MEX201106112_radiovdg_zi580x300

Oración a la Virgen de Guadalupe

¡Oh Virgen Inmaculada,
Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!

Tú, que desde este lugar manifiestas
tu clemencia y tu compasión
a todos los que solicitan tu amparo;
escucha la oración que con filial confianza te dirigimos,
y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.

Visitantes frente a la imagen de la Virgen en la Basílica de Santa María de Guadalupe en la Cd. de México, México. Sept 2011. Foto por Phillip Laubner/CRS

Visitantes frente a la imagen de la Virgen en la Basílica de Santa María de Guadalupe en la Cd. de México, México. Sept 2011. Foto por Phillip Laubner/CRS

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso,
a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,
te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos,
nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos;
ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado,
Señora y Madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino
De una plena fidelidad a Jesucristo a su Iglesia:
No nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos
Los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos
de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios
y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Concede a nuestros hogares
la gracia de amar y de respetar la vida que comienza
con el mismo amor con el que concebiste en tu seno
la vida del Hijo de Dios.
Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias,
Para que estén muy unidas, y bendice a la educación de nuestros hijos.

Esperanza nuestra, míranos con compasión,
Enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos
a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestra culpas
y pecados en el sacramento de la Penitencia,
que trae sosiego al alma.

Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos,
Que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.

Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia,
Con nuestros corazones libres de mal y de odios,
Podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz,
que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
que con Dios Padre y con el Espíritu Santo,
vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén

Juan Pablo II

México, 1979.

www.virgendeguadalupe.org.mx

Esta familia de El Salvador huyó a los Estados Unidos en junio pasado—pero no lo lograron. Ellos abandonaron su país después de que una pandilla se presentó en su puerta exigiendo un impuesto de protección. La familia vendió todas sus pertenencias y viajaron en autobús para reunirse con un contrabandista en México que les cobró 2.000 dólares. El viaje desde El Salvador a Guatemala salió bien, pero ellos fueron secuestrados en México y detenidos a cambio de  rescate. Finalmente fueron rescatados por la policía mexicana, pero las autoridades mexicanas los deportaron a El Salvador. Ahora están en deuda, y se han quedado sin nada. Foto por Robyn Fieser/CRS.

Congreso: ¡Ahora es el momento para proteger a los niños y familias vulnerables!

ALERTA DE ACCIÓN: ¡Haz un llamado a tu representante

Antecedentes: La situación de demasiados niños y familias en Centroamérica es desgarradora. Decenas de miles de niños huyen de sus hogares embarcando en un peligroso viaje hacia los Estados Unidos. La violencia extrema, la falta de oportunidades en su país de origen, y el deseo de reunirse con sus padres y otros familiares los conduce hacia el norte, sin un padre o tutor. Todos son menores de 18 años de edad.

Esta familia de El Salvador huyó a los Estados Unidos en junio pasado—pero no lo lograron. Ellos abandonaron su país después de que una pandilla se presentó en su puerta exigiendo un impuesto de protección. La familia vendió todas sus pertenencias y viajaron en autobús para reunirse con un contrabandista en México que les cobró 2.000 dólares. El viaje desde El Salvador a Guatemala salió bien, pero ellos fueron secuestrados en México y detenidos a cambio de rescate. Finalmente fueron rescatados por la policía mexicana, pero las autoridades mexicanas los deportaron a El Salvador. Ahora están en deuda, y se han quedado sin nada. Foto por Robyn Fieser/CRS.

Sólo este año, agentes de la patrulla fronteriza encontraron 68.541 niños en la frontera suroeste, un aumento del 77 por ciento con respecto a 2013. También encontraron 68.445 familias, un aumento asombroso del 361 por ciento respecto al año pasado. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, cerca del 60 por ciento de estos niños están huyendo de la violencia y tienen solicitudes de protección internacional. Sin embargo, sin la representación legal y otro tipo de apoyo comunitario, hasta el 70 por ciento podría ser enviado de vuelta a Centroamérica, enfrentando lesiones corporales o incluso la muerte. Y muchas familias podrían estar expuestas a la deportación expedita de los Estados Unidos, sin la oportunidad de presentar su caso ante un juez de inmigración.

