La compasión acorta distancias: La historia de Alejandra

La compasión acorta distancias: La historia de Alejandra

“Podemos hacerlo. Tenemos el poder, porque tenemos a Dios. Y tenemos nuestra fe que nos lleva a la acción”.

Cuando Alejandra era niña y vivía en México, solía visitar con frecuencia la casa de unas religiosas. A la entrada de la casa tenían la foto de una de las monjitas en África abrazando a un niño que sufría de desnutrición. “Era tan tierno ver esa imagen y sentir el amor que ella expresaba en esa fotografía”, dice Alejandra. Y cada vez que veía la foto, su imaginación empezaba a volar pensando que algún día ella también sería monja e iría a África para llevarle ayuda a los niños en necesidad.

Alejandra ahora vive en California, y ese deseo de ayudar a los más necesitados renació cuando conoció a Catholic Relief Services (CRS) a través del programa de Cuaresma Plato de Arroz de CRS. “Me puse a ver los videos y a leer el material”, cuenta, “y cada vez me impactaba más enterarme de la situación de pobreza y hambre que pasan nuestros hermanos alrededor del mundo aún en nuestros días”. Poco a poco, Alejandra empezó a motivar a otros en su parroquia, a participar en acciones concretas de solidaridad, y hoy ella lidera el camino como Animadora diocesana de CRS.

Alejandra

Foto de Art Cervantes para CRS

Es muy común encontrarla en casa de alguna familia de su comunidad ayudando a cocinar, junto con otros amigos, alguna de las recetas de Plato de Arroz de CRS. Estas recetas son de platos propios para la Cuaresma y de países en donde CRS sirve a comunidades marginadas gracias a la generosidad de los católicos en los Estados Unidos. Las recetas le brindan a Alejandra una oportunidad para compartir con otros la cultura de diferentes países y hacerlos ‘viajar’. “Al cocinar una receta”, dice, “estamos viajando, y estamos abrazando a nuestros hermanos … estamos conociendo parte de su vida. Reflexionamos con ellas [porque] para nosotros son recetas para Cuaresma, una opción para nuestros platillos; pero para ellos, es una comida que puede ser la única que tengan en el día”.

Y el trabajo de Alejandra no se limita a educar y concientizar, sino que siempre busca oportunidades para recaudar fondos y así apoyar los programas de CRS que se enfocan en combatir el hambre y la desnutrición en el mundo. Por ejemplo, cada verano, Alejandra se reúne con otros líderes para planear un concierto en el que, además de música, tienen venta de comida, rifas, e invitados que dan su testimonio de solidaridad. El objetivo del concierto es el de celebrar y agradecer la colaboración económica de las personas que contribuyen con Plato de Arroz de CRS y otras iniciativas. Para Alejandra es muy importante este aspecto del agradecimiento, pues sabe que muchas familias contribuyen dando incluso de lo que ellas mismas necesitan.

A través de su participación como Animadora diocesana, Alejandra ha descubierto que su vocación no era ser religiosa sino trabajar para motivar a otros a actuar en nombre de los más vulnerables. “Me [he dado] cuenta de que yo no necesitaba ir a África (…) aquel deseo que yo tenía de niña [de ir a ayudar], yo ya lo estaba haciendo”.

Alejandra

Foto de Art Cervantes para CRS

Cuando uno la escucha hablar, es fácil notar su pasión y compromiso con los necesitados. Quizás también por eso algunos describen su entusiasmo como una fuerza imparable. “Hermano, hermana, yo te invito”, dice Alejandra, “ven, únete conmigo. Seamos solidarios y llevemos esperanza, ahí a donde están nuestros hermanos más necesitados. Abracémoslos, acojámoslos y démosles el sí, porque podemos hacerlo. Tenemos el poder, porque tenemos a Dios. Tenemos una fe que nos lleva a eso, a la acción”.

En su encíclica Sollicitudo Rei Socialis, San Juan Pablo II nos recuerda que la solidaridad “no es, pues, un sentimiento superficial por los males de tantas personas, cercanas o lejanas. Al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común”.

Alejandra

Foto de Art Cervantes para CRS

Para combatir el hambre y la desnutrición se necesitan personas comprometidas por el bien común, como Alejandra. Se necesitan personas dispuestas a conocer la realidad de nuestros hermanos que pasan hambre, y que tengan el valor para promover un cambio.

Juntos podemos liderar el camino hacia un mundo sin hambre.

Descarga la historia de Alejandra en PDF

Dona      Hazte Escuchar

Historias relacionadas

Día mundial del refugiado

Un refugiado es una persona que se ha visto obligada a huir de su país debido a... MORE

Cambio de comida, cambio de hábitos: La historia de Labaladezy y Frankline

“Tenemos un proverbio que dice que la educación es el patrimonio más hermoso... MORE

Los huertos familiares ofrecen una buena nutrición: La historia de Megha

Con propuestas creativas, CRS ayuda a combatir el hambre y la desnutrición, par... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.