Ruanda

Cécile Mujawayezu en el Centro de Salud de Bungwe aconseja a Jean-Claude de 12 años de edad como parte de nuestro programa de AIDSRelief. Foto de Helen Blakesley / CRS

Cécile Mujawayezu en el Centro de Salud de Bungwe aconseja a Jean-Claude de 12 años de edad como parte de nuestro programa de AIDSRelief. Foto de Helen Blakesley / CRS

 

La población adulta de Ruanda, cerca del 74 por ciento de la población total, se concentra en gran medida en las zonas rurales; el 58 por ciento de la población adulta es femenino y el 72 por ciento de la población depende de agricultura de subsistencia. La mortalidad infantil disminuyó en los últimos 5 años pero todavía es de 50/1.000 para los niños y de 76/1.000 para niños menores de 5 años. La mortalidad materna sigue siendo alta en 476/100.000 nacidos vivos. El 44 por ciento de los niños menores de 5 años están mal desarrollados. La prevalencia del VIH es de 3,7 por ciento para las mujeres y 2,2 por ciento para los hombres.

El entorno operativo de Ruanda se caracteriza por el cambio rápido y el crecimiento económico. La pobreza ha disminuido del 58 por ciento en 2000 a 45 por ciento en 2012. El continuo legado del genocidio de 1994 es una cohesión social débil que obstaculiza la capacidad de los hogares vulnerables para hacer frente a las crisis. Los sectores de programas prioritarios para Catholic Relief Services Ruanda incluyen la agricultura y la seguridad alimentaria, la salud y nutrición, el fortalecimiento económico y la construcción de la paz.

La Iglesia Católica es una de las instituciones más antiguas en la historia moderna de Ruanda. El alcance de la Iglesia y su participación en las actividades socio-económicas y de construcción de la paz es sustancial.

Historia

Catholic Relief Services inició sus operaciones en Ruanda antes de 1960, proporcionando ayuda humanitaria de países vecinos hasta que estableció una oficina en 1963.

Desde la década de los sesenta hasta finales de 1980, CRS implementó un programa de alimentación escolar a gran escala en todo el país. En la década de los ochenta, CRS incrementó su enfoque en el desarrollo de pequeñas empresas y la producción agrícola. A principios de 1990, CRS administró asistencia alimentaria proporcionada por el gobierno de los Estados Unidos y otros tipos de ayuda para responder a las necesidades de una población sufriendo cada vez más de disturbios y enfrentamientos.

En junio de 1994, CRS inició una respuesta inmediata a las necesidades de emergencia a corto plazo del país devastado, desgarrado por la guerra y el genocidio, y continuó dicho apoyo de emergencia a lo largo de 1997. CRS también inició varios programas de rehabilitación agrícola para dar a los repatriados y desplazados internamente las semillas y herramientas necesarias para lanzar nuevamente las actividades agrícolas, el principal medio de vida de los ruandeses rurales.

Entre 1997 y 2001, los programas de CRS cambiaron de ayuda de emergencia a programas de transición. Esto incluyó la construcción de casas para los desplazados y la alimentación institucional a los centros de la Red de seguridad que cuidan de niños huérfanos, niños de la calle, personas de la tercera edad y los discapacitados y desplazados. Desde el comienzo del nuevo milenio a lo largo de 2005, el programa de CRS se mudó de las actividades de transición a intervenciones de medios de vida más centrados y de mayor compromiso con sus socios de Cáritas. Con el lanzamiento del Plan presidencial de emergencia para la disminución del sida (PEPFAR, por su sigla en inglés), CRS aumentó dramáticamente las actividades de VIH y el sida en 2004 mediante el apoyo de los servicios de terapia antirretroviral a los centros de salud rurales, la construcción de capacidad comunitaria para cuidar de los huérfanos y niños vulnerables, y promoviendo intervenciones de abstinencia y “Se fiel”  en las escuelas y comunidades.

Actualmente, CRS trabaja con la Iglesia Católica y otros socios a través de un enfoque integrado combinando la agricultura, la nutrición y el fortalecimiento económico para ayudar a las personas vulnerables a mejorar la calidad de sus vidas.