En este momento, el Congreso está debatiendo si y cómo el gobierno de los Estados Unidos responderá a la crisis.De hecho, la Cámara de Representantes ha aprobado una medida de fondos suplementarios que derogaría la protección de los menores no acompañados y los sometería a la deportación expedita. Es extremadamente importante que nuestro país aborde, de una manera holística, los factores de empuje que causan que los niños emigren. Catholic Relief Services y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por su sigla en inglés) está pidiendo al Congreso apoyar los programas y las políticas que abordan estos factores en el año fiscal 2015.

La Iglesia Católica se mantiene firme en su compromiso de cuidar de estos niños sobre la base de los principios de la doctrina social católica. La Iglesia cree que todas las personas tienen el derecho a migrar, pero también tienen el derecho a vivir y trabajar con dignidad y seguridad en sus países de origen. El Departamento de Servicios de Migración y Refugiados de la USCCB está proporcionando amplio bienestar infantil y otros servicios críticos a esta población altamente vulnerable. Además, Catholic Relief Services ha implementado programas de capacitación en  educación, liderazgo y laboral para ayudar a los niños a permanecer y prosperar en sus comunidades de origen.

¡Actúa hoy! Pónte en contacto con tu representante y anima a él / ella a:

  • Proteger el derecho de todo niño a su día en la corte. Tenemos la obligación moral y legal de garantizar que no enviaremos a niños de nuevo a situaciones peligrosas o incluso mortales.
  • Oponerse a la detención de familias vulnerables y asegurar que reciban las protecciones del debido proceso pertinentes para sus solicitudes de asilo.
  • Desarrollar una estrategia regional integral a largo plazo para Centroamérica y México que haga frente a los factores económicos, sociales y políticos que obligan a estos niños y familias vulnerables a huir, con un enfoque particular en las comunidades afectadas por la violencia y la falta de oportunidades económicas, y apoyar un pago inicial de 300 millones de dólares sobre esta estrategia en los fondos del año fiscal 2015.
  • Trabajar con el gobierno de México y otros para garantizar que los niños y las familias reciban evaluaciones de asilo adecuadas en la región, y asegurar el regreso y reintegración segura y ordenada de los niños y las familias deportadas a sus comunidades de origen.

 “Esta emergencia humanitaria requiere, como primera medida urgente, que estos niños sean bienvenidos y protegidos. Estas medidas, sin embargo, no serán suficientes, a menos que vayan acompañadas por políticas que informan a la población sobre los riesgos de un viaje así y, sobre todo, que promueven el desarrollo en sus países de origen. Por último, este reto exige la atención de toda la comunidad internacional para que se puedan adoptar nuevas formas de migración legal y segura.” 

- Papa Francisco


 La siguiente es la versión en español de la carta que se hará llegar a tu representante. Lee cuidadosamente cuál es la petición y al final has clic al final de la carta para llenar tus datos y enviar tu petición (datos y carta en inglés)

US12179_CCGP-Logo_Orange_JoinCCGP_US12179_150x150

Estimado representante (nombre),

Como simpatizante de Católicos Combaten la Pobreza Mundial (CCGP, por su sigla en inglés), una iniciativa de Catholic Relief Services y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por su sigla en inglés), escribo con profunda preocupación por las decenas de miles de niños no acompañados y familias huyendo de la violencia en Centroamérica. Como constituyente, le insto a tomar medidas inmediatas para garantizar que estos niños y familias estén protegidos antes, durante y después de sus viajes. Además, lo exhorto a hacer frente a las causas principales por las cuales están abandonando sus hogares.

Muchos jóvenes no acompañados sufren la falta de oportunidades educativas y económicas, y finalmente huyen debido a la violencia por parte de las redes de delincuencia organizada. La descomposición de la unidad familiar, provocada por la ausencia de seguridad física y económica, también ha provocado que los niños busquen un refugio seguro con familiares en los Estados Unidos.

La Iglesia Católica, a través de sus múltiples agencias de servicios sociales en los Estados Unidos, Centroamérica y México, incluyendo Servicios de Migración y Refugiados (MRS, por su sigla en inglés), Catholic Charities, Catholic Relief Services y Catholic Legal Immigration Network, está respondiendo a la difícil situación de estos niños sobre la base de los principios de la doctrina social católica y la protección internacional de menores. La Iglesia cree que todas las personas tienen el derecho a migrar, pero también el derecho a no emigrar y satisfacer sus necesidades donde se encuentren. Además, la Iglesia cree que todas las decisiones de bienestar infantil se deben tomar en beneficio del niño.

