Carla Ortíz

Carla Ortíz

A veces parece que Dios tiene un plan, nos deja pasar por pruebas que nos transforman en personas más compasivas y capaces de amar a otros. Ese parece ser el caso de Carla Ortiz, que con su propia historia de vunerabilidad como hija de refugiados, aprendió a sentir como sienten los demás. Nacida en San Antonio, Texas y de padres refugiados, Carla aprendió de sus carencias a abrazar la idea de ayudar a los más vulnerables. Amor, afortunadamente nunca le faltó y ahora es ella quien lo da.

Estudió Relaciones Internacionales y tiene una claridad muy grande sobre las crisis globales y cómo cada uno podemos generar cambios. Tras once años en CRS, su camino ha sido lleno de hermosas historias, como ella la llama:

“Una jornada muy bella, que corresponde mucho a quien soy como persona…una persona que le interesa mucho responder a las necesidades de las personas más vulnerables. “

Carla relata con cariño la historia de Katinga, a quien conoció en África y le recodaba a su abuela. Cuando la traductora se lo dijo, ésta le regaló un poco de especies y se refirió a ella como “hija”. Diez años después, Carla aún la recuerda conmovida, su abuela africana, como si fueran familia, parte de la familia de Dios. A través de un programa de microfinanzas de CRS, Katinga logró que sus nietos fueran a la escuela, pues ya tenía un ingreso que le permitía acceso a mercados. Y esa es la gran diferencia para alguien, el poder tener apoyo y acceso a recursos que le cambien la vida. Para Carla, esta es ya una misión personal, un llamado de Dios y un privilegio.

Como mujer latinoamericana se siente muy orgullosa de ser parte de esta comunidad, porque somos gente muy bondadosa, solidaria y unida, no solo por el idioma, también en los valores de familia. Nuestras propias experiencias como emigrantes o la vida en nuestros países de origen, son la fuente de nuestra solidaridad, porque sabemos lo duro que es ser latinoamericano en Estados Unidos o en cualquier parte. El “sueño americano” casi nunca viene fácil.

Carla Ortiz sabe que la palabra mágica es respetar la dignidad de cada uno, mostrarle el potencial que Dios le dio y ver a cada quien convertirse en el cocreador con Dios de una nueva realidad.

“A ser lo mejor que podemos. A vivir en una vida de paz, una vida de misericordia, una vida de justicia, una vida en donde nos tratamos como seres humanos.”

Ese es el impacto global de CRS, una combinación de lo práctico a través de los programas y de las enseñanzas católicas de la iglesia. Todo se resume en tener la dignidad de la persona al centro.

La abogacía le interesa mucho, porque cree firmemente en la justicia social. Carla se refiere a una vez cuando entre niños le negaron un dulce por “ser brown” Esas experiencias te enseñan que no todos ven a los demás como hijos de Dios…es doloroso cuando hay esa división, cuando nos tratamos, así como “el otro. “En CRS no existe eso. Todos son dignos, es algo muy simple, pero a la vez muy difícil.”

Como hispanos en Estados Unidos, nosotros tenemos mucha voz para contar nuestras propias historias y experiencias. Tenemos iniciativa y creatividad. Carla Ortiz nos invita al reto de crear conciencia sobre cómo abogar, usar nuestra voz para comunicarle a legisladores, representantes y senadores que apoyen diferentes programas, leyes que impactan la dignidad humana, que den acceso a fondos para apoyar programas.

“Ya sea en Brownsville, frontera con México o en Ghana –oeste de África– crear el mundo que Dios quería. Ese reino de Dios en la Tierra, un Evangelio sin fronteras.”

Carla Ortíz es la previa directora regional de campo de la Oficina Regional del Suroeste de CRS. Carla representó al equipo directivo superior de CRS, supervisó y apoyó al equipo de la Oficina Regional del Suroeste en sus esfuerzos por crear conciencia sobre temas globales, educación y movilizar a la comunidad católica en la Región Suroeste para actos de solidaridad global. Carla trabajó desde San Antonio, TX.

Es el mes de celebrar nuestra herencia hispana, ¡Celebra con CRS!

Conoce más colegas hispanos de CRS.

Historias relacionadas

Futuro con sabor a chocolate

“Creímos que nuestra oportunidad estaba en otro país. Pero no lo estaba. Est... MORE

Guardianes del suelo que nos da el alimento

“Yo me crié en la agricultura con mis papás. Desde mis siete años empecé a... MORE

La receta de los sueños

La historia de Rodrigo, se parece a la de muchos hispanos en los Estados Unidos.... MORE

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.