Rostros de la Historia

Rostros de la Historia

 

La crisis de los migrantes hoy en día se compara con la de 1943

 

En 1943, 1.500 refugiados polacos escaparon de los horrores de los campos de trabajo rusos.”Era vida o muerte todos los días”, dice Julek Plowy, un niño que realizó un arduo viaje por mar y ferrocarril con su madre y su hermana. Su padre murió en el camino. “Sobrevivimos a pesar del hambre y el trabajo duro”. Su destino era Santa Rosa, una hacienda abandonada en Léon, México, donde los refugiados fueron reasentados como parte del primer proyecto de Catholic Relief Services. Durante los siguientes 4 años, Santa Rosa se convirtió en un refugio de la violencia de la que habían huido. Allí, con la ayuda de un grupo de Felician Sisters de Chicago, Julek y los demás recuperaron su salud y reconstruyeron sus vidas.

refugio-crs

Julek Plowy y Cecilia Suárez, jefa de la oficina de Catholic Relief Services en México, recorren los terrenos de lo que una vez fue Colonia Santa Rosa, donde Julek y 1.500 refugiados polacos fueron resguardados por CRS durante la Segunda Guerra Mundial. Foto de David Snyder / CRS

Setenta y cinco años después, los refugiados en México tienen caras nuevas. Niveles sin precedentes de violencia de pandillas en países como Honduras, Guatemala y El Salvador han obligado a cientos de miles de centroamericanos a huir. Mientras muchos buscan refugio en los Estados Unidos, la mayoría termina solicitando asilo en México, sin poder regresar a su hogar por miedo a la violencia.

“Estas personas están huyendo de sus hogares porque ya no pueden vivir allí”, dice Cecilia Suárez, jefa de la oficina de Catholic Relief Services en México. “Creo que vienen aquí con un único deseo: sobrevivir”.

refugio-crs

El refugio CAFEMIN en la Ciudad de México es uno de los aproximadamente 60 albergues para migrantes que Catholic Relief Services apoya en México.
Foto de David Snyder / CRS

Para ayudar, Catholic Relief Services está apoyando a más de 100,000 migrantes a través de una red de alrededor de 60 refugios en todo México. A través de estos refugios, administrados por la Iglesia Católica, los inmigrantes pueden acceder a duchas, comida, alojamiento y apoyo legal. Muchas familias están rotas, han perdido a sus seres queridos por la violencia. Todos enfrentan dificultades e incertidumbre. Para el obispo Alfonso Miranda, obispo de Monterrey y secretario general de la Conferencia episcopal mexicana, la crisis migratoria en México requiere una nueva perspectiva. Un estudiante de la historia de Santa Rosa, cuando México abrió sus puertas a los refugiados polacos, el obispo Miranda dice que la violencia que ha expulsado a los migrantes de hoy de sus hogares no es diferente a la que enfrentan Julek Plowy y su familia. Lo que ha cambiado, dice, es la percepción global hacia los refugiados mismos. “Hoy, en este problema universal de los refugiados, tenemos que pensar de manera diferente”, dice el obispo Miranda.

“Necesitamos abrir nuestros corazones, cambiar de opinión y ofrecer refugios, ofrecer soluciones para vivir, ofrecer oportunidades para estas personas pobres porque mañana podrían cambiar el mundo”.  

campo-de-futbol

El campo de fútbol del centro Don Bosco “Ciudad de los Niños” en León, México, tal como apareció a mediados de la década de 1940. El campo era entonces un jardín de vegetales, cuidado por los refugiados polacos reasentados aquí por War Relief Services, más tarde llamado Catholic Relief Services. Foto cortesía de Julek Plowy.

A medida que los migrantes continúan huyendo de América Central, Catholic Relief Services se está acercando especialmente a los jóvenes de esos países para abordar la violencia de pandillas y crear oportunidades vocacionales. En México, Catholic Relief Services está ayudando a educar a los trabajadores agrícolas temporales, muchos de ellos migrantes, sobre sus derechos, proporcionando representación legal y apoyando los movimientos de los trabajadores para mejorar los salarios y las condiciones laborales.

Para Cecilia Suárez, que ve de primera mano la difícil situación de los migrantes a través de su trabajo todos los días, sus objetivos no son diferentes a los que enfrenta Julek Plowy, o cualquier otro refugiado. “Casi todos sueñan con poder regresar a sus países”, dice Suárez. “El plan es poder llevar una vida digna, permitir que sus hijos vayan a la escuela y tener una vida digna y pacífica”.

Seis datos relevantes sobre los refugiados

 

Historias relacionadas

Joven nicaragüense se convierte en exportador internacional de café

Con la ayuda del programa Jóvenes Constructores, Israel comenzó su propio nego... MORE

La apicultura: un futuro prometedor para los jóvenes en sus comunidades

Estamos comprometidos a servir a los demás proporcionando herramientas para cre... MORE

El sistema de salud de Venezuela se derrumba y genera migración

Miguel es uno de los millones de personas que huyeron de Venezuela, debido a la... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.