El impacto del COVID-19 en los migrantes y refugiados

Foto de Karim Nabil para CRS

El impacto del COVID-19 en los migrantes y refugiados

Foto de Karim Nabil para CRS

La pandemia del COVID-19 ha puesto en riesgo a comunidades enteras, y de manera especial a los millones de migrantes y refugiados del mundo. En los campos de refugiados el acceso a servicios y artículos de primera necesidad como jabón, agua limpia y atención médica es muy limitado. Las condiciones de hacinamiento en estos lugares hacen imposible que las personas puedan mantener el distanciamiento social para protegerse del virus.

Además, el efecto económico de la pandemia ha hecho que muchos migrantes y refugiados pierdan sus medios de sustento. Casi el 75% de los refugiados solo satisface la mitad de sus necesidades básicas, según la Agencia de la ONU para los Refugiados. Gracias al apoyo de personas como tú, Catholic Relief Services y nuestros socios hemos podido ofrecer asistencia a más de 10 millones de personas afectadas por el coronavirus.

 

 

Uganda: Los talleres de capacitación empresarial toman una nueva forma

El campo de refugiados de Bidibidi, en el norte de Uganda, es uno de los más grandes del mundo. De los más de 230.000 refugiados, la mayoría son mujeres y niños de Sudán del Sur que huyen de la violencia y la persecución.

 

El asentamiento de refugiados de Bidibidi es uno de los más grandes del mundo. Catholic Relief Services ofrece un programa de capacitación empresarial para ayudar a los refugiados a recuperar sus medios de sustento. Foto de Philip Laubner para CRS

 

Allí, CRS puso a prueba un programa de capacitación empresarial para quienes necesitan recuperar su estabilidad. Al completar el curso, los participantes pueden solicitar un subsidio para iniciar sus propios negocios. Junto con el subsidio se ofrece también orientación y apoyo empresarial adicional.

Las capacitaciones presenciales se suspendieron debido a la pandemia, pero el personal y los socios de CRS hicieron cambios rápidamente para que las clases pudieran continuar a través de la radio local. El equipo produjo programas interactivos con presentadores invitados, ejemplos prácticos de actividades comerciales y lecciones. CRS se aseguró de que Bidibidi tuviera una señal de radio clara y entregó radios y teléfonos celulares para que los participantes pudieran escuchar las transmisiones en grupos pequeños.

 

Egipto: Los estudiantes refugiados continúan sus clases en línea

En Egipto, la comunidad de refugiados está conformada por miles de jóvenes y menores no acompañados. Muchos de ellos vieron su educación interrumpida debido a conflictos y la movilidad. Para apoyarlos, CRS ofrece sesiones de orientación, ayuda financiera, y otros tipos de asistencia a través de su Programa de Aprendizaje Acelerado.

Sin embargo, el COVID-19 impidió que las clases continuaran impartiéndose en persona. Para abordar las necesidades inmediatas de los alumnos, CRS les proporcionó artículos de higiene, ayuda alimentaria e información sobre cómo prevenir el coronavirus. La programación pasó a estar disponible en línea y los estudiantes recibieron tabletas y paquetes de Internet para continuar sus estudios y acceder a otros recursos en línea.

 

Un miembro del equipo de CRS se reúne con un estudiante refugiado en el Programa de Aprendizaje Acelerado. Foto de Karim Nabil para CRS

 

Cuando las clases presenciales pudieron reanudarse de manera segura, CRS continuó su programación implementando medidas de bioseguridad, como el uso de cubrebocas y el distanciamiento social. “La reunión virtual fue una oportunidad para mí de participar, reunirme con graduados, hacer preguntas y recibir información de posgrado y asesoramiento”, dice Rama El Haw, un refugiado sirio que participa en el programa de CRS.

 

República Democrática del Congo: Las condiciones en los campos de refugiados

El conflicto en Tanganica, República Democrática del Congo, ha desplazado a cientos de miles de personas, creando una crisis humanitaria. En 2017, Françoise Nyota Feza se vio obligada a huir con sus nueve hijos.

“Nos instalamos en el campo de refugiados de Kalunga, donde pasamos cinco meses sin ninguna ayuda”, comenta Françoise. “Las condiciones de vida empeoraron: no teníamos una alimentación adecuada y dormíamos afuera a merced del clima. Mis hijos estaban desnutridos y se enfermaron de sarampión”.

En diciembre de 2019, después de más de dos años, ella y su esposo decidieron regresar a su aldea, a pesar de que seguía siendo un lugar inseguro. “Cuando llegamos, vimos que nuestra casa había sido destruida e incendiada. Una familia nos hospedó en su casa unos días mientras reparábamos el techo de la nuestra”.

 

Françoise y sus hijos hacen ladrillos para reconstruir su hogar. La familia recibió alimentos, un kit de refugio y otros artículos esenciales a través del proyecto DRIVE de CRS. Foto de Roddy Panga para CRS

 

En Tanganica, CRS proporciona ayuda de emergencia a través del proyecto DRIVE, que está financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés). Distribuimos alimentos, artículos para el hogar y herramientas para reparar las casas dañadas.

“El objetivo de nuestra respuesta al COVID-19 es brindar ayuda humanitaria a las comunidades que retornan y a las desplazadas, protegiéndolas a ellas, al personal de CRS y al de Caritas del COVID-19”, cuenta Elie Murhula, gerente de programa del proyecto DRIVE.

Françoise agradece el apoyo de CRS. “Hoy mi familia se ha salvado gracias a esta ayuda”, dice. “Esperamos terminar de reconstruir nuestra casa de tres habitaciones, ya hemos comenzado a construir los cimientos y estamos decididos a mejorar nuestras condiciones”.

 

El COVID-19 nos ha demostrado que todos estamos conectados. El Papa Francisco, en su encíclica Fratelli Tutti, nos dice: “Ojalá que [pasada la crisis sanitaria] ya no estén ‘los otros’, sino sólo un ‘nosotros’”. Con tus oraciones y apoyo, juntos podemos ayudar a nuestros hermanos en desplazados a mantenerse a salvo del virus y reconstruir un mundo mejor en el que todos puedan prosperar.

 

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.