CRS se asocia con Georgia Tech para eliminar millones de libras de emisiones de dióxido de carbono

CRS se asocia con Georgia Tech para eliminar millones de libras de emisiones de dióxido de carbono

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
CONTACTOS:
Beatriz Afanador
Catholic Relief Services

 

BALTIMORE, 31 de agosto de 2020 – Catholic Relief Services (CRS) está adoptando la propuesta de dos estudiantes de Georgia Institute of Technology para demostrar que ser ecológico ayuda a generar ahorros a escala global. Durante 4.5 años, CRS podría reducir las emisiones de sus más de 1,300 vehículos hasta en 42 millones de libras, y también ahorrar millones de dólares, según las estimaciones. El beneficio mutuo es el resultado de reemplazar estratégicamente los autos más antiguos con modelos y trenes motrices más eficientes en combustible, reducir el ralentí, usar sedanes para conducción urbana y de larga distancia en lugar de SUV, y otras prácticas.

“Un clima cambiante nos afecta a todos, pero especialmente a los más vulnerables entre nosotros”, dijo el gerente de flota global de CRS, Michael Bieger. “Agradecemos a las estudiantes de Georgia Tech Michelle Babcock y Rachel Moore por demostrar que podemos acelerar nuestra misión sin una nube de escape. La creación de una flota de vehículos más ambiental mejorará la salud de las comunidades a las que servimos y nuestros propios resultados”.

La propuesta de gestión de la flota de CRS fue la propuesta ganadora del Spring 2020 Georgia Tech Carbon Reduction Challenge (Desafío para la Reducción de Carbono de Georgia Tech en la primavera 2020), que es un proyecto en la clase de Energía, Medio ambiente y Sociedad de la universidad. Los estudiantes tienen el desafío de proponer ideas para reducir la huella de carbono de las grandes organizaciones en millones de libras de dióxido de carbono y, al mismo tiempo, generar ahorros de costos. El equipo de Georgia Tech trabajó con Bieger durante varios meses para analizar los datos de la flota de CRS y desarrollar un plan para reducir las emisiones de carbono.

La propuesta proyecta una reducción de 6.28 a 9.35 millones de libras de CO2. El vehículo de pasajeros promedio en Estados Unidos es responsable de aproximadamente 10,000 libras de CO2 al año. La propuesta de las estudiantes apunta a ahorrar más de 600 veces esa cantidad anualmente, al menos.

“Estamos encantadas de tener la oportunidad de asociarnos con una organización sin fines de lucro global como Catholic Relief Services”, dijo Babcock. “CRS tiene una excelente reputación y realmente se preocupa por apoyar a las comunidades a las que sirven. Desde el principio, Rachel y yo vimos el Carbon Reduction Challenge como una oportunidad para marcar la diferencia. Y al asociarnos con Catholic Relief Services, pudimos hacerlo a lo grande”.

CRS es miembro del NGO Climate Compact (Alianza para el Clima de ONG), un compromiso que aborda la amenaza constante del cambio climático. Muchos países en desarrollo en lugares como el África subsahariana, Asia y Centroamérica están luchando contra la intensificación del clima, incluidas sequías, tormentas devastadoras y otras condiciones. CRS trabaja en 114 países de todo el mundo y atiende a casi 160 millones de personas necesitadas.

“Estamos en un momento decisivo de la historia. Si es posible extraer algo positivo de la pandemia de COVID-19, podría ser una conciencia cada vez mayor de que, a través de las fronteras, somos una sola familia humana”, dijo Sean Callahan, presidente ejecutivo de CRS, después de firmar el Climate Compact en abril. “Al igual que el coronavirus, el cambio climático es un gran ecualizador que nos afecta a todos. El deterioro ambiental conduce al hambre masiva, el desempleo, la migración y los conflictos violentos. Esta es una catástrofe humana y económica. La buena noticia es que cuando establecemos estándares colectivos, podemos acelerar la acción”.

Los trabajadores humanitarios usan aproximadamente 100,000 vehículos para brindar servicios necesarios en lugares remotos del mundo, pero las organizaciones tradicionalmente no han tenido los recursos de las corporaciones con fines de lucro para analizar sistemáticamente la administración de su flota.

Las recomendaciones sugeridas por las estudiantes, que serán implementadas por CRS, incluyen:

  • Cíclo de vida del vehículo – reemplazar los vehículos de la flota cada 4.5 años en lugar de los 8.5 años actuales. Esta práctica ahorrará dinero ya que los autos usados ​​obtendrán un valor de reventa más alto, y los autos más nuevos obtienen un mejor rendimiento de combustible y tienen menores costos de mantenimiento.
  • Opciones de tren motriz del vehículo – aproximadamente el 75% de los sedanes de la flota de CRS pueden ser potencialmente reemplazados por modelos híbridos.
  • Vehículo al ralentí – los coches de CRS a veces están inactivos durante largos períodos durante las visitas o reuniones del proyecto. Si se elimina el 70% de ese ralentí, CRS ahorrará más de 28,000 galones, 96,800 dólares y 567,500 libras de CO2 por año.

El plan de las estudiantes no solo evita que una cantidad significativa de CO2 ingrese a la atmósfera, sino que también se prevé que ahorre a CRS más de 500,000 dólares anuales una vez que se implemente por completo, según la propuesta de Moore y Babcock.

“Sentimos que teníamos una oportunidad real de hacer una gran diferencia en las emisiones para una organización grande”, dijo Moore. “Y dado que nuestro accionista es una organización sin fines de lucro, sabemos que cada dólar ahorrado podría destinarse a mejorar la vida de las personas en los países en desarrollo. Eso hizo que nos apasionara aún más nuestro proyecto”.

Historias relacionadas

EN EL DÍA DE LA TIERRA, CRS SE UNE AL PACTO ONG POR EL CLIMA

CRS firma pacto con ONG para abordar la amenaza del cambio climático. MORE

Oración por el cuidado de la creación

Elevamos una oración para responder a nuestro llamado de Dios a cuidar Su creac... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.