San Patricio y la esclavitud

San Patricio y la esclavitud

San Patricio, conocido en su tiempo como Patricius, era un británico romano, acreditado (como sabemos) con la evangelización de Irlanda. Bajo su gentil enseñanza, Irlanda se convirtió en la primera nación completamente evangelizada fuera de la esfera romana.

Los irlandeses no fueron obligados a convertirse bajo amenaza militar o por conveniencia política. El Evangelio simplemente cobró vida en él. Y aunque no era un irlandés de nacimiento, la diáspora irlandesa en todo el mundo celebra su parentesco con él.

Sin embargo, no son los únicos que comparten un vínculo espiritual con San Patricio. San Patricio, como muchos de nuestros hermanos y hermanas explotados en todo el mundo, fue víctima de lo que ahora llamamos trata de personas. Y fue una de las primeras grandes voces cristianas contra el primo brutal de la trata de personas, la esclavitud, cuando se convirtió en esclavo.

Madhu, sobreviviente del tráfico sexual en la India. Foto por Elie Gardner.

Cuando San Patricio tenía unos dieciséis años, fue capturado por asaltantes y llevado a lo que ahora se considera que es Antrim, donde fue vendido como propiedad a un cacique y puesto en servicio forzoso como pastor. En su voz, escuchamos aquella de las víctimas de la trata de personas de todas las religiones, aferrándose espiritualmente a las conexiones cortadas de la familia y la cultura para mantenerlos en su coacción.

Yo, en mi pequeñez, ahora me encuentro entre extraños. San Patricio eventualmente escapó y (luego de una breve recaptura) se reunió con su familia. Comenzó, a su regreso, a estudiar para el sacerdocio y sirviendo a Dios en agradecimiento. Llegaría finalmente a recibir su vocación literalmente, escuchando una voz: “Ven, muchacho santo, y vuelve a caminar entre nosotros”, llevándolo a regresar a Irlanda y llevar la palabra de Cristo a las personas que lo habían ofendido.

En su captura, escape y reunión con su familia, San Patricio primero se convirtió en un coloso en la eterna historia humana que es la lucha contra la trata de personas y la esclavitud, y en su regreso a Irlanda, él se convirtió en un coloso en la eterna historia humana que es la lucha por la reconciliación.

Saber que la “Coraza de San Patricio” proviene de la voz de un esclavo nos ayuda a ver realmente lo que su autor en verdad estaba pidiendo mientras rezaba.

Cristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí. Cristo en la boca de todo hombre que habla de mí, Cristo en todo ojo que me ve, Cristo en todo oído que me escucha.

En este Día de San Patricio, le pedimos que mantenga a las víctimas de la trata de personas en su corazón. Pedimos la intercesión de San Patricio, mientras rezamos por las víctimas de la trata de personas en todas partes. Use los recursos que aparecen a la derecha para involucrarse más profundamente con el desafío de la trata de personas y la esclavitud en nuestro mundo, personalmente y con sus comunidades.

Historias relacionadas

Folleto de frases e imágenes en honor a San Óscar Romero

En homenaje a San Óscar Romero, CRS creó este lindo folleto con fotos homenaje... MORE

Descarga el folleto electrónico de oraciones en este Mes de la Herencia Hispana

Catholic Relief Services se complace en celebrar junto a la comunidad Latina de... MORE

Oración por el fin de la trata de personas

“Cada una y todas las personas son iguales y se les debe reconocer la mism... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.