Fe, perseverancia y cambio duradero Por Sean Callahan, presidente ejecutivo de CRS

Fe, perseverancia y cambio duradero Por Sean Callahan, presidente ejecutivo de CRS

Habiendo crecido en una familia católica irlandesa cerca de Boston, siempre se podía contar con que nosotros los tres muchachos Callahan—Sean, Colin y Kevin—podríamos ser los monaguillos en la misa de las 7 am. Jugábamos baloncesto de la liga de la iglesia, íbamos a los desayunos de panqueques y a los retiros de jóvenes — todas las actividades habituales. Ser católico era en parte una obligación y en parte simplemente quienes éramos nosotros. Era nuestra identidad.

Mi fuerte identidad católica me llevó a hablar con un reclutador de CRS cuando estaba terminando mi maestría en TuftsUniverstity en Boston. En poco tiempo, me inscribí y me dirigí a Nicaragua. Pensé que pasaría un año en servicio, aportaría algo a cambioy luego volvería a mi vida normal. Pero algo inesperado sucedió. En Nicaragua, comencé a experimentar el catolicismo de una manera diferente. No solo estaba siendo católico, estaba viviendo mi fe católica.

En 1988, cuando una terrible tormenta—el huracán Joan—devastó la costa atlántica de Nicaragua, ya llevaba meses en el país. Como parte de la respuesta a la tormenta, representantes de organizaciones que trabajaban en la región fueron presentados a la comunidad. Cuando llegaron a mí, la gente decía: “No tienes que presentarlo. Él es uno de nosotros”. CRS no solo pasó y se fue—nos dedicamos a las personas a quienes servimos. Llegamos a conocer a las personas—su dolor y su esperanza. Me hizo darme cuenta de la importancia de la perseverancia. Y aquí estoy, 30 años después.

Perseverancia y fe. Así es como el enfoque de servicio de CRS conduce a un cambio permanente. A menudo promovemos los programas que están en marcha, pero nuestros mayores logros son aquellos programas que hemos “completado”—aquellos que continúan mejorando la vida de las personas necesitadas.

En la década de los ochenta, CRS trabajó para combatir la mortalidad infantil en el país de África occidental de Gambia mediante la introducción del cultivo, el procesamiento y la comercialización de sésamo, que produce aceite muy nutritivo y tortas de semillas. Fueron principalmente las mujeres las que se involucraron. Trabajamos con ellas, las entrenamos y fortalecimos sus capacidades. Luego, hace más de una década, seguimos adelante. Pero hoy esos cultivadores de sésamo son una próspera ONG llamada National Women Farmers Association (Asociación Nacional de Mujeres Agricultoras), que involucra a unas 48,000 mujeres de 1,072 aldeas en todo el país. Con la ayuda de CRS, esas mujeres hicieron del sésamo una importante cosecha doméstica, e incluso de exportación.

En todo el mundo, hay ejemplos como este. Pasamos nuestro trabajo de AIDSRelief a socios locales en 10 países. Hoy, sus resultados son incluso mejores que cuando lo ejecutamos, ¡y no podríamos estar más felices! Cada vez que iniciamos un grupo de ahorro y préstamo administrado por la comunidad (SILC, por su sigla en inglés), solo nos quedamos por un ciclo y luego salimos una vez que los miembros comienzan a ver ganancias. Casi todos los grupos SILC continúan—y crecen—por sí solos.

Recuerdo los 75 años de CRS y veo una historia hecha de relatos como estos. Los hijos y nietos—e incluso bisnietos—de los refugiados que hemos reasentado en nuestros primeros años están llevando vidas productivas gracias al trabajo que hicimos hace siete décadas. Y los niños de las mujeres en ese programa de sésamo no solo obtuvieron una mejor nutrición, sino que también recibieron una educación porque sus madres ganaban suficiente dinero para pagar sus cuotas escolares. Nuestro trabajo lleva a un cambio permanente que continúa por generaciones.

Quiero que el futuro de CRS se base en dos cosas que aprendí de Santa Teresa de Calcuta mientras trabajaba con ella en la India: ser audaz y humilde. Esto puede parecer contradictorio, pero las ideas van de la mano. Para resolver grandes problemas, debemos ser lo suficientemente audaces como para enfrentarlos. Sin embargo, debemos ser lo suficientemente humildes para saber que no podemos transformar el mundo por nuestra cuenta. Y debemos ser lo suficientemente humildes como para escuchar—y aprender de—las personas a las que servimos.

Madre Teresa del Calcuta.

En los próximos años, creemos que podemos erradicar la malaria si somos lo suficientemente audaces. Creemos que podemos poner fin a la pandemia del VIH/sida. Y, quizás lo más audaz, creemos que podemos ser agentes de paz en un mundo dividido por conflictos.

Tantos problemas surgen del conflicto violento. Expulsa a los refugiados de sus hogares. Se retrasa el desarrollo económico para una generación. Conduce a la muerte, la destrucción y la división. No puedo pensar en una manera mejor de honrar el legado de 75 años de CRS—y de vivir nuestra fe—que dedicarnos a la paz en nuestras vidas, nuestras comunidades, nuestro país y nuestro mundo.

RELATED

Grupos católicos hacen frente a las causas raíz que provocan la oleada de desplazamientos masivos en Etiopía

CONTACTO| Beatriz Afanador| Catholic Relief Services| (410) 951-7341| beatriz.af... MORE

El amor y la Biblia: conectándonos unos con otros

Hay muchas formas de amor. Mientras que el amor romántico es lo que muchos pien... MORE

Oración de amor: Muéstrame a mi prójimo

Se acerca el día en el que celebramos el amor, reza con nosotros por nuestro am... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.