Con más de 70 años de experiencia proporcionando asistencia humanitaria en todo el mundo, Catholic Relief Services (CRS) tiene sólidos antecedentes en preparación y respuesta en caso de emergencia. CRS opera según las normas internacionales en su trabajo de emergencia para asegurar que las poblaciones afectadas por desastres puedan al menos satisfacer sus necesidades básicas para la dignidad de la vida humana. CRS trabaja directamente con las comunidades afectadas y socios locales para ayudar a restaurar su capacidad de funcionamiento.

CRS responde a desastres naturales y a emergencias complejas, este último fue un término acuñado en la etapa posterior a la Guerra Fría para describir aquellas violentas situaciones caracterizadas por conflictos internos con implicaciones regionales. Las emergencias complejas resultan en masivas cantidades de refugiados, desamparados y desplazados internos, brutales violaciones de derechos humanos y la destrucción en gran escala de los medios de vida de la gente. Las emergencias complejas son, frecuentemente, exacerbadas por desastres naturales.

Actualmente hay unos 45,2 millones de personas desplazadas en el mundo. De estas, 28,8 millones son desplazados dentro de sus propios países y 15,4 millones son refugiados que han escapado a otros países. El número de desplazados se duplica cada seis o siete años.

Preparación, mitigación y respuesta de emergencia

CRS lleva asistencia de emergencia adonde sea necesaria. Su respuesta se basa en las necesidades de la población afectada, su capacidad de respuesta y la de nuestros socios, y la presencia de otros socios. A lo largo de su historia, CRS ha adaptado lo que hace en emergencias y cómo lo hace, según los cambios en el ambiente operativo y dentro de la misma organización. Esta disposición a reconocer los cambios y tendencias y ajustarse a ellos, contribuye al papel de CRS como un líder a escala internacional en preparación y respuesta a emergencias.

El enfoque de CRS en una emergencia es salvar vidas, apoyar los medios de subsistencia y fortalecer la sociedad civil. CRS trabaja con la comunidad afectada desde el mismo comienzo del desastre, con el propósito de pasar de la etapa de ayuda a la de reconstrucción.

Además, CRS ayuda a las comunidades a prevenir futuros desastres mediante programas de construcción de paz enfocados en prevención de conflictos violentos. La agencia también apoya programas que preparan a las comunidades para enfrentar desastres naturales.

Nutrición y alimentos

CRS suple alimentos a la población general y a personas que sufren de hambre, cuando la capacidad normal de acceso al alimento se interrumpe por algún desastre. Mantener nutrición adecuada es especialmente importante durante la fase aguda de una emergencia, cuando las personas tienen poco o ningún acceso a alimentos. Los programas internacionales de ayuda alimentaria de CRS responden a las necesidades inmediatas de seguridad alimentaria y también promueven actividades de apoyo a los medios de subsistencia sustentables.

Salud

La necesidad de atención primaria de salud se incrementa en situaciones de emergencia y se vuelve crítica en cualquier intervención de emergencia, con el fin de minimizar la mortalidad. CRS implementa diversos programas de emergencia de salud, como dar apoyo a las entidades locales para que suplan las necesidades de salud vitales; además del acceso a medicinas básicas.

Agricultura

Los programas de emergencia de CRS frecuentemente incluyen actividades tales como garantizar acceso a suministros, para recuperar la agricultura y ofrecer asistencia técnica a los campesinos con el fin de facilitar su regreso a la producción tan pronto como sea posible.

Refugios e infraestructuras comunitarias

Los programas de refugio temporal también incluyen materiales que pueden contribuir a la construcción de viviendas permanentes. Los programas de vivienda e infraestructura comunitaria de CRS se enfocan en construcciones hechas por la comunidad y apropiadas al entorno.

Necesidades básicas

Cuando responde a una emergencia, CRS implementa la distribución en gran escala de suministros domésticos esenciales como sarténes y ollas, envases para agua, mantas, jabón y artículos de higiene.

Construcción de la paz y fortalecimiento de la sociedad civil

CRS apoya actividades locales a favor de la paz y la reconciliación, tales como proyectos independientes o componentes de otros programas de emergencia. La construcción de la paz es definida por CRS como un enfoque integral que se dirige a las causas profundas del conflicto e incluye los procesos, intervenciones, estrategias y métodos para promover una paz justa.

Alcance de este programa

CRS proporciona ayuda humanitaria a los pobres, generalmente los más afectados por los desastres porque carecen de recursos alternativos en momentos de crisis. CRS también analiza las implicaciones del género en estos proyectos, para garantizar que sus respuestas tomen en cuenta las necesidades especiales de los segmentos más vulnerables.

En un desastre, CRS trabaja con una amplia diversidad de socios para brindar ayuda. Estos pueden incluir comunidades e iglesias locales, organizaciones no gubernamentales locales e internacionales, gobiernos locales y agencias de las Naciones Unidas. Como miembro de la Federación Internacional Cáritas, CRS también coordina con otros miembros de esta federación durante las respuestas de emergencia.

Antecedentes del programa de respuesta a emergencias de CRS

CRS fue fundada en 1943 para asistir a las poblaciones afectadas por la guerra en Europa. Desde entonces, CRS ha gastado un promedio de 30 por ciento de su presupuesto general en programas de emergencia y ha estado presente durante algunas de las mayores emergencias de las últimas décadas, incluyendo el terremoto de Haití, el huracán “Mitch”, y las crisis de refugiados de Kosovo y Afganistán.