Ucrania

En muchas ciudades del este de Ucrania las personas han huido en busca de refugio, miembros de la comunidad han abierto sus puertas a las familias que necesitan albergue, y han donado alimentos y ropa. Foto de Volodymyr Nechaiev para CRS

En Ucrania, 1.5 millones de personas han huido de sus hogares debido al conflicto armado entre fuerzas del gobierno ucraniano y grupos separatistas en las regiones orientales de Donbas. Después de un período de relativa calma en diciembre, los rebeldes pro-separatistas, que se identifican con sus raíces rusas y buscan la independencia de Ucrania, y las fuerzas ucranianas—que luchan para mantener las regiones bajo el control del gobierno—intensificaron las hostilidades en las últimas semanas en el este de Ucrania.

Millones de civiles inocentes se ven atrapados en la línea de fuego. Se estima que 921,640 personas han sido desplazadas dentro de Ucrania, huyendo principalmente a las provincias de Kharkiv, Dnipropetrovsk y Zaporozhe. Al menos 600,000 personas han huido a los países vecinos, con 400,000 yendo a Rusia. Más de 5,400 personas han muerto en el conflicto.

Además del combate, una polémica decisión del gobierno para cortar todas las pensiones y los subsidios a los que viven en las zonas ocupadas por los rebeldes pro-separatistas provocó que miles de familias abandonaran la región de Donbas. Las pensiones son la única fuente de ingresos de muchas personas, y perderlas significa que la gente no puede pagar por las necesidades — a menudo urgentes—básicas diarias.

Las personas desplazadas están encontrando refugio principalmente a través de familiares y amigos, y hacinando a varios miembros de la familia en espacios habitables pequeños. Otros se han mudado a ciudades más grandes con la esperanza de encontrar un trabajo y conseguir servicios sociales por parte del gobierno u organizaciones benéficas. La incertidumbre acerca de volver a casa es cada vez mayor, y la economía local de Donbas ofrece pocas razones para hacerlo: al menos 40,000 pequeños y medianos negocios han cerrado, al igual que el 60 por ciento de las minas de carbón de la región.

Respuesta de CRS

CRS está apoyando los esfuerzos de ayuda de emergencia en esta creciente crisis humanitaria. En junio de 2014, a medida que el desplazamiento alcanzó un pico, CRS y Cáritas Ucrania comenzaron conjuntamente la distribución de alimentos de emergencia, agua y suministros de vida. A tiempo para los meses de invierno actuales, CRS y Cáritas Ucrania ofrecieron subsidios de vivienda y apoyo para el invierno a 4,100 familias desplazadas y anfitrionas en las provincias de Kharkiv, Dnetropetrovsk, Donetsk y Zaporizhia.

Prioridades

CRS está apoyando subsidios en efectivo para el alquiler, comida, ropa y leña. También estamos ayudando a las personas a navegar la burocracia gubernamental, y encontrar trabajo y alojamiento. Los equipos de campo de CRS reconocen la probable naturaleza a largo plazo de esta crisis —las necesidades de refugio, sustento y protección que enfrentan las familias más allá de estos meses inmediatos.

“Las familias que antes del conflicto llevaban vidas europeas de clase media bastante normal, ahora se encuentran hacinadas en una o dos pequeñas habitaciones, o en una cabaña aislada en una zona rural remota, dependiendo en gran medida de la caridad. Para muchos, la rutina del trabajo, de compras del supermercado, y las actividades después de la escuela ha sido reemplazada por el temor de una guerra salvaje que parece no tener fin.”—Christian Hennemeyer, director nacional interino de CRS Ucrania

Dona

$15.00
$50.00
$25.00
$75.00
Otra cantidad

Encuentra La Resurreción
Lleva la alegría de la Pascua
a los más necesitados