Irak CRS

Luego de recibir una notificación de desalojo, familias de Al Huda organizaron una manifestación pacífica en la entrada de la Coalición de la Autoridad Provisional. La protesta se produjo un día antes de que un carro bomba matara a más de 25 personas e hiriera a 120, mientras esperaban entrar a la Coalición de la Autoridad Provisional. Foto de Linda Panetta para CRS

Territorio de la antigua Mesopotamia, Irak es considerado “cuna de la civilización” y se menciona en la Biblia. Irak tiene una rica tradición en agricultura, escritura, registros y desarrollo cultural. Sin embargo, durante gran parte de su historia, ha estado en guerras. La violencia sectaria derivada de la invasión de los Estados Unidos en 2003 ha resultado en destrucción generalizada, refugiados, trauma y pobreza. Más de dos millones de iraquíes han emigrado atemorizados en busca de refugio en naciones vecinas.

Dentro de Irak, hay otros dos millones de personas desplazadas. Esta cifra aumenta a un ritmo estimado de 60.000 iraquíes que huyen al mes.

Una nación de 29 millones de habitantes, Irak, está abrumada por la guerra y la violencia sectaria. Los bombardeos indiscriminados, asesinatos y secuestros se han convertido trágicamente en sucesos comunes. El desempleo es alto y la pobreza rampante. Muchas familias desplazadas de sus hogares dejan todas sus pertenencias al escapar. Sin ayuda, enfrentan una vida diaria carente de alimentos, abrigo, cuidado médico ni ingreso alguno.

Años de dictadura bajo Saddam Hussein estuvieron marcados por la guerra con Irán y conflictos con los Estados Unidos y sus aliados; asesinatos de civiles en masa, sanciones económicas, una enorme deuda y pobreza creciente.

Trabajo de CRS en Irak

Catholic Relief Services (CRS) Irak está activa por medio de sus socios locales en los siguientes programas:

Programa bienestar del bebé

El programa bienestar del bebé presta ayuda a niños y madres vulnerables con cuidado de salud, nutrición y educación para reducir las enfermedades y la tasa de mortalidad en el ambiente de emergencia de Irak. La ausencia de instalaciones de salud y personal médico adecuado, así como la falta de agua potable y electricidad, contribuyen mucho a la desnutrición infantil y las enfermedades. CRS destina fondos que Cáritas Irak usa para suministrar suplementos nutricionales, capacitar en promoción de salud e higiene, apoyo médico (vacunas, monitoreo y cuidado neonatal) y sistemas comunitarios a 120.000 niños y 24.000 madres.

Asistencia humanitaria

Se ofrece ayuda humanitaria a aquellos en extremo desamparo: ancianos, discapacitados y huérfanos. La ayuda incluye alimentos, cuidado médico, pago de tarifas escolares y dinero en efectivo. Los fondos de CRS facilitan la distribución de canastas de alimentos que contienen artículos culturalmente apropiados no disponibles usualmente en las raciones que distribuye el Gobierno. Esta distribución, que incluye aceite vegetal, pasta de tomate, leche y queso, se realiza cada tres meses y suple a las familias de alimentos para agregar a su escasa dieta habitual. Adicionalmente, las familias vulnerables reciben cuidado médico, educación y otros servicios sociales. Este programa atiende a 8.400 familias en Kirkuk, Basora y Bagdad.

Emergencias

Los fondos de CRS ayudan a proporcionar alimentos, colchones, frazadas, atención médica, pago de alquiler, gastos escolares y adiestramiento laboral básico a las familias desplazadas. Este programa apoya a 2.000 familias en las planicies de Nínive, en zonas fronterizas cerca de Siria y Turquía, así como lugares a lo largo de la carretera que une Mosul e Irbil. Este programa es mayormente implementado por voluntarios iraquíes y con el apoyo de la Medialuna Roja.

Paz y derechos humanos

Cáritas busca fomentar la cultura de la paz entre los iraquíes de modo que puedan vivir en armonía. Los fondos de CRS ayudan a los promotores de la paz en Irak a fomentar la reconciliación y la mitigación de los conflictos. El personal de Cáritas participa de capacitación y otras actividades que animan a una comprensión amplia de la reconciliación, el respeto y la conducta social; resolviendo conflictos; y el concepto de la justicia en el servicio humanitario.

Programa de voluntarios

El Programa de Voluntarios de Cáritas Irak reúne a iraquíes capacitados y con experiencia para que contribuyan con su tiempo a ofrecer ayuda humanitaria y asistencia social. Cáritas Irak emplea voluntarios en la mayoría de sus programas, y ellos juegan un papel importante en difundir el ejemplo de servicio comunitario, solidaridad y compasión. CRS financia el apoyo a la capacitación de personal y ayuda a incrementar la cantidad de voluntarios para todos los programas de Cáritas en Irak. Actualmente capacitan a 200 voluntarios.

Historia de CRS en Irak

CRS ha ofrecido asistencia humanitaria a la gente de Irak desde fines de la Guerra del Golfo en 1991. En 1999, atendiendo al llamado de los obispos católicos de los Estados Unidos, CRS se unió a Cáritas Irak para reanudar los programas humanitarios. Desde una oficina conjunta, atendieron a niños desnutridos, mujeres embarazadas y madres lactantes, así como ancianos y discapacitados.

CRS también comenzó a ayudar iraquíes refugiados en Jordania, Siria y Líbano. En 2003 CRS prometió una suma de 1 millón de dólares para desarrollar una respuesta regional más amplia con los socios de estos países. Con este esfuerzo, CRS asistió a 25.000 personas desplazadas y heridas.

Al siguiente año, CRS se concentró en ayudar a los iraquíes a restaurar sus medios de subsistencia, fortalecer la sociedad civil y reconstruir su país.

La inseguridad obligó a CRS a retirar su personal en 2004 y a cerrar oficialmente su oficina en Bagdad. CRS continúa la ayuda a familias vulnerables en Irak a través de Cáritas Irak y la Medialuna Roja Iraquí.