Inspirar a los locales para tener impacto en los mercados globales

Por Jesús J. Huerta

Como consumidores tenemos oportunidades de adquirir productos diariamente. ¿Cuánta información tenemos cuando decidimos qué producto comprar? La mayoría de los consumidores nunca se pregunta: ¿De dónde vienen mis frutas y verduras? ¿Quién prepara mis tortillas? ¿En qué clima crece este café? ¿Qué esfuerzos fueron necesarios para que este producto llegara a la tienda de comestibles?

No obstante, los consumidores de Chicago y sus alrededores están aprendiendo, gracias a visitas de personas como Rigoberto Díaz(*), que le habló a miembros y dirigentes de la comunidad en Pilsen/Little Village sobre la Cooperativa de Café MICHIZA que organizó en México. Habló de su grupo cooperativo que comenzó con 50 miembros y que ahora ha crecido y tiene 946 miembros de cinco grupos étnicos diferentes en todo el estado de Oaxaca.

Rigoberto Díaz habla con grupos comunitarios en Chicago sobre la Cooperativa de Café MICHIZA que organizó en México. Foto de Jesús Huerta/CRS

Rigoberto Díaz habla con grupos comunitarios en Chicago sobre la Cooperativa de Café MICHIZA que organizó en México. Foto de Jesús Huerta/CRS

Rigoberto explicó cómo se forma una cooperativa de café y cómo funciona. Compartió los éxitos del grupo de caficultores y las luchas que enfrentan, y expresó su deseo ferviente de impedir que los intermediarios locales manipulen el precio local del café y de esa manera exploten a la cooperativa de café.

La visita de Rigoberto demostró que a veces las historias que acercan la situación mundial a los públicos locales pueden inspirar reacciones poderosas.

“¡Los consumidores tienen que estar más concientizados!”, exclamó Norma Yáñez del Mercado Soy Organic en Pilsen después de escuchar la charla de Rigoberto.

“Queremos apoyar a las empresas locales y orientadas a la comunidad, pero siempre somos muy escépticos”, manifestó una participante de La Casa Erie en la iglesia de la Epifanía de Little Village.

Los miembros de esta comunidad a menudo se sienten abrumados por las desmesuradas técnicas de mercadeo de las corporaciones que compiten entre sí.

Para Norma, es necesario crear conciencia de estas historias y educar más sobre el tema.

Carlos Chavarría, dueño de Kristoffer Cafe & Bakery en Pilsen y nacido en El Salvador, se emocionó con la historia de Rigoberto y con “relacionar a personas de carne y hueso con un producto, así como el impacto que unos pocos centavos pueden tener en el desarrollo de una comunidad”.

Cristina Bronsing, Coordinadora de proyectos de salud en Enlaces Little Village, se sintió igualmente conmovida por lo que les contó Rigoberto sobre la cooperativa. “Es evidente que esto no es un desarrollo reciente en su comunidad, sino un compromiso y una lucha de toda la vida que les permitió construir esa red eficaz que tienen hoy”, dijo Cristina.

En una reunión con los dirigentes de la Confederación de Federaciones Mexicanas en Chicago (CONFEMEX), un miembro comentó: “Para mí es muy impactante escuchar la historia de Rigoberto. En muchos aspectos me recuerda a la mía”.

La visita de Díaz demostró que a veces las historias, que acercan la situación mundial a los públicos locales, pueden inspirar reacciones poderosas. Foto de Jesús Huerta/CRS

La visita de Díaz demostró que a veces las historias, que acercan la situación mundial a los públicos locales, pueden inspirar reacciones poderosas. Foto de Jesús Huerta/CRS

La respuesta inmediata de la mayoría de las personas con las que hablamos fue: “¿Cómo podemos ayudar a nuestros hermanos y hermanas en otras partes del mundo?”.

Rebeca Dávila, una inmigrante de Nicaragua, mencionó que visita con frecuencia las tiendas orgánicas y busca deliberadamente el café que provenga de su país: “Me gusta saber que viene de mi comunidad y que es un buen producto para una buena causa”.

Mientras Rigoberto contaba su historia y el singular desarrollo de la cooperativa de café MICHIZA, con frecuencia surgían preguntas como: ¿por qué el mercadito de la esquina no ofrece este café? ¿dónde puedo conseguir estos productos? ¿cómo puedo averiguar más sobre cooperativas como MICHIZA?

Carlos Chavarría sugirió traer oradores y hacer degustaciones para promover el comercio justo ante un público más amplio.

Como gerente comercial, Rigoberto siempre está buscando formas de mejorar los mercados de la cooperativa. Durante su visita a Chicago tuvo la agradable sorpresa de descubrir que muchos de sus consumidores proceden de la comunidad inmigrante latina y se conmovió con los actos de solidaridad de sus hermanos y hermanas.

(*)Su visita fue patrocinada por el Fondo de CRS para el Comercio Justo. Para obtener más información sobre la Cooperativa de Café MICHIZA, visite http://www.redindigena.net/indyeni.htm.

Jesús J. Huerta es miembro del consejo del Comité de Chicago para el Comercio Justo y actualmente trabaja como Gerente de Relaciones de Catholic Relief Services en la región del Medio Oeste. Antes de unirse a CRS, Jesús prestó servicios como Director de Hogar de Nuestros Hermanos Pequeños International Honduras. Esta nota fue originalmente publicada en Chicago Fair Trade y está reproducida con autorización.