Socios

  • USAID/PEPFAR
  • Green Mountain Coffee Roasters
  • Diócesis catolica de Cyangugu

Programas

Agricultura

Seguridad alimentaria y agricultura: El enfoque del programa de Ruanda a la seguridad alimentaria y la agricultura consiste en aumentar la producción agrícola de los hogares beneficiarios a través del uso de mejores técnicas agrícolas bio-intensivas y la promoción de huertos de cocina y familiares a nivel hogar.  Los huertos de cocina aumentan la producción diversificada para el consumo familiar y los ingresos. La estrategia de Ruanda utiliza el enfoque de la Escuela de Campo para Agricultores (FFS, por su sigla en inglés) para enseñar una combinación de técnicas bio-intensivas para mejorar la seguridad alimentaria en el hogar. Además, la cría de pequeños animales de granja es integrada al sistema agrícola bio-intensivo dentro del FFS para incrementar el acceso al estiércol de animal que es un bio-fertilizante rentable pero productivo. La FFS cuenta también con semillas para hortalizas y cultivos básicos, algunas de las cuales están bio-fortificadas. Ambos animales pequeños  y semillas son proporcionados a través de ferias organizadas con autoridades locales y técnicas de distrito y sectoriales pertinentes a nivel comunitario.

Sociedad civil y gobernabilidad

Salud

El programa de Ruanda trabaja en la nutrición para mejorar y potenciar el estado nutricional de grupos destinatarios mediante el uso de alimentos bio-fortificados, mejor utilización de alimentos y la mayor adopción de prácticas de alimentación adecuadas. La desviación positiva es un enfoque basado en la premisa de que ya existen algunas soluciones a problemas comunitarios dentro de la comunidad y sólo necesitan ser descubiertas. La desviación positiva promueve prácticas mejoradas de salud, higiene y dietéticas en los hogares mediante el uso de alimentos locales para una dieta equilibrada, el uso de Tippy Taps para el lavado de manos y el uso de letrinas limpias y cubiertas. La desviación positiva contribuye al programa nacional de nutrición basada en la comunidad mediante la promoción de la integración y el uso de los servicios de salud públicos a nivel comunitario, tales como el uso de mosquiteros impregnados, el manejo de la diarrea y de infecciones respiratorias agudas. Además, el enfoque de la desviación positiva promueve el monitoreo del crecimiento y el uso del Protocolo de nutrición basado en la comunidad (CBNP, por su sigla en inglés) del Ministerio de Salud, y mejorando el conocimiento de las mujeres y hombres sobre la nutrición. Además, el trabajo de nutrición promueve un mayor acceso a los servicios de salud a través de referencias, mejorando así el vínculo entre las comunidades y los centros de salud.

El programa de Ruanda promueve principalmente un enfoque integrado de la nutrición, la agricultura y el fortalecimiento económico. Los programas actuales ayudan a las personas con VIH y  sida, y huérfanos y niños vulnerables a llevar una vida productiva y saludable.

VIH y el sida

Microfinanzas

Catholic Relief Services trabaja por medio del enfoque de las Comunidades de Ahorro y Préstamo Interno (SILC). SILC moviliza a personas muy pobres en actividades de ahorro y préstamo. Ellos invierten en pequeñas empresas con el objetivo de que se les permita incrementar las oportunidades de sustento para toda la vida y mejorar los ingresos del hogar a través de actividades generadoras de ingresos. CRS también trabaja a través de un modelo llamado Proveedor de Servicio Privado (PSP, por su sigla en inglés), que está basado en una estructura de tarifa- por -servicio. Después de obtener la certificación, los agentes de campo ayudan a los nuevos grupos a comenzar o a grupos existentes a volverse más avanzados.

Actualmente, CRS está implementando proyectos SILC y PSP con 8 socios en 17 de los 30 distritos de Ruanda. Hasta la fecha 3.092 grupos SILC se han formado con 72.673 miembros en total. Los miembros activos -16.160-movilizan 141.401 dólares en ahorros.

Construcción de la paz

Los programas de construcción de la paz en Ruanda se han centrado en la reconciliación comunitaria que implica el promover la sanación de traumas, los valores de la paz y la justicia, y la gestión y transformación de conflictos en la comunidad para hacer frente a las consecuencias del genocidio de 1994. El objetivo es mejorar la cohesión social entre los ruandeses y contribuir a la prevención de atrocidades similares.

El principal socio de Catholic Relief Services ha sido la Iglesia Católica. Con la ayuda de CRS, la Iglesia ha desarrollado su estructura para la construcción de la paz en los diferentes niveles a través de la Comisión de la justicia y la paz, las comisiones diocesanas para la justicia y la paz, y facilitadores capacitados a nivel de la parroquia, sub​​-parroquial y de comunidad base. Esta sociedad ha llevado a una historia de esfuerzos exitosos de construcción de la paz post-genocidio. Al menos 40.000 animadores de la justicia y la paz han sido capacitados en la resolución básica de los derechos humanos y conflictos por lo que son capaces de apoyar la reconciliación a nivel de aldea de los miembros de la comunidad y los ruandeses que aún sufren de heridas psicológicas.

Encuentra La Resurreción
Lleva la alegría de la Pascua
a los más necesitados