Es imprescindible que nuestro gobierno responda de manera integral y urgente a las necesidades humanitarias de los miles de jóvenes no acompañados y sus familias de las siguientes maneras:

  • Proteger el derecho de todo niño a su día en la corte. Tenemos la obligación moral y legal de garantizar que no enviamos a niños de nuevo a situaciones peligrosas o incluso mortales.
  • Oponerse a la detención de familias vulnerables y asegurar que reciban las protecciones del debido proceso pertinentes para sus solicitudes de asilo.
  • Desarrollar una estrategia regional integral a largo plazo para Centroamérica y México, que aborda los factores económicos, sociales y políticos que obligan a estos niños y familias vulnerables a huir, con un enfoque particular en las comunidades afectadas por la violencia y la falta de oportunidades económicas. Instamos a nuestro gobierno para apoyar un pago inicial de 300 millones de dólares sobre esta estrategia en los fondos del año fiscal 2015.
  • Trabajar con el gobierno de México y otros para garantizar que los niños y las familias reciban evaluaciones de asilo apropiadas en la región, y asegurar el regreso y reintegración segura y ordenada de los niños y las familias deportadas a sus comunidades de origen.

Trabajando para abordar de manera integral los muchos factores complejos que impulsan la huida – económicos y sociales – es la única manera de ayudar a estos jóvenes a encontrar esperanza y oportunidades en sus comunidades de origen. Los Estados Unidos debe invertir en el desarrollo de nuestros vecinos del sur para que puedan vivir con dignidad. El desarrollo humano es significativamente más rentable que la vivienda y la deportación en los Estados Unidos. Gracias por su atención a este asunto crítico. Como ciudadano preocupado y católico comprometido, creo que nuestro bendito país puede seguir el llamado del Papa Francisco de dar la bienvenida y proteger a estos niños.

 

Atentamente,

 

Simpatizante de CCGP

Gracias por leer la carta, ahora ingresa tus datos y envía tu petición aquí.

 

confrontglobalpoverty.org (en inglés)

1-866-608-5978
info@confrontglobalpoverty.org

 

Un grupo de campesinos de Jayaque, El Salvador canta una versión salvadoreña de el canto "Venceremos" durante una ceremonia en la Casa Presidencial. El evento confierió el más alto honor de El Salvador a los mártires jesuitas asesinados por el ejército salvadoreño en 1989.  "Venceremos" bien podría haber provocado su asesinato durante la guerra civil de 1980 a 1992. Foto por cortesía de T. Michael McNulty, SJ para CRS

Oración: El nombre de Dios aún se hablará aquí

(Una oración por los mártires jesuitas de El Salvador)

Señor amoroso y misericordioso,

Después de tu resurrección, llamaste a tus amigos a tu alrededor
y les diste esta comisión:

“Ir por todo el mundo y predicar el Evangelio a toda la creación.”

Un grupo de campesinos de Jayaque, El Salvador canta una versión salvadoreña de el canto "Venceremos" durante una ceremonia en la Casa Presidencial. El evento confierió el más alto honor de El Salvador a los mártires jesuitas asesinados por el ejército salvadoreño en 1989.  "Venceremos" bien podría haber provocado su asesinato durante la guerra civil de 1980 a 1992. Foto por cortesía de T. Michael McNulty, SJ para CRS

Un grupo de campesinos de Jayaque, El Salvador canta una versión salvadoreña de el canto “Venceremos” durante una ceremonia en la Casa Presidencial. El evento confierió el más alto honor de El Salvador a los mártires jesuitas asesinados por el ejército salvadoreño en 1989. “Venceremos” bien podría haber provocado su asesinato durante la guerra civil de 1980 a 1992. Foto por cortesía de T. Michael McNulty, SJ para CRS

Tú nos has enviado a predicar
a sanar
a bautizar
a caminar con aquellos en la oscuridad
y llevar el testimonio gozoso de tu resurrección.

Y así hemos pasado a través de todas las generaciones
al encuentro
a bendecir a tu pueblo
tus hijos más olvidados.

Y para muchos, ese camino los ha llevado al peligro
a la hostilidad
a tierras asoladas por la guerra
por la enfermedad, la discordia y la hambruna.
Para algunos, el camino los ha llevado hasta el Calvario
a morir la muerte del mártir como lo hiciste
tu en el testimonio más amoroso.

