañías que compran al por mayor siempre buscan precios más baratos por los mismos productos para reducir sus costos y aumentar sus ganancias. Lo que no pensamos es cómo esta conducta afecta a los productores, que pierden clientes importantes por diferencias mínimas en el precio.

El comercio justo se construye sobre una fundación firme y estable y crea relaciones de comercio a largo plazo mutuamente beneficiosas entre cooperativas artesanales y agrícolas y las organizaciones de comercio justo que compran lo que producen. Las organizaciones de comercio justo no cambian proveedores de un año a otro buscando los precios más baratos, sino que trabajan en conjunto con los mismos productores año tras año y, pese a esto, siguen obteniendo ganancias saludables.

(*)Catecismo de la Iglesia Católica, Primera Parte, Segunda Sección, Capítulo Segundo, #423.

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.