CRS Pide al Congreso que Autorice un Presupuesto Sólido de Ayuda Exterior Para el Año Fiscal 2019

CRS Pide al Congreso que Autorice un Presupuesto Sólido de Ayuda Exterior Para el Año Fiscal 2019

El Presidente de CRS Pide al Congreso que Autorice un Presupuesto Sólido de Ayuda Exterior Para el Año Fiscal 2019

 

CONTACTO: Beatriz Afanador Asociada de Comunicaciones 301-6243268 (celular) [email protected]

WASHINGTON DC, 8 de junio de 2018 – En un momento en que los pobres de todo el mundo se ven cada vez más afectados por la violencia, el hambre, la desnutrición, un clima cambiante y crisis de salud, Sean Callahan, presidente y director ejecutivo de Catholic Relief Services (CRS), pidió al Congreso financiar adecuadamente la ayuda exterior destinada a aliviar la pobreza.

“Solicito respetuosamente que mantengan la ayuda humanitaria y de desarrollo centrada en la pobreza en las asignaciones del año fiscal 2019 bajo su jurisdicción”, dijo en un testimonio presentado ante el Subcomité de Estado, Operaciones en el Exterior y Programas Relacionados del Senado el 8 de junio.

Tras señalar que CRS está celebrando su 75o aniversario en 2018, Callahan dijo que CRS está “orgullosa de colaborar con el gobierno de los Estados Unidos”.

“En el año fiscal 2017, ayudamos a más de 136 millones de personas en 110 países. Con más de 1.950 socios locales, muchos de los cuales son la Iglesia local, seguimos desarrollando la capacidad local y promoviendo la subsidiariedad para que las comunidades puedan asumir la responsabilidad de su propio desarrollo “, dijo.

“Instamos al comité a continuar respondiendo a nuevas crisis sin descuidar a otras poblaciones más pequeñas, pero necesitadas”, continuó, señalando “el hambre y la desnutrición severa y continua en el este de África y Yemen, provocada por años de violencia y sequía” así como el conflicto continuo en Sudán del Sur y la República Democrática del Congo (RDC, por su sigla en inglés), la crisis de refugiados en Bangladesh y el aumento del número de personas que huyen de Venezuela, entre otros.

Callahan dijo que Estados Unidos debe abordar las causas de la migración y el desplazamiento, pidiendo que el Congreso “trabaje con el Departamento de Estado para restablecer el poder diplomático de los Estados Unidos para enfrentar estas crisis y priorizar la resolución de conflictos y los esfuerzos de consolidación de la paz, incluida la participación continua con la sociedad civil y grupos basados ​​en la fe”.

Luego describió la ayuda para el desarrollo como “una onza de prevención que vale una libra de cura” en estas situaciones.

Tras señalar que el hambre ha aumentado por primera vez en una década, y ahora afecta al 11 por ciento de la población mundial, Callahan testificó que “el hambre y la desnutrición impiden que millones de personas en los países en desarrollo lleven vidas saludables y productivas y retrasan el desarrollo mental y físico de generaciones futuras. Los picos en los precios de los alimentos pueden generar violencia e inestabilidad. La ayuda al desarrollo brinda a las comunidades resistencia frente a tales contratiempos”.

Les contó a los senadores la historia de Kulu, una agricultora de 47 años de Nigeria que recibió ayuda del proyecto Feed the Future Nigeria Livelihoods (Alimenta los medios de sustento futuros de Nigeria) de CRS, que cuenta con el apoyo de la ayuda exterior de los Estados Unidos.

“Anteriormente, sus cosechas eran suficientes para alimentar a su familia de ocho personas con solo dos comidas al día. Gracias a un subsidio en efectivo, Kulu ha ampliado su parcela y comenzó un segundo trabajo vendiendo especias y hierbas en Asarara, su aldea. Por primera vez, su familia ahora consume tres comidas al día”, dijo.  “Les exhortamos a mantener la dirección del Congreso de mil millones de dólares de fondos de Ayuda para el Desarrollo para los programas de agricultura, capacidad de recuperación y nutrición autorizados por la Ley de Seguridad Alimentaria Global, que se utiliza para apoyar a los pequeños agricultores como Kulu”, dijo.

Para ayudar a los pobres a adaptarse al cambio climático, Callahan instó al Congreso a proporcionar 500 millones de dólares para el Fondo Verde para el Clima. Y dijo que los niveles de financiamiento del año fiscal 2018 para la salud mundial deberían mantenerse junto con las inversiones recientes en sistemas de seguridad de salud mundial.

“Con el reciente brote de ébola en la República Democrática del Congo, está claro que este financiamiento es imprescindible”.

“El bienestar de las poblaciones marginadas y vulnerables debe ser, en última instancia, la razón de ser de la labor de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por su sigla en inglés). El altruismo y la creencia en la dignidad inherente de cada ser humano motivan al pueblo estadounidense, particularmente a aquellos que donan a CRS”.

Lea el testimonio completo de Sean Callahan.

###

ACERCA DE CRS

Catholic Relief Services es la agencia oficial de la comunidad católica en los Estados Unidos para ayuda humanitaria internacional. La agencia alivia el sufrimiento y ofrece asistencia a personas necesitadas en más de 100 países, sin importar raza, religión o nacionalidad. El trabajo de CRS de ayuda y desarrollo se logra mediante programas de respuesta a emergencias, al VIH, salud, agricultura, educación, microfinanzas y construcción de la paz. Para obtener más información visita www.crs.org o www.crsespanol.org y siga a Catholic Relief Services en las redes sociales: Facebook, Twitter en @CatholicRelief, @CRSnews y @CRSnoticiasInstagramPinterest y YouTube.

—————————————————————————————–

Periodistas & editores:

Para fotos, clips de audio, material de video & b-roll, contacte a: Nikki Gamer en [email protected] o al 443-955-7125

Herramientas en línea:

Centro de medios en línea de CRS: www.crs.org/media-center (en inglés) Síguenos en Twitter @CRSnoticias@CRSnews@CatholicRelief@CallahanCRS

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.