Con agradecimiento especial, recordamos a estos beatos hermanos y hermanas
en particular, recordamos a los mártires jesuitas de El Salvador

Cuyos nombres pronunciamos ahora con honor reverente:

Ignacio Ellacuría
Ignacio Martín-Baró,
Segundo Montes
Juan Ramón Moreno
Amando López
Joaquín López y López,
Elba Ramos
Celina Ramos

En una época en que la división intentó desplazar a la comunión
cuando la violencia trató de superar la paz
cuando el miedo intentó expulsar al amor
y cuando la tiranía aspiró a conquistar la libertad
ellos se mantuvieron de pie en una tierra que lleva tu nombre, nuestro Salvador.
Y dijeron: “No, el nombre de Dios aún se hablará aquí
y su Evangelio prevalecerá.”

Que nuestras vidas honren a aquellos que caminan contigo y permanecen firmes en tales tiempos.
Oramos por ellos, por aquellos con los que caminan,
por aquellos de los que hayan sido testigos.
Y oramos para que los que mueren como lo han hecho,
mueran contigo,
resuciten contigo,
vivan contigo por siempre en la plenitud de tu gloria.

Amén

 

Por Edward Hoyt

Para descargar una copia de la oración en formato PDF hacer clic aquí

Versión en inglés

CRS ofrece apoyo psicológico y social de vital importancia a niños sirios refugiados en el valle de la Bekaa en el Líbano. Foto de Rashad Sisemore para CRS

Una oración de buenos dones

“¿Habrá un padre entre ustedes que dé a su hijo una serpiente cuando le pide pan? Y si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del Cielo dará espíritu santo a los que se lo pidan!” — Lucas 11,11–13

 

CRS ofrece apoyo psicológico y social de vital importancia a niños sirios refugiados en el valle de la Bekaa en el Líbano. Foto de Rashad Sisemore para CRS

CRS ofrece apoyo psicológico y social de vital importancia a niños sirios refugiados en el valle de la Bekaa en el Líbano. Foto de Rashad Sisemore para CRS

Padre de todos, te rogamos, míranos ahora.
Míranos en nuestro tiempo de confesión.
Nuestros niños nos piden refugio;
les damos vallas.

Nuestros niños nos piden protección,
un lugar seguro para jugar;
les damos el fuego cruzado de nuestros conflictos.

Nuestros niños nos piden el pan que es tan abundante;
les damos un mundo que en vez llueve armamentos sobre ellos.

Nuestros niños nos piden la oportunidad
de crecer y seguir sus sueños,
y les damos un mundo
que los convierte en soldados,
explotados y afectados, robados de su juventud.

Nuestros niños piden esperanza, un futuro significativo,
y permitimos que vivan en un mundo de trabajo forzado
que los convierte en mercancías para el presente.

Nuestros niños nos piden reconocerlos,
reconocer su dolor,
reconocer su vulnerabilidad,
reconocer que son de hecho nuestros.
Nos hemos alejado.

Nuestros niños buscan una educación
y esta crueldad es la educación que ofrecemos.

Enséñanos a verlos, oh Señor, como tú nos ves.
Enséñanos a verlos con gracia y compasión—
como tú nos ves.
Enséñanos a llegar a ellos con un espíritu de protección—
como tú llegas a nosotros.
Enséñanos a sacrificar por amor a ellos—
como tú sacrificaste todo por nosotros.

Danos un corazón para responder como tú respondes:
Oh, mi hijo precioso, tú no tienes que pedir.
Todo lo que es mío es tuyo.

Amén

SYR2014094006

Oración por la paz en Tierra Santa

Papa Francisco visita el Museo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén, durante su visita a Tierra Santa. Su Santidad colocó una corona de flores en el lugar, y besó las manos de seis sobrevivientes del Holocausto. El presidente israelí Shimon Peres y el primer ministro Benjamin Netanyahu estuvieron presentes. Foto por cortesía de CNS/ Osservatore Romano.

Papa Francisco visita el Museo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén, durante su visita a Tierra Santa. Su Santidad colocó una corona de flores en el lugar, y besó las manos de seis sobrevivientes del Holocausto. El presidente israelí Shimon Peres y el primer ministro Benjamin Netanyahu estuvieron presentes. Foto por cortesía de CNS/ Osservatore Romano.

