Día mundial del refugiado

Día mundial del refugiado

¿Qué es un refugiado?

Un refugiado es una persona que se ha visto obligada a huir de su país debido a la persecución, el conflicto o la violencia, mientras que una persona desplazada internamente, es alguien que se ha visto obligado a huir de su hogar pero nunca cruza una frontera internacional. En el Día Mundial de los Refugiados, que se celebra cada año el 20 de junio, ponemos de relieve la vida de millones de refugiados y prometemos nuestro apoyo a todos los desplazados en todo el mundo.

¿Por qué es importante?

Más de 70 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a huir de sus hogares debido al conflicto, la pobreza y la violencia. Hay más refugiados y desplazados internamente ahora que en cualquier otro momento de la historia; una verdadera crisis global. En este momento crucial en el que el COVID-19 está haciendo que las comunidades desplazadas sean aún más vulnerables, recordamos que la doctrina de la Iglesia nos anima a acoger a los extranjeros que buscan la seguridad y los medios de vida que no pueden encontrar en sus países de origen.

¿Por qué se van?

Dos tercios de todos los refugiados provienen tan solo de cinco países: Siria, Afganistán, Sudán del Sur, Myanmar y Somalia. La gente que huye de la violencia en Siria forma el mayor grupo de refugiados en el mundo hoy en día. Desde que comenzó la guerra en 2011, 13 millones de sirios se han visto obligados a abandonar sus hogares; esto representa más de la mitad de la población del país. Frente a un futuro incierto, los refugiados sirios dependen de Catholic Relief Services (CRS) y de nuestros socios para sus necesidades básicas, tales como alimentos, vivienda, atención médica y educación.

En agosto de 2017, más de 700,000 refugiados rohingya huyeron de Myanmar hacia Bangladesh. Más de 600,000 rohingya viven en el sitio de expansión Kutupalong-Balukhali, el campo de refugiados más densamente poblado del mundo. CRS ha estado trabajando con Cáritas Bangladesh desde el inicio de la crisis para proporcionar, entre otras cosas, refugio seguro para familias, agua, saneamiento e higiene, consejería y educaciónon para mujeres y niños vulnerables.

Foto cortesía de Tony Trenchard/Cáritas.

 

En África, no es sólo el conflicto lo que está impulsando el desplazamiento, sino también la sequía y el hambre. Más de 2 millones de personas han huido como refugiados a los países vecinos a lo que se le suman alrededor de 2 millones de personas desplazadas internamente. En ciertas partes de Sudán del Sur se declaró la hambruna, lo cual obligó a más personas a huir. Algunas viven en “ciudades de carpas”, con la asistencia internacional como su único medio para conseguir comida y agua.

La violencia en el estado Rhakine de Myanmar ha llevado a Más de 2 millones de personas han más del 60 por ciento de la minoría musulmana a huir a Bangladesh. Casi un millón de rohingyas han huido de sus hogares, la mayoría de los cuales son mujeres, niños y personas de edad avanzada.

En otras partes del mundo, las causas que impulsan el desplazamiento, han persistido durante décadas. En Centroamérica, el crimen y la violencia a manos de los carteles y las maras han hecho que el número de personas que han tenido que abandonar sus hogares en busca de un refugio seguro se haya multiplicado por diez en los últimos cinco años. Muchos de los que han huido son niños.

Durante esta pandemia global, CRS apoya a los refugiados educando a las comunidades sobre el COVID-19, garantizando prácticas seguras de distanciamiento social en nuestra programación, instalando estaciones de lavado de manos y proporcionando materiales educativos para niños refugiados mientras las escuelas están cerradas.

Casi 37.000 personas son desplazadas cada día. Estos son 37.000 hombres, mujeres y niños con su propia historia marcada por la tragedia. Ellos necesitan nuestras oraciones, compasión y apoyo.

La historia de Annet

Foto de Philip Laubner/CRS.

 

 

Annet se despierta por la mañana y va a buscar agua. Prepara avena para Emmanuel, de 13 años, Irene, de ocho años, y Gladys, de seis. Barre el recinto y limpia la casa antes de preparar el almuerzo. Además, está a cargo de la cena y la hora del baño. Annet tiene solamente 16 años y es la cabeza de su hogar en el asentamiento de refugiados Bidi Bidi, en el noreste de Uganda.

En el 2016, la violencia en Sudán del Sur obligó a Annet a huir con sus hermanos a Uganda, el país vecino. Allí, se unieron a las 230.000 personas que viven en Bidi Bidi, el asentamiento de refugiados más grande del mundo, en el que alrededor del 86 por ciento son mujeres y niños.

