Joven nicaragüense se convierte en exportador internacional de café

Joven nicaragüense se convierte en exportador internacional de café

No estaba ansioso de una carrera que le cambiara la vida. Solo quería unos bocadillos.

Israel Reyes se reclina contra el marco de madera de la casa rústica de sus abuelos tomando una taza de café negro mientras cuenta su historia. Comienza como las historias de muchos adolescentes de pueblos pequeños.

Mientras estudiaba, no estaba muy seguro de lo que iba a hacer con su futuro. No había muchas oportunidades para los hombres jóvenes en su comunidad de El Pegador, un pueblo pintoresco y tranquilo ubicado en un microclima tropical en las montañas del norte de Nicaragua. Muchos de sus amigos mayores se fueron en busca de trabajo en ciudades más grandes o en el extranjero. Sintiéndose poco inspirado, comenzó a andar con personas malas  y a sus abuelos les preocupaba que no se dirigiera por el buen camino .

Israel Reyes tuesta café en la casa de sus abuelos en El Pegador, Nicaragua. Comenzó un negocio de tostado y exportación de café después de graduarse del programa Jóvenes Constructores de CRS. Foto de Katlyn Holland / CRS

“Estamos rodeados de muchos jóvenes cuyos padres hoy lamentan que sus hijos estén en la cárcel”, dice el abuelo de Israel. Él y su esposa querían un futuro mejor para el nieto que habían estado criando desde que su hijo, el padre de Israel, falleció. Alentaron a Israel a estudiar y buscar oportunidades que enriquecieran su vida y lo ayudaran a construir un futuro mejor.

Una de esas oportunidades llegó a Israel cuando buscaba otra cosa que los adolescentes adoran: los bocadillos . De pie junto a unos amigos en la ciudad, cerca de un negocio local de tostado de café, un hombre que trabajó para el programa Jóvenes Constructores de Catholic Relief Services se acercó a Israel. El hombre invitó a Israel y sus amigos a asistir a un taller que estaban organizando adentro. Israel sonríe mientras recuerda su descarada respuesta al hombre. “Bueno”, preguntó Israel, “¿Habrá comida?”

Las tías de Israel Reyes preparan café y tortillas en su casa en El Pegador, Nicaragua. Foto de Katlyn Holland / CRS

Al confirmar que los bocadillos estarían disponibles, Israel decidió asistir a la reunión. Terminó alejándose con mucho más que algo para satisfacer a los antojos . Después de la reunión inicial en el tostador de café, Israel decidió unirse al programa Jóvenes Constructores en serio.

“Comenzaron diciendo que tenían sus reglas de oro: no fumar, no beber, no marihuana”, dice Israel sobre cómo el programa Jóvenes Constructores ayudó a ponerlo en el camino correcto desde el primer día que asistió.

La vida sana  es solo uno de los valores que enseña el programa Jóvenes Constructores de CRS, que adopta un enfoque holístico para el desarrollo de la fuerza laboral juvenil. Además de enseñar a los jóvenes habilidades relacionadas con el trabajo, como tostar café, apicultura y turismo, el programa Jóvenes Constructores incluye lecciones sobre habilidades valiosas para la vida como la confianza y la resolución de conflictos para ayudar a preparar a los jóvenes para los desafíos que enfrentarán cuando ingresen a la fuerza laboral o comiencen su propio negocio.

“Con el proyecto aprendí lo que es tener una buena autoestima”, dice Israel, “aprendí a respetar a los demás, sus opiniones, tal como son. No importa si están bien o mal. Una opinión es una opinión”.

Con la ayuda del programa Jóvenes Constructores, Israel comenzó su propio negocio de tostado de café. Después de asistir a esa reunión inicial en el tostador de café, Israel recuerda: “Soñaba con exportar y vender café, y seguir adelante con este negocio para mi familia y para mí”, dice.

Ahora, su sueño es una realidad, ya que actualmente está ayudando a sus abuelos y tías con su negocio, exportando café tan lejos como Suiza y España.

El abuelo de Israel Reyes cuida un cerdo afuera de su casa en El Pegador, Nicaragua. Instó a Israel a perseguir una educación y aprender habilidades rentables. Foto de Katlyn Holland/CRS

Él demuestra cómo tuesta el café, vertiendo los granos de café verdes  en una máquina grande, con manivela en el porche de sus abuelos mientras observan con admiración. Israel enciende una pequeña hoguera en el vientre  de la máquina y un rico y profundo aroma a café perfuma el aire.  

Al verlo trabajar, es fácil ver que la persona que anteriormente era un bromista adolescente que necesitaba dirección se ha convertido en un joven con un negocio y un propósito.

Los abuelos de Israel pueden descansar sabiendo que Israel tiene un futuro prometedor. “Creemos que ha tenido un cambio y que continuará cambiando. Se siente agradecido con el programa, se siente agradecido con Dios”, dice su abuelo, “va a ser un hombre de valores”.

Historias relacionadas

Ahorrando capital para mejora de infraestructura productiva

La estrategia de Grupos de Auto Ahorro y Prestamos (GAAP) ofrece la oportunidad... MORE

El café: la respuesta de productores en Centroamérica para no migrar

En CRS, vemos un potencial ilimitado para el crecimiento y la prosperidad en Lat... MORE

La apicultura: un futuro prometedor para los jóvenes en sus comunidades

Estamos comprometidos a servir a los demás proporcionando herramientas para cre... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.