El empoderamiento es el camino a la libertad

El empoderamiento es el camino a la libertad

 “La libertad no consiste en hacer lo que nos gusta hacer, sino en tener el derecho de hacer lo que debemos hacer.” San Juan Pablo II

Este mes de Julio que se celebra la libertad en los Estados Unidos, queremos hacer énfasis en la libertad que encuentran las comunidades vulnerables, gracias a programas que fomentan el potencial y el empoderamiento de sus habitantes. Para CRS es esencial impulsar la libertad y el esfuerzo de las personas a las que servimos. Nuestro trabajo es fomentar el desarrollo humano al responder a grandes emergencias, luchar contra la pobreza y la enfermedad y construir sociedades con más justicia y paz.

Por esta razón, queremos invitarte a conocer algunos de nuestros beneficiarios que encontraron el camino para ser libres, esforzarse y desarrollar su máximo potencial por medio de nuestros programas. Las siguientes experiencias de vida demuestran la esperanza y potencial que existe en las comunidades más vulnerables.

Conoce a Emérita Domínguez, mamá de Minor en Honduras

Alimentos para la educacion

Emérita Domínguez y su hijo Minor en una escuela publica en Honduras. Foto por Oscar Leiva Silverlight para CRS.

Emérita Domínguez tiene un hijo de 2 años llamado Minor Domínguez González, que estudia en la Escuela Pública Luis Bográn, en Intibucá, Honduras. Su hijo recibe alimentos diarios del proyecto Alimentos para la Educación de CRS.

A través del proyecto, CRS y sus socios buscan mejorar la asistencia escolar y la alfabetización. Aproximadamente 53,000 niños de preescolar a noveno grado reciben comidas diarias en la escuela y útiles escolares. Emérita y los miembros de la comunidad participan en una serie de actividades que apoyan la educación, tales como mejoras en la infraestructura escolar, organización del transporte y asistencia con la preparación de las comidas escolares. Además, el proyecto proporciona capacitaciones para la nutrición e higiene.

El programa de Alimentos para la educación ha sido un gran apoyo para Emérita y más familias en Honduras, puesto que la mayoría viven en condiciones de pobreza. Con este programa, Emérita encontró el camino hacia la libertad que necesitaba para mantener a su familia e impulsar su potencial dentro de la comunidad.

Conoce a Denis Martínez Munguia de El Salvador

 

JOVENES CONSTRUCTORES EL SALVADOR

Denis Adalberto Martínez Munguía en su trabajo. Foto por Oscar Leiva/Silverlight para CRS.

Denis Adalberto Martínez Munguia, es jóven de 24 año que se graduó del programa Jóvenes Constructores de CRS. Durante su proceso encontró desafíos complejos, pero lo logró con perseverancia y firmeza para alcanzar su objetivo.

“…Ha sido un gran esfuerzo, soy parte de los jóvenes salvadoreños que han pasado por situaciones muy difíciles. Al principio no quería ser parte del programa. Yo era adicto a las drogas, pero alguien me reclutó en Jóvenes Constructores. Descubrí que tenía habilidades y destrezas de las que no estaba al tanto. Aunque pasé por muchos cambios, el programa me ayudó a salir de mis adicciones. Antes no me importaba nada y me vestía mal. Ahora, voy a cumplir un año en mi primer trabajo. Mi jefe me ayudó mucho con mi rehabilitación. Creo que este programa está haciendo algo muy bueno, en rescatar a los jóvenes de las calles”.

Denis trabaja en una empresa de manufactura en Ciudad Arce, El Salvador. Tal como él lo expresa, el programa de Jóvenes Constructores, le ayudó a liberarse de las drogas y a desarrollar nuevas capacidades para convertirse en un líder en su comunidad. Así como Denis, hay muchos jóvenes en Latinoamérica quienes, por medio de este programa de CRS, se empoderan para salir adelante.

Conoce a Santa Lucrecia Pérez, madre de familia en Guatemala

CRS GUATEMALA SEGAMIL PROGRAMA

Santa Lucrecia Pérez Cita en su huerto familiar. Foto por Oscar Leiva Silverlight para CRS.

Santa Lucrecia Pérez Cita, es una mujer de 32 años y madre de familia en la comunidad de Nicaja en Momostenango, Guatemala. Ella alimenta a su familia con lo que produce su huerto familiar, ahí cultiva nabos, zanahorias, acelgas y más. Gracias al programa SEGAMIL, Santa Lucrecia aprendió técnicas nuevas para cultivar sus alimentos, administrar sus finanzas y manejar su granja de animales, lo que le permitió mantener y alimentar mejor a su familia.

El Programa de Seguridad Alimentaria SEGAMIL se enfoca en aumentar el acceso a alimentos para miles de familias y reducir la desnutrición crónica en los niños en sus primeros años de vida. El programa también ayuda a fortalecer los sistemas de resiliencia en muchas comunidades de Guatemala.

Historias relacionadas

Joven nicaragüense se convierte en exportador internacional de café

Con la ayuda del programa Jóvenes Constructores, Israel comenzó su propio nego... MORE

La Historia de un Migrante y el Mensaje del Papa Francisco

El Papa insta a la protección de los derechos humanos de los migrantes En el me... MORE

Conozca A Los Caficultores Detrás De Su Taza De Café

Seleccionar el café que toma hace una diferencia en la vida de muchos. Baltimor... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.