TAN2013077727

Únete a la batalla contra el sida

El Día Mundial del sida no termina el 2 de diciembre, es una campaña que continúa todo el año, y tú puedes hacer la diferencia.

Participa

  • Informa a tu comunidad acerca de la situación global del VIH y el sida. Aquí hay información. Compartela en escuelas, después de la misa o en la casa, para que las personas se enteren de cómo la Iglesia Católica responde a la pandemia global y cómo pueden ayudar.
  • Aprende más acerca del VIH. Contacta al departamento de salud de tu estado o visita la página de internet de los Centros para el Control de Enfermedades.

Material para oración

Guatemala CRS VIH Gente Unida anti-retrovirales salud

Lety Francisca Ramírez, de 22 años y con VIH, sostiene a sus hijos en su hogar en Guatemala. Los promotores de Gente Unida, socios de CRS, visitan los hogares de otros pacientes con VIH como Lety, para responder sus preguntas, examinar su estado de salud, distribuir alimentos y asegurarse que toman regularmente las drogas anti-retrovirales. Foto de Sara A. Fajardo/CRS

Información útil

Varias de las páginas de internet citadas en esta página son de fuentes externas. Todos los derechos reservados pertenecen a las organizaciones/individuos que han publicado el contenido en dichas páginas. Los programas de CRS para responder al VIH y al sida se guían por las directrices de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por su sigla en inglés).

Las páginas de internet citadas aquí proceden de varias fuentes y no necesariamente coinciden con las regulaciones de la USCCB. La inclusión de esos recursos en esta página no implica un apoyo de parte de CRS a estos programas.

La sequía amenaza al África Oriental

Por Michael Hill

El hambre se está convirtiendo en una realidad cotidiana para mucha gente en el África Oriental. De acuerdo a informes del personal de CRS en la región, los suministros locales de alimentos se agotan por la falta de lluvia y el aumento de precios.

“Las lluvias del otoño pasado dejaron a los agricultores esperando”, dice el director del Equipo de África de CRS, Brian Gleeson. “Y las lluvias de primavera a comienzos de este año fueron erráticas y débiles. Como resultado, los agricultores han tenido cosechas decepcionantes y los ganaderos contemplan a sus animales muriendo”, agrega.

Esta sequía, que ha traído uno de los años más secos desde 1950-1951, combinada con precios crecientes de los alimentos, ha colocado a 10 millones de personas en el Cuerno de África en necesidad de asistencia humanitaria. La mayoría de esta gente reside en Kenia y Etiopía, países donde CRS tiene una presencia considerable, con muchos programas concentrados en agua y agricultura. Kenia carga además con una afluencia de refugiados procedentes de Somalia, muchos de los cuales han escapado de ese país en busca de alimentos debido a la sequía allí.

El personal de CRS, incluyendo el Equipo de Respuesta a Emergencias, basado en Nairobi, trabaja con Cáritas Internacional, autoridades gubernamentales y otros socios para evaluar las necesidades y diseñar respuestas apropiadas. “Esta sequía se produce en momentos que los precios de alimentos básicos incrementan, en algunos casos más del doble que el año pasado”, explicó Gleeson. “Estos aumentos de precios agregan tensión sobre la gente de esta región”, manifestó.

Mujeres colectan agua en Etiopía

Mujeres colectan agua en una región de Etiopía donde CRS ha estado trabajando en la mitigación de sequía desde el 2003.

Muchos ya gastan un porcentaje considerable de sus ingresos en alimentos. Un incremento de precios los empuja al borde del abismo.

“Estos incrementos de precios golpean con particular fuerza en las zonas urbanas, donde la gente tiene que comprar todo lo que consume”, explica Gleeson. “En condiciones de humedad normales los agricultores se benefician de los aumentos de precios ya que venden sus frutos a precios más altos. Pero ahora mismo no tienen cosechas que vender debido a la sequía, de modo que sus familias están sufriendo”.

Gleeson predice un empeoramiento de la crisis antes de que ceda tras la cosecha de octubre. “Muchas áreas tuvieron poca lluvia en primavera, por lo que la cosecha no será suficiente”, enfatizó. “Y si las lluvias de otoño no son buenas, o no llueve, la crisis será mucho peor”, agregó.

Michael Hill es asociado principal de comunicaciones para Catholic Relief Services. Su oficina está en la sede mundial en Baltimore, Maryland.

20111219_CHI

Tus esfuerzos dieron frutos: presupuesto aprobado

Congreso aprueba presupuesto para ayuda humanitaria. Restituye fondos de ayuda humanitaria internacional.

Baltimore, MD, 17 de diciembre de 2011– Catholic Relief Services felicita al Congreso por proteger los fondos de ayuda humanitaria internacional, programas de desarrollo y respuesta a emergencias en el presupuesto aprobado para el año fiscal 2012.

El presupuesto atenúa los serios cortes a estos fondos el año pasado, restaurándolos por aproximadamente 3 por ciento, para un total aproximado de $19 mil millones. Católicos alrededor del país se unieron a CRS en un esfuerzo sin precedentes para apoyar el estos fondos que se usan internacionalmente para salvar vidas.

“Los líderes en el Congreso escucharon sus conciencias y a sus constituyentes en este voto histórico”, dijo Bill O’Keefe, vice presidente de abogacía de CRS.

“Aún en momentos económicos difíciles, líderes en el Congreso, especialmente en los sub comités de Estado y Operaciones Internacionales – los representantes Granger y Lowey, y los senadores Leahy y Graham – reconocieron las millones de vidas que se salvan y se mejoran internacionalmente con apenas el 1 por ciento del presupuesto nacional”, dijo.

Estos fondos apoyan programas que salvan vidas como los que proveen alimento y alojamiento a las víctimas de la sequía en el Este de África. También mantiene programas básicos de agricultura, agua y salud que mitigan los efectos de esos desastres. Además, apoya