Expertos de CRS advierten que la inestabilidad política y los disturbios violentos han llevado una vez más a Haití al borde del colapso

Expertos de CRS advierten que la inestabilidad política y los disturbios violentos han llevado una vez más a Haití al borde del colapso

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
CONTACTOS:
Beatriz Afanador
Catholic Relief Services
+1 (301)-6243268

 

Puerto Príncipe, Haití, 18 de octubre de 2019 – La actual parálisis política y el creciente descontento en Haití han cerrado escuelas, hospitales, transporte, negocios y otros servicios en todo el país, lo que ha disparado los precios y ha aumentado la posibilidad de un inminente desastre humanitario, advirtió hoy Catholic Relief Services (CRS).

“Hay una sensación abrumadora de pánico que crece día a día”, dijo Chris Bessey, quien dirige los programas de CRS en Haití. “Los caminos están cerrados. Las personas están atrapadas en sus hogares. Los niños están fuera de la escuela. Estamos al borde de otro desastre humanitario, si los disturbios continúan sin cesar”.

La situación en Haití es grave y se está deteriorando rápidamente. Los agricultores no pueden llevar sus cultivos al mercado. Hay una escasez generalizada de gasolina causada por la falta de combustible en el país, y los hospitales y las escuelas se han visto obligados a cerrar. Además, los programas contra la pobreza desarrollados por CRS y otras organizaciones sin fines de lucro prácticamente se han detenido. La crisis política se agrava por el aumento de la inflación que ha elevado los costos de los alimentos y otras necesidades.

“Estamos sintiendo los primeros temblores de lo que podría estallar en una catástrofe. Una vez llegue el desastre completo, la respuesta será complicada por la falta de seguridad, transporte y otros servicios”, dijo Bessey.

Aunque todavía sumido en la pobreza, el país en las últimas décadas ha evitado los repetidos golpes de estado y las violentas revoluciones del pasado. Se ha recuperado lentamente del terremoto de 2010 y, al hacerlo, ha aumentado la capacidad de recuperación ante futuros desastres naturales. Las tasas de alfabetización han mostrado mejoras significativas, y los agricultores del sur están comenzando a aumentar la productividad al innovar con cultivos como el cacao.

CRS, por ejemplo, implementa un gran programa del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) que ha ayudado a casi 35,000 personas a recuperarse del huracán Matthew, incluidos miles de productores de cacao. CRS también tiene una gran cartera de educación, salud y resiliencia. Todos estos programas han sido interrumpidos por los disturbios actuales.

“Como resultado de innumerables desastres naturales y provocados por el hombre, los haitianos han sufrido una enorme cantidad de trauma a lo largo de los años. Sin embargo, son resistentes. Solo necesitan el apoyo continuo de la comunidad internacional”, dijo Bessey. “Estamos suplicando al público estadounidense que no se rinda con Haití. No dejen que el pueblo haitiano sufra en silencio”.

Con 250 empleados y oficinas en Puerto Príncipe, Les Cayes y Jérémie, CRS es una de las organizaciones de ayuda internacional más grandes que operan en Haití. CRS ha estado trabajando en Haití durante 65 años, en asociación con la Iglesia Católica local, el Gobierno de Haití y otras organizaciones religiosas y comunitarias para implementar una variedad de programas humanitarios y de desarrollo.

Historias relacionadas

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.