Agua

Agua

Sobre la seguridad hídrica

La seguridad hídrica significa que el agua se gestiona de manera efectiva y holística para apoyar el bienestar humano, el desarrollo socioeconómico y el medio ambiente, con énfasis en garantizar el acceso equitativo al agua potable y al saneamiento para las poblaciones muy pobres, vulnerables y afectadas por desastres.

En 2018, la Organización de las Naciones Unidas estimó que aproximadamente 3,600 millones de personas viven en zonas vulnerables a la escasez de agua y que esa cifra podría alcanzar los 5,700 millones en 2050. El cambio climático, la extracción excesiva de agua de los acuíferos y la contaminación de las aguas superficiales y subterráneas amenazan los ecosistemas y la disponibilidad de agua dulce. En casi todas partes del mundo, el agua se contamina a una escala que amenaza la salud humana y el desarrollo económico— tanto para nosotros como para las generaciones futuras. Las ramificaciones de la pérdida de los recursos hídricos son alarmantes.

Asegurar que todas las comunidades vivan en un mundo con seguridad hídrica es fundamental para los programas humanitarios y de desarrollo de Catholic Relief Services. Nuestra visión estratégica para 2030 se centra en la seguridad del agua al afirmar que la seguridad hídrica es un derecho humano, inalienablemente vinculado a nuestra salud, dignidad y desarrollo socioeconómico. Como señaló el Papa Francisco ante la Pontificia Academia de Ciencias en febrero de 2018, “El derecho al agua es esencial para la supervivencia de las personas y decisivo para el futuro de la humanidad”.

Hasta 2030, CRS se esforzará por lograr su visión al empoderar la corresponsabilidad del agua  en tres áreas principales:

  1. La agricultura climática e hídricamente inteligente.
  2. Servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH) innovadores, escalables, adaptables, neutrales en cuanto a recursos y sensibles al género.
  3. Gobernanza del agua mejorada, más equitativa e inclusiva que aumenta las inversiones financieras en agua.

 

Transversalización de género

A nivel mundial, las mujeres y las niñas tienen la responsabilidad principal del suministro de agua para uso doméstico, corren un mayor riesgo de violencia debido al acceso deficiente al agua y al saneamiento, a menudo tienen una capacidad limitada para mantener los servicios debido al escaso poder adquisitivo y tienen derechos limitados sobre los recursos hídricos y autoridad para tomar decisiones sobre el uso del agua. Las mujeres se ven desproporcionadamente afectadas por desastres naturales y antrópicos  de muchas maneras. Al mismo tiempo, “las mujeres también desempeñan un papel crucial, pero a menudo no reconocido, en la gestión del agua para los medios de vida y la seguridad alimentaria1”, donde las mujeres representan el 43% de la fuerza laboral agrícola.

Los programas de seguridad hídrica en CRS reconocen que las desigualdades que enfrentan las mujeres y las niñas socavan su desarrollo y, por lo tanto, adoptan un enfoque de transversalización para garantizar que la igualdad de género se incluya en todas las actividades.


Nuestro impacto

La Organización Mundial de la Salud informa que 844 millones de personas no tienen acceso a agua potable. Alrededor de 2.3 billones de personas viven sin acceso a saneamiento mejorado. Eso significa que 1 de cada 9 personas en el planeta no tienen agua limpia cerca de casa. Uno de cada tres no tiene un baño decente.

Nuestra diversa programación busca mejorar la salud, el futuro y el entorno de las personas a las que prestamos servicios.


Nuestra capacidad

  • Experiencia: más de 50 años
  • Inversión: $ 11 millones para programas de agua en el año fiscal 2016
  • Impacto / por cifras: Brindó apoyo a más de 8 millones de beneficiarios a través de 62 proyectos en 32 países

Aprende sobre el Día Mundial del Agua.


Historias relacionadas.

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.