Dios de nuestro anhelo,

Recuerda a los que añoran y esperan  por la paz. Escucha nuestra oración y nuestro lamento por nuestros hermanos y hermanas en Israel y Palestina. Con ellos compartimos una historia común, situada en una patria común.

Haz que sea común también la voluntad para perdonar, para reconciliarse, para lograr una paz justa por el bien de los antepasados, por el bien de los niños. Abre ojos, oídos y corazones, y da paso hacia la justicia en nuestro mundo devastado por las guerras.

Dios misericordioso, tú habitas en los corazones humanos y la Tierra Santa es dondequiera que hagas tu hogar. Sana estos lugares devastados donde los profetas predicaban, donde Moisés y Jesús y Mahoma se mantuvieron fieles contigo.

Se un apoyo seguro para los que trabajan hacia la reconciliación y haz que todos, sin importar cuán lejos estemos, nos mantengamos firmes en su causa. Catholic Relief Services

CAR2014086298_1030-450

Semillas de la paz en la República Centroafricana

Un ejercicio de oración por la paz en la República Centroafricana

Este ejercicio de oración puede ser utilizado como una ofrenda independiente o adaptado para su uso como una oración de apertura o final para una reunión o evento ya programado.

Arzobispo Dieudonne Nzapalainga e Imam Omour Kobine de Bangui rezan juntos durante una gira de promoción de la tolerancia y la reconciliación en la República Centroafricana.

Arzobispo Dieudonne Nzapalainga e Imam Omour Kobine de Bangui rezan juntos durante una gira de promoción de la tolerancia y la reconciliación en la República Centroafricana. Foto por Sam Phelps para CRS

Materiales:

• Copias del ejercicio de oración Semillas de la paz en la República Centroafricana para los guías
• Espacio exterior (opcional)
• Semillas, pala de jardinería, agua
• Lugar para sembrar (maceta / área exterior)
Pequeño letrero en la maceta o cerca de donde las semillas se plantan que diga: “Que la paz crezca en CAR”
• Biblia abierta a Isaías 2, 2-5
Letra y / o música para la Oración de San Francisco para cada participante. Autor: Sebastian Temple [Obra publicada por OCP, derechos reservados]

Preparación:

• Preparar a los músicos / líderes de canto
• Seleccionar y preparar 1 guía y 3 lectores
• Seleccionar y preparar 1 persona para plantar la(s) semilla(s)
• Crear pequeño letrero (véase más arriba)
• Identificar dónde plantar las semillas y preparar todas las herramientas de siembra

Oración de apertura

Guía:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Cristo Resucitado,
Acompaña a nuestros hermanos y hermanas que se encuentran atrapados en el conflicto violento en la República Centroafricana.

Durante el tiempo de Pascua, celebramos el poder de tu resurrección, que supera el sufrimiento y la muerte. En la noche antes de morir, le dijiste a tus discípulos: “Les dejo la paz, les doy mi paz….Que no haya en ustedes angustia ni miedo…” (Juan 14, 27).

Envía tu paz al pueblo de la República Centroafricana (CAR, por su sigla en inglés) y a todos los que se encuentran en medio de la violencia en todo el mundo. Lleva paz a los que viven en temor, que lloran la pérdida de seres queridos, y que perpetúan la violencia en cualquier forma. Además, te rogamos que nos hagas instrumentos de tu paz.
En tu nombre oramos, Amén.

Canción de apertura:

Oración de San Francisco Autor: Sebastian Temple [Obra publicada por OCP, derechos reservados] Dedicado a Sra. Frances Tracy (c) 1967, 5536 NE Hassalo, Portland, OR 97213. Publicado con permiso.

Pasaje de la Sagrada Escritura

Lector uno:
Lectura del libro del profeta Isaías.

Al fin de los tiempos,
el cerro de la Casa de Yavé
será puesto sobre los altos montes
y dominará los lugares más elevados.
Irán a verlo todas las naciones
y subirán hacia él muchos pueblos, diciendo:
“Vengan, subamos al cerro de Yavé,
a la Casa del Dios de Jacob,

para que nos enseñe sus caminos
y caminemos por sus sendas.
Porque la enseñanza irradia de Sión,
de Jerusalén sale la palabra de Yavé.”
Hará de árbitro entre las naciones
y a los pueblos dará lecciones.

Harán arados de sus espadas
y sacarán hoces de sus lanzas.
Una nación no levantará la espada contra otra
y no se adiestrarán para la guerra.
Pueblo de Jacob, ven:
¡caminemos a la luz de Yavé! (Isaías 2, 2-5)

Palabra del Señor

Respuesta:

Demos gracias al Señor

Reflexión y ritual

Guía:
En este pasaje de la Sagrada Escritura, Isaías describe la paz de Dios que un día reinará en la Tierra, cuando todas las naciones “harán arados de sus espadas y sacarán hoces de sus lanzas”.

Estas palabras de la Sagrada Escritura hacen eco a través de nuestra oración por CAR, donde la violencia impide a los agricultores sembrar en sus campos. Si no son capaces de sembrar, el país se enfrentará a una mayor devastación en los próximos meses. Le pedimos a Dios que abra los corazones de todos para que las herramientas de guerra puedan ser transformadas en instrumentos de paz.

Ahora vamos a plantar semillas en [una maceta pequeña a sentarse en un aula o espacio común, en la parte delantera de una parroquia, una escuela, en parte de un jardín de la comunidad, etc.] A medida que estas semillas germinan, nos recuerdan que debemos seguir rezando por el fin de la violencia en CAR y por una temporada de siembra tranquila. ¡Oremos para que la nueva vida proclamada por el Cristo resucitado en el tiempo de Pascua pueda crecer en CAR!
Nota: Es posible adaptar esto para enviar a los participantes a casa con algunas semillas para plantar ellos mismos.

Invita a los participantes pre-seleccionados a plantar la(s) semilla(s) en tu ubicación elegida y coloca el letrero cerca de donde están plantadas las semillas.

Oraciones de intercesión

Lector dos:
Oremos para que las espadas se vuelvan arados y las lanzas se vuelvan hoces para que las semillas de la paz crezcan en CAR. Nuestra respuesta a cada una de estas oraciones de intercesión será: “Que la paz crezca en CAR.”

Que los grupos armados rindan sus armas y se reintegren pacificamente a la sociedad, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Que las comunidades musulmanas y cristianas se reconcilien y vivan juntas en paz, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Que los agricultores cuenten con los recursos y las condiciones seguras necesarias con el fin de sembrar la cosecha de este año, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Que los que sufren sean consolados, especialmente las víctimas de la violencia, los desplazados de sus hogares, los que sufren de hambre, los que han perdido miembros de su familia, y todos los que siguen viviendo en temor, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Por todos aquellos que están respondiendo a la crisis, especialmente por los líderes de diferentes religiones que están coordinando los esfuerzos de construcción de la paz: que encuentren la seguridad, la protección, y la fuerza en Dios, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Por la pronta llegada de la misión de paz de la ONU y que los líderes políticos hagan todo lo posible para apoyar la paz y la reconciliación, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Por todos los que estamos aquí reunidos: que no nos volvamos indiferentes al sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas en CAR, sino que sigamos recordándolos en oración y con obras, roguemos…
R: “Que la paz crezca en CAR.”

Ofrecemos todas estas oraciones por Cristo, nuestro Señor, Amén.

Oración final

Lector tres:

Dios amoroso,

Pedimos que tu espíritu toque a los pueblos de la
República Centroafricana.
Que hermano ya no se vuelva contra hermano.
Tampoco hermana contra hermana.
Que tus hijos aprendan a vivir juntos:
a perdonar,
a reconciliar,
a construir y no destruir.
Y así podamos  todos nosotros.

Señor, que llama bendecidos a todos los que trabajan por la paz,
empodera a todos los constructores de la paz dentro y fuera de la
República Centroafricana:
para defender al vulnerable,
para albergar al refugiado,
para ayudar al afligido,
para consolar a los que tienen miedo,
para trabajar y abogar por la justicia,
para decir “¡No más!” a la violencia.

Señor, que llama a su pueblo a convertir sus espadas
en arados,
haznos a todos labradores:
plantando las semillas de la paz en la República Centroafricana
y en todas las naciones,
trabajando fielmente por la gloriosa cosecha
que es tu justicia.

Dios de todos los prójimos,
de todos los estados y todas las regiones,
más allá de naciones, por encima de las fronteras:
ven en tu paz,
ven con tu justicia,
ven en tu esperanza,
ven con tu amor.
Ven, y no demores,
Quien vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén

Para descargar una copia del ejercicio de oración completo has clic aquí.

Oración para dar

Dios de amor y de gracia,

He dado oro
pero sólo hay tanto oro.

He dado sangre
pero sólo tengo tanta sangre que dar.

He dado mi tiempo
pero los días sólo tienen tantas horas.

He dado mi fuerza
pero incluso eso tiene sus límites.

Así que doy mi amor.

Porque el amor es el oro, y el amor es la sangre.
Y el amor es el tiempo, y el amor es la fuerza.
Pero el amor es también mucho más.
Porque el amor es Dios.
Y Dios es amor.

Y sólo Tú , oh Dios, no tienes límites.

Amén.

CHL2010034735

Oración por Chile: Dios está presente entre ellos

“Un viento fuerte y violento pasa delante de Yavé, hiende los montes
y parte las rocas, pero Yavé no está en el viento.
Después del viento viene un terremoto, pero Yavé no está en el terremoto.
Después del terremoto, un fuego, pero Yavé no está en el fuego.
Después del fuego, se sintió el murmullo de una suave brisa.”

(1 Libro de los Reyes 19, 11-12)

Dios, Tú estás presente entre los que sufren,
que todos los afectados por el terremoto en Chile puedan sentir tu presencia sanadora.

Dios, Tú estás presente en las manos de los que llegan a los damnificados,
ayuda a los socorristas en su valiente trabajo.

Dios, Tú estás presente en los corazones de los que son compasivos,
cuyas oraciones claman por sus familias;
cuyas oraciones claman por sus vecinos;
cuyas oraciones claman incluso por los desconocidos,
bendice y da consuelo a los que lloran.

Dios, Tú estás presente en la apacible pequeña voz, el suave susurro que sigue
que nuestros oídos siempre escuchen;
que nuestros corazones siempre clamen unos por los otros;
que nuestras manos siempre brinden ayuda;
y que siempre caminemos como Tú caminas,
en solidaridad con los que sufren
y así reflejar tu presencia y consuelo.

Amén.

2012_Oracion-de-Cuaresma-

Oración de Cuaresma

Padre nuestro, que estás en el cielo,
durante esta época de arrepentimiento,
ten misericordia de nosotros.

El padre de Joseph Otto de la Parroquia de Santa Teresa en el sur de Sudán ha sido  sacerdote durante nueve años. Oficia misa todos los días, incluso si no hay feligreses presentes.

El padre de Joseph Otto de la Parroquia de Santa Teresa en el sur de Sudán ha sido sacerdote durante nueve años. Oficia misa todos los días, incluso si no hay feligreses presentes.

Con nuestra oración, nuestro ayuno y nuestras buenas obras,
transforma nuestro egoísmo en generosidad.
Abre nuestros corazones a tu Palabra,
sana nuestras heridas del pecado,
ayúdanos a hacer el bien en este mundo.
Que transformemos la obscuridad
y el dolor en vida y alegría.
Concédenos estas cosas por Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

MEX2011061091_580x300

Oración por los fieles difuntos

 

Dios de misericordia y amor,
ponemos en tus manos amorosas
a nuestros hermanos y hermanas
que has llamado de esta vida a tu presencia.

Veladoras en la Basilica de Nuestra Señora de Guadalupe de la Ciudad de México. Foto por Philip Laubner/CRS

Veladoras en la Basilica de Nuestra Señora de Guadalupe de la Ciudad de México. Foto por Philip Laubner/CRS

En esta vida les demostraste tu gran amor,
y ahora que ya están libres de toda preocupación
concédeles pasar con seguridad las puertas de la muerte
y gozar de la luz y la paz eterna.

Habiendo terminado su vida terrena recíbelos en el paraíso,
en donde ya no habrá tristeza ni dolor,
sino únicamente felicidad y alegría con Jesús, tu Hijo,
y con el Espíritu Santo, para siempre.

Amén.

Revista Almas, publicación mensual de Misioneros de Guadalupe.

Una de las maneras de recordar a nuestros seres queridos es encender una vela por ellos en este y cualquier otro día, hazlo en nuestra capilla virtual. Haz clíc aquí.