Una celebración a las madres en todo el mundo

Una celebración a las madres en todo el mundo

Cuando buscas la palabra “madre” en el diccionario, el significado es simple. La madre se define como “el progenitor femenino”. Sin embargo, una madre es mucho más que eso. Una madre es protección y seguridad. Una madre proporciona y muestra fuerza y ​​belleza, un ejemplo a emular. Una madre ve lo que te hace “tú”.

Todos los días, en Catholic Relief Services trabajamos con millones de madres alrededor del mundo. Estas son personas que cuidan de sus hijos y sus familias, incluso en situaciones extremadamente difíciles. Algunas madres están luchando con el desplazamiento, mientras que otras están lidiando con la escasez de alimentos. Otras están en alerta todos los días debido a la amenaza de violencia. A pesar de estas diferencias, todas estas mujeres están conectadas por un tema principal: el amor. Esperamos que te veas a ti misma o a un ser querido en cada una de las historias de estas mujeres.


Amona Turkey

Jordania

Foto de Megan Gilbert/CRS

Amona Turkey es una refugiada siria y madre de cinco hijos que ahora vive en Jordania. Su casa en Alepo fue destruida durante la guerra.

Amona dice que al principio fue difícil salir de Siria, pero ella sabía que tenía que hacerlo por su familia.

“Me sentía sola y no tenía suficiente dinero para sobrevivir”, dice Amona. “Pensé en la protección para mí y mi familia. En Siria, perdí mi casa y no tenía trabajo. Es imposible regresar”.

Ella espera con ansiedad el futuro para sus hijos.

“Mis hijos van a la escuela y aprenden. Estoy feliz de que estoy estable y cuidando de mis hijos. Espero que mis hijos estén en buenas condiciones, tengan una buena educación y un futuro mejor”, dice.

A través de Cáritas Jordania, socio de CRS, Amona realizó varios cursos de costura y ahora puede vender parte de la ropa y artículos para el hogar que fabrica. Ella está agradecida por la ayuda que ha recibido, y ahora dice que Jordania es su hogar.


Agostinha Dionisia da Costa

Timor-Leste (Timor Oriental)

Fotos de Jennifer Hardy/CRS

Agostinha Dionisia da Costa es una madre de seis de Timor-Leste, un país que tiene una de las tasas más altas del mundo de retraso en el crecimiento entre los niños menores de cinco años.

Agostinha entiende la importancia de las vitaminas y cómo pueden ayudar a las mujeres embarazadas. Ella tiene un hijo con una discapacidad y perdió a un niño debido a un aborto espontáneo. Lo que ha aprendido sobre la salud y la dieta ha ayudado a otros. A través de un programa de CRS, Agostinha ahora trabaja con mujeres embarazadas y lactantes en un proyecto impulsado por la comunidad para mejorar la nutrición. Ella es a la vez una cuentacuentos y una maestra.

“Si sólo doy información, las mujeres no escucharán. Pero si hablo de mi experiencia, escucharán y recordarán”, dice Agostinha. “Por ejemplo, mi hijo de 7 años nació con una discapacidad. Incluso ahora, él es muy pequeño para su edad. Describo cómo estoy cambiando su alimentación para hacerlo fuerte. Ahora está comiendo más que solamente arroz”.

Agostinha no sólo explica la importancia de incorporar vitaminas y proteínas en las comidas a base de arroz, sino que también ayuda a las madres y cuidadoras a aprender a prepararlas.

“En otra lección, aprendemos que la anemia en el embarazo puede ocurrir cuando no consumimos suficiente proteína o hierro, y hace que los bebés sean débiles. Tuve un aborto espontáneo, y antes de que sucediera, me sentía tan débil. No sé si es por eso que no tuve el bebé, pero tal vez. Así que debemos tener una buena nutrición—más que solamente arroz. Mis historias ayudan a mis vecinos a entender por qué es importante”.

Las habilidades narrativas de Agostinha no se detienen con ella. Celestino, su esposo, felicita a su esposa y describe lo que ella significa para él.

“Estoy orgulloso de que mi esposa me dio hijos. Las personas inteligentes escriben sus historias en los libros. Pero en nuestra familia, tenemos 6 hijos para contar nuestra historia”, dice. “No somos ricos, pero somos ricos en gente, y nuestros hijos contarán nuestra historia”.


Elvia Abac

Guatemala

Foto de Nikki Gamer/CRS

“Yo daría todo por mis hijos”.  

La menor de nueve hijos, Elvia Abac tuvo que abandonar la escuela y trabajar en el campo para ayudar a su madre a mantener a la familia después de que su padre los abandonara. Ella trabajaba largas horas. Llevaba las tortillas que le daban a sus hermanos para que comieran.

Elvia ahora está casada y la madre de un hijo de 8 años de edad y una hija de 2 años de edad. Participa en una iniciativa de seguridad alimentaria de CRS para mujeres embarazadas y mujeres con niños pequeños. En Guatemala, donde vive Elvia, la mitad de todos los niños menores de cinco años están desnutridos. El programa mejora los hábitos de salud y nutrición de las familias, así como sus prácticas agrícolas. Elvia también es miembro de un grupo de micro-ahorros de CRS, donde utiliza sus ahorros para comprar útiles escolares y pollos.

Elvia dice que se siente afortunada de que sus hijos no tengan que experimentar hambre como ella.

“Gracias a Dios mis hijos no tienen que sufrir así. Mi marido está feliz porque no tenemos que gastar tanto dinero en el médico porque los niños son mucho más saludables”, dice Elvia.


Bay Hassane

Chad

Video de Michael Stulman/CRS

Bay Hassane es de la aldea de Kaya, Chad. Ella y su comunidad han recibido a personas que huyeron de la violencia de Boko Haram.

“No estoy sola. Es toda la comunidad. Todos nuestros vecinos ayudan. Les damos colchonetas, cabras, mantas y ropa para los niños”, dice Bay. “La gente llega aquí con hambre, nada más”.

CRS está respondiendo a los efectos de la violencia de Boko Haram en toda la región, en Chad, Nigeria, Níger y Camerún. Una forma es ayudar a las familias a albergar comunidades y personas desplazadas en aldeas como Kaya, ayudando a más de 1,000 familias. Los vales de efectivo proporcionan hasta dos meses de alimentos para que la gente no tenga que comer sus existencias de semillas durante la temporada de escasez. Este es el período justo antes de la cosecha, cuando los cultivos almacenados se han agotado, pero los nuevos no están maduros.

Bay se encarga de 17 personas, incluyendo 3 niños que han sido separados de sus padres.

“Todo ha cambiado debido a Boko Haram”, dice Bay. “Estamos aquí para ser generosos”.

Da el regalo de la esperanza este Día de las Madres

¿Buscas recursos para formación en la fe?

Utiliza nuestros materiales de Cuaresma gratuitos para parroquias y familias.