Aumenta emoción en México por visita del Papa Francisco

Aumenta emoción en México por visita del Papa Francisco

En unos días, el Pontífice pisará suelo mexicano. Será la primera ocasión que el Santo Padre recorra México, pero la séptima visita de un Pontífice.

un

El Papa Francisco saluda a fieles en la Plaza de San Pedro, en Roma, Italia. Foto de Alfredo Borba para CRS.

Por Jacqueline Lerma

México ya tiene callo en lo que a visitas papales se refiere y así como sus habitantes se desbordaron con Juan Pablo II a lo largo de sus cinco visitas, llevándole serenatas a medianoche y cantándole el tema de Amigo, que propició en el Papa aquella ya célebre frase de “México sabe cantar, México sabe rezar, pero sobre todo…..México sabe gritar”, esta vez no será la excepción.

Así como Juan Pablo II se ganó el corazón de todos los mexicanos y hasta lo hicieron suyo al bautizarlo como el Papa Mexicano, es probable que la historia no sólo se repita, sino quede rebasada porque esta vez se trata del primer Papa latino: el carismático Jorge Mario Bergoglio, de 79 años, oriundo de Argentina.

Bajo el lema de Misionero de Misericordia y Paz, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) califica esta visita como un regalo de Dios a México y a América Latina.

La CEM trabaja en los preparativos a toda marcha desde el pasado 12 de diciembre, Día de la Virgen de Guadalupe, cuando el Papa ratificó su visita. Casi 30 colaboradores de tiempo completo laboran por parte de la coordinación general, la Arquidiócesis Primada de México, la CEM, el Vaticano, Gobierno y laicos, entre muchos otros.

Consagraría el Año de la Misericordia a la Guadalupana

Monseñor Eugenio Lira, secretario de la CEM, afirma que la visita del Papa en este Año jubilar de la Misericordia es muy significativa para México porque ven detrás de este gesto la misericordia divina y cómo Dios está cerca de los mexicanos.

De hecho, se espera que el Papa consagre el Año de la Misericordia a la Virgen de Guadalupe el 13 de febrero durante su visita a la Basílica de Guadalupe. El Papa es un fiel devoto suyo. Cada vez que ve a un miembro del clero mexicano o feligrés en Roma les dice: “Pídele a la Virgen de Guadalupe por mí”.

“Con esta visita, Dios quiere, a través del Vicario de Cristo en la tierra, confirmarnos en la fe, alentarnos en la esperanza, fortalecernos en la caridad y comunicar aquellos valores universales que brotan del Evangelio”, dice.

Un país de grandes contrastes

Sobre el México que el Papa encontrará, el prelado comenta que a un país grande al que Dios ha bendecido con una posición geográfica extraordinaria, un país con grandes recursos naturales y culturas indígenas y mestizas, además de mucha gente buena, honesta y trabajadora que quiere que las cosas vayan bien, pero también a un México con dificultades.

“A causa de algunas personas que se dejan seducir por el pecado se ha provocado un ambiente difícil, ya que algunos buscando sólo su propio beneficio, han provocado inequidad, injusticia, impunidad, corrupción, violencia y muerte, sin embargo son los menos. Creo que la visita del Papa nos va a ayudar a descubrir lo mucho que Dios nos ha bendecido para entender que con la ayuda divina y poniendo de nuestra parte, podemos mejorar todo”, agrega.

Y aclara: “El Papa no viene a resolver nuestros problemas, sino que viene a la luz del Evangelio a comunicarnos la forma de resolverlos. Es la voz que llama a la conciencia a que reflexionemos en lo que debemos decir y hacer y vemos una respuesta auténticamente humana”.

Alaba a organismos como CRS

El obispo Lira comentó que la labor de organizaciones como Catholic Relief Services (CRS) en favor del prójimo es muy loable y que ven en su trabajo el amor de Dios. La presencia de CRS en México data desde 1943.

“Todo aquel que ama a Dios y a su prójimo contribuyen a una vida mejor. Es una labor que debe reconocerse, impulsarse y aprovecharse. Reconocemos los esfuerzos de distintos actores sociales comprometidos en la transformación de esta compleja realidad”, dijo.

Miles de visitantes

Se espera que la visita papal convoque a fieles de toda la República Mexicana, Estados Unidos y Centroamérica, así como indígenas de Guatemala. Esto debido a que el Papa se dirigirá a ellos en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, el 15 de febrero. Ese mismo día, en Tuxtla Gutiérrez, hablará a las familias.

La misa con más fieles podría ser la de Ecatepec, el 14 de febrero, donde esperan 300,000 personas, además de dos millones a lo largo de los 32 kilómetros de recorridos. La Iglesia recomienda a quienes deseen ver al Papa a integrarse a las vallas. Exhorta a los jóvenes que deseen ayudar en las vallas a registrarse en  www.papafranciscoenmexico.org.

El 16 de febrero el Papa se reunirá en Morelia, Michoacán, con el clero mexicano y con los jóvenes. El 17 de febrero, en Ciudad Juárez, Chihuahua, se reunirá con los empresarios, visitará a los presos y se dirigirá a los migrantes en una misa.

Monseñor Lira desconoce la erogación monetaria que requerirá la infraestructura de la visita papal, pero dice que ésta será sufragada por el gobierno, una colecta nacional llevada a cabo en las iglesias y por el sector empresarial.

“El Papa ha pedido que se le reciba con austeridad. Que no haya lujos, que todo sea sencillo”, agregó.

La Iglesia mexicana lamenta que algunos deseen lucrar al poner a la venta supuestos boletos para asistir a los eventos del Papa. Dice que éstos serán gratuitos, están en el proceso de elaborarlos y se otorgarán a las 93 diócesis, siendo los obispos quienes deberán repartirlos.

 

Jacqueline Lerma es coordinadora digital de CRS para la comunidad hispana. Su oficina está en Baltimore, MD y su email es [email protected]

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.