CRS ofrece apoyo psicológico y social de vital importancia a niños sirios refugiados en el valle de la Bekaa en el Líbano. Foto de Rashad Sisemore para CRS

Una oración de buenos dones

“¿Habrá un padre entre ustedes que dé a su hijo una serpiente cuando le pide pan? Y si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del Cielo dará espíritu santo a los que se lo pidan!” — Lucas 11,11–13

 

CRS ofrece apoyo psicológico y social de vital importancia a niños sirios refugiados en el valle de la Bekaa en el Líbano. Foto de Rashad Sisemore para CRS

CRS ofrece apoyo psicológico y social de vital importancia a niños sirios refugiados en el valle de la Bekaa en el Líbano. Foto de Rashad Sisemore para CRS

Padre de todos, te rogamos, míranos ahora.
Míranos en nuestro tiempo de confesión.
Nuestros niños nos piden refugio;
les damos vallas.

Nuestros niños nos piden protección,
un lugar seguro para jugar;
les damos el fuego cruzado de nuestros conflictos.

Nuestros niños nos piden el pan que es tan abundante;
les damos un mundo que en vez llueve armamentos sobre ellos.

Nuestros niños nos piden la oportunidad
de crecer y seguir sus sueños,
y les damos un mundo
que los convierte en soldados,
explotados y afectados, robados de su juventud.

Nuestros niños piden esperanza, un futuro significativo,
y permitimos que vivan en un mundo de trabajo forzado
que los convierte en mercancías para el presente.

Nuestros niños nos piden reconocerlos,
reconocer su dolor,
reconocer su vulnerabilidad,
reconocer que son de hecho nuestros.
Nos hemos alejado.

Nuestros niños buscan una educación
y esta crueldad es la educación que ofrecemos.

Enséñanos a verlos, oh Señor, como tú nos ves.
Enséñanos a verlos con gracia y compasión—
como tú nos ves.
Enséñanos a llegar a ellos con un espíritu de protección—
como tú llegas a nosotros.
Enséñanos a sacrificar por amor a ellos—
como tú sacrificaste todo por nosotros.

Danos un corazón para responder como tú respondes:
Oh, mi hijo precioso, tú no tienes que pedir.
Todo lo que es mío es tuyo.

Amén

Oración para dar

Dios de amor y de gracia,

He dado oro
pero sólo hay tanto oro.

He dado sangre
pero sólo tengo tanta sangre que dar.

He dado mi tiempo
pero los días sólo tienen tantas horas.

He dado mi fuerza
pero incluso eso tiene sus límites.

Así que doy mi amor.

Porque el amor es el oro, y el amor es la sangre.
Y el amor es el tiempo, y el amor es la fuerza.
Pero el amor es también mucho más.
Porque el amor es Dios.
Y Dios es amor.

Y sólo Tú , oh Dios, no tienes límites.

Amén.

2012_Oracion-de-Cuaresma-

Oración de Cuaresma

Padre nuestro, que estás en el cielo,
durante esta época de arrepentimiento,
ten misericordia de nosotros.

El padre de Joseph Otto de la Parroquia de Santa Teresa en el sur de Sudán ha sido  sacerdote durante nueve años. Oficia misa todos los días, incluso si no hay feligreses presentes.

El padre de Joseph Otto de la Parroquia de Santa Teresa en el sur de Sudán ha sido sacerdote durante nueve años. Oficia misa todos los días, incluso si no hay feligreses presentes.

Con nuestra oración, nuestro ayuno y nuestras buenas obras,
transforma nuestro egoísmo en generosidad.
Abre nuestros corazones a tu Palabra,
sana nuestras heridas del pecado,
ayúdanos a hacer el bien en este mundo.
Que transformemos la obscuridad
y el dolor en vida y alegría.
Concédenos estas cosas por Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

MEX201106112_radiovdg_zi580x300

Oración a la Virgen de Guadalupe

¡Oh Virgen Inmaculada,
Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!

Tú, que desde este lugar manifiestas
tu clemencia y tu compasión
a todos los que solicitan tu amparo;
escucha la oración que con filial confianza te dirigimos,
y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.

Visitantes frente a la imagen de la Virgen en la Basílica de Santa María de Guadalupe en la Cd. de México, México. Sept 2011. Foto por Phillip Laubner/CRS

Visitantes frente a la imagen de la Virgen en la Basílica de Santa María de Guadalupe en la Cd. de México, México. Sept 2011. Foto por Phillip Laubner/CRS

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso,
a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,
te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos,
nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos;
ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado,
Señora y Madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino
De una plena fidelidad a Jesucristo a su Iglesia:
No nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos
Los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos
de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios
y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Concede a nuestros hogares
la gracia de amar y de respetar la vida que comienza
con el mismo amor con el que concebiste en tu seno
la vida del Hijo de Dios.
Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias,
Para que estén muy unidas, y bendice a la educación de nuestros hijos.

Esperanza nuestra, míranos con compasión,
Enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos
a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestra culpas
y pecados en el sacramento de la Penitencia,
que trae sosiego al alma.

Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos,
Que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.

Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia,
Con nuestros corazones libres de mal y de odios,
Podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz,
que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
que con Dios Padre y con el Espíritu Santo,
vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén

Juan Pablo II

México, 1979.

www.virgendeguadalupe.org.mx

MEX2011061091_580x300

Oración por los fieles difuntos

 

Dios de misericordia y amor,
ponemos en tus manos amorosas
a nuestros hermanos y hermanas
que has llamado de esta vida a tu presencia.

Veladoras en la Basilica de Nuestra Señora de Guadalupe de la Ciudad de México. Foto por Philip Laubner/CRS

Veladoras en la Basilica de Nuestra Señora de Guadalupe de la Ciudad de México. Foto por Philip Laubner/CRS

En esta vida les demostraste tu gran amor,
y ahora que ya están libres de toda preocupación
concédeles pasar con seguridad las puertas de la muerte
y gozar de la luz y la paz eterna.

Habiendo terminado su vida terrena recíbelos en el paraíso,
en donde ya no habrá tristeza ni dolor,
sino únicamente felicidad y alegría con Jesús, tu Hijo,
y con el Espíritu Santo, para siempre.

Amén.

Revista Almas, publicación mensual de Misioneros de Guadalupe.

Una de las maneras de recordar a nuestros seres queridos es encender una vela por ellos en este y cualquier otro día, hazlo en nuestra capilla virtual. Haz clíc aquí.

PAK2010044068_580x300

Oración a la Sagrada Familia de Nazaret

Sagrada Familia de Nazaret;
enséñanos el recogimiento,
la interioridad;
danos la disposición de
escuchar las buenas inspiraciones y las palabras
de los verdaderos maestros.

Nagena de 7 años con sus 3 hermanas y 5 hermanos, vive en la provincial de Pakhtunkhwa en Pakistán. Su padre murió en 2009. La imagen se tomó después de las inundaciones en Pakistán en Agosto del 2010. Foto de Asad Zaidi/CRS.

Nagena de 7 años con sus 3 hermanas y 5 hermanos, vive en la provincial de Pakhtunkhwa en Pakistán. Su padre murió en 2009. La imagen se tomó después de las inundaciones en Pakistán en Agosto del 2010. Foto de Asad Zaidi/CRS.

Enséñanos la necesidad
del trabajo de reparación,
del estudio,
de la vida interior personal,
de la oración,
que sólo Dios ve en lo secreto;
enséñanos lo que es la familia,
su comunión de amor,
su belleza simple y austera,
su carácter sagrado e inviolable.

Amén