“Creo que un refugiado es alguien que deja un lugar sin nada en las manos”, dice Annet, cuyos padres han fallecido.
La vida en Bidi Bidi es difícil, especialmente para una chica joven que trata de criar a tres hermanos. El refugio y la seguridad son algo precario, y las enfermedades son una realidad frecuente. El agua limpia y la comida son preciosas.

En Laudato si’, el Papa Francisco nos recuerda que “la posesión de una vivienda tiene mucho que ver con la dignidad de las personas y con el desarrollo de las familias”. CRS responde a esta necesidad mejorando las condiciones de vida de las personas que han sido desplazadas. En Bidi Bidi, CRS instaló 1.194 letrinas y construyó 1.226 refugios seguros, con ventanas y puertas con cerrojo. Annet y sus hermanos recibieron uno de cada uno. A través del entrenamiento práctico y la distribución de semillas de CRS, Annet ha podido alimentar a su familia cultivando su propio huerto.

Con un lugar al cual llamar hogar, Annet puede dormir más tranquilamente sabiendo que su familia está a salvo. “Mi esperanza es criar a mis hermanos”, comenta. “Y sé que puedo hacerlo con la ayuda de CRS y mi fe católica”.

CRS reconoce la necesidad de vivir una vida segura y digna durante el desplazamiento. Lideramos el camino en la asistencia a personas a encontrar estabilidad ofreciéndoles refugios seguros que se convierten en hogares, y capacitación para desarrollarse en un oficio. Pues vivir en un asentamiento de refugiados no debería poner en pausa la vida de los refugiados.

“Esta tragedia humana que representa la migración forzada hoy en día es un fenómeno global. Esta crisis, que se puede medir en cifras, nosotros queremos medirla por nombres, por historias, por familias”. -Papa Francisco


HISTORIAS

 

La historia de Majd

Una educación ininterrumpida

Innumerables familias se han visto obligadas a huir de sus hogares debido a la violencia en Irak.

CONTINÚA LEYENDO >


HAZTE ESCUCHAR

Foto por Andrew McConnell/CRS.

 

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, hoy en día hay más de 70 millones de personas desplazadas, incluidos casi 26 millones de refugiados. Esta es la cifra más alta desde la Segunda Guerra Mundial y un número que ha superado la capacidad de respuesta de la comunidad internacional. Catholic Relief Services brinda apoyo a corto y largo plazo a refugiados, poblaciones desplazadas internamente y migrantes. Los niños refugiados son especialmente vulnerables, ya que el trauma y el estrés que experimentan mientras están desplazados pueden dificultar su desarrollo. Ayuda a que se apruebe el Global Child Thrive Act (HR 4864) para garantizar que los niños refugiados puedan crecer y alcanzar su potencial dado por Dios.


REZA

Dios todopoderoso,
Millones de nuestros hermanos
están en movimiento alrededor del mundo,
no por elección,
sino por desesperación.
Por aquellos obligados
a huir de la violencia,
oramos para que encuentren seguridad.
Por aquellos que buscan oportunidades económicas,
oramos para que consigan medios de subsistencia seguros.
Por aquellos que intentan
mantener y proteger a sus familias,
oramos para que puedan encontrar
comunidades que los acepten.
Por aquellos que buscan paz y esperanza,
oramos para que encuentren,
a través de nosotros, la Buena Nueva.
Estamos llamados a ser profetas en este mundo,
Denunciando la injusticia y siendo mensajeros
de la verdad y el amor.
Oramos para que todos los migrantes,
refugiados y personas desplazadas
puedan encontrar comunidades seguras
y amorosas, así como la oportunidad de salir adelante.
Y rezamos para que tengamos el valor
de ponernos de pie y actuar
para defender la dignidad humana
de todos nuestros hermanos necesitados.
María, Reina de la paz, ruega por nosotros.
Amén

DONA

Foto de Christopher Reichert/CRS.

 

CRS apoya a los refugiados y otras personas que han sido desplazadas en todo el mundo con necesidades básicas como alimentos, agua limpia, asistencia médica, infraestructura de refugio y saneamiento. También trabajamos con socios para proporcionar educación, asesoramiento y apoyo laboral para que las familias puedan sanar y prosperar. Haz una donación para que podamos continuar haciendo posible este trabajo que salva vidas.

Historias relacionadas

Cambio de comida, cambio de hábitos: La historia de Labaladezy y Frankline

“Tenemos un proverbio que dice que la educación es el patrimonio más hermoso... MORE

La compasión acorta distancias: La historia de Alejandra

Cuando Alejandra era niña y vivía en México, solía visitar con frecuencia la... MORE

Los huertos familiares ofrecen una buena nutrición: La historia de Megha

Con propuestas creativas, CRS ayuda a combatir el hambre y la desnutrición, par... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.