Entradas

KEN2013085584

Ecuador: una misión ayuda a un agricultor a recuperar sus pérdidas

La siguiente historia fue escrita por un gerente de programa de CRS en Sudamérica para ofrecer una vista a las vidas de las personas a las que ustedes ayudan a través de CRS.

Por Anamaría Rodríguez y Andrés Veintimilla, CRS Ecuador

Luis nació en la ciudad colombiana de Valparaíso Caquetá, cerca de la frontera con Ecuador. Como muchos hombres de la región, optó por trabajar en el campo, se casó y tuvo hijos.

Luis es un refugiado colombiano en Ecuador. Recibió apoyo de la Misión Scalabriniana, un socio de Catholic Relief Services (CRS), y ahora se gana la vida como vendedor ambulante de una variedad de productos. Foto de personal de CRS

Luis es un refugiado colombiano en Ecuador. Recibió apoyo de la Misión Scalabriniana, un socio de Catholic Relief Services (CRS), y ahora se gana la vida como vendedor ambulante de una variedad de productos. Foto de personal de CRS

Comenzó a trabajar en una finca experimental propiedad del gobierno colombiano. Al trabajar de sol a sol, obtuvo el título de jefe de experimentos ganaderos en la finca. Era un trabajo estable y bien pagado que le permitió ahorrar dinero y comprar su propia finca con un préstamo del Banco Agrario. Compró ganado y comenzó a trabajar en su propia tierra.

Cuando su hijo Gabriel cumplió 18 años, se vio forzado a cumplir con el servicio militar obligatorio y se marchó de la región. Un año después, Gabriel regresó a casa, pero los paramilitares lo persiguieron, presionándolo para unirse a ellos. La situación se volvió insoportable. Luis no sabía qué hacer. Su hijo huyó y nunca supo nada de él. “Hoy no sé si está vivo o muerto, o dónde se encuentra,” explicó Luis.

Este hombre robusto de unos 50 años de edad se viene abajo cuando relata su historia: “Un día, en represalia por el hecho de que mi hijo no quiso ir con ellos, el jefe paramilitar de la región se presentó en mi finca, y se llevó todo mi ganado en camiones.”

Luis no pudo recuperarse. Terminó en bancarrota y tuvo que vender la finca para pagar su préstamo. Perdió todo y se dio cuenta de lo peligroso que era permanecer con su familia en su país de origen. Se enteró de que había paz en el otro lado de la frontera.

Llegó a Ecuador con su esposa y tres de sus cuatro hijos, con las manos vacías. Fueron a Lago Agrio en busca de la paz, sin un amigo que los recibiera o dinero para comprar comida.

En Ecuador, Catholic Relief Services ayuda a los refugiados colombianos como Luis a través de socios locales como la Misión Scalabriniana. Este proyecto de CRS proporciona información sobre sus derechos como refugiados, talleres sobre cómo hacer frente a los efectos de la violencia y pequeños préstamos de capital para iniciar un negocio.

“Lo mejor que me ha pasado ha sido haber encontrado la Misión. Me han ayudado tanto aquí,” dijo Luis, que ahora se gana la vida como vendedor ambulante de una variedad de productos.

Luis ahora monta un triciclo, vendiendo perros calientes (hot dogs) con patatas fritas y chorizos en el invierno y vende agua de coco y artesanías en el verano.

Su sueño es poder comprar tierra y volver a hacer lo que mejor sabe: la cría de ganado y el cuidado de la tierra.

Para aprender más sobre el trabajo de CRS en Ecuador y Colombia haz clic sobre los nombres.

Multimedios

ECU2012074475_feature-photo

CRS busca una ley migratoria balanceada, con un enfoque en lo humano

El retrato de una familia colombiana de 6. Luego de que un miembro de la familia denunció a un funcionario empezaron a recibir amenazas hasta que abandonaron el país mudándose a Ecuador. Con un préstamo facilitado por uno de los socios de CRS en Ecuador compraron una cocina para iniciar un negocio de comida rápida y generar ingresos. Sin embargo el padre de la familia dice que aún creen que los podrían encontrar y no se siente seguro, añade que considera la posibilidad de emigrar a un tercer país. Foto por Óscar Leiva para CRS.

El retrato de una familia colombiana de 6. Luego de que un miembro de la familia denunció a un funcionario empezaron a recibir amenazas hasta que abandonaron el país mudándose a Ecuador.
Con un préstamo facilitado por uno de los socios de CRS en Ecuador compraron una cocina para iniciar un negocio de comida rápida y generar ingresos. Sin embargo el padre de la familia dice que aún creen que los podrían encontrar y no se siente seguro, añade que considera la posibilidad de emigrar a un tercer país. Foto por Óscar Leiva para CRS.

“Como católicos estamos llamados a amar a nuestro prójimo. Somos todos y todas parte de la misma familia humana. Por eso debemos luchar por una ley balanceada que apoye nuestra tradición de ser un país de inmigrantes”. – Jill Marie Gerschutz-Bell, especialista legislativa de CRS.

Para escuchar el segmento de audio, haz clic abajo. Se puede escuchar en una ventanilla adicional o descargar el archivo. (Si tienes dificultad para escucharlo, favor de revisar la versión de tu procesador para asegurar que es compatible).