Entradas

HON2011063212_action alert580x300

Actúa por aquellos vulnerables en el mundo.

Como católicos estamos llamados a proteger a nuestros hermanos y hermanas que viven en extrema pobreza alrededor del mundo. La ayuda humanitaria internacional que alivia enfermedades, hambre y pobreza extrema, representa menos del 1 por ciento del presupuesto de los Estados Unidos y aún así está en riesgo de recortes.

Gran parte de estos fondos se le otorga a organizaciones humanitarias que trabajan directamente con comunidades pobres y vulnerables para sacarlos de la pobreza.

“Recortes a fondos que representan menos del 1 por ciento del presupuesto del país no son una manera efectiva de balancear el presupuesto y sí tendrán un impacto devastador en las comunidades más vulnerables de Latinoamérica y el mundo”, explica Jill Marie Gerschutz, especialista legislativa del equipo de abogacía de CRS en Washington DC. “En vez de recortes desproporcionados que afectarán principalmente a los pobres, le pedimos al gobierno federal que balancee el presupuesto tomando en cuenta la totalidad de fondos incluyendo los que van a los programas militares, subsidios agrícolas y reforma justa de ayuda social. Así como reevaluar sus ingresos”.

Como parte del programa "Atención integral a la niñez" de CRS, un programa en Centroamérica que beneficia a alrededor de 6.500 de madres e hijos para mantener un peso saludable y prevenir la malnutrición.

Con fondos de asistencia internacional del gobierno de EE.UU., Catholic Relief Services (CRS) responde a emergencias y dirige programas de desarrollo en cerca de 100 países alrededor del mundo de manera eficiente y efectiva, transformando las vidas de los más vulnerables.

En Latinoamérica CRS utiliza fondos de asistencia del gobierno federal para responder a emergencias por fenómenos naturales como las recientes inundaciones en Centroamérica y asistencia a personas afectadas por la violencia como los refugiados Colombianos en Ecuador. Además, con estos fondos CRS implementa programas de desarrollo que están ayudando a comunidades pobres en 17 países de la región.

En Nicaragua, por ejemplo, CRS tiene un programa de salud materno infantil que ha beneficiado a 113.560 personas en 125 comunidades. Recortes a los fondos de ayuda internacional del gobierno de EE.UU. que apoyan programas de salud significaría que CRS tendría que reducir su programa en Nicaragua, privando a unas 34.000 familias de recibir instrucción en prácticas de salud que ayudan a la sobrevivencia de los recién nacidos.

CRS se opone a cualquier recorte a los fondos de ayuda humanitaria internacional y programas de desarrollo ya que tendría efectos nefastos en las poblaciones más vulnerables del mundo. Tú también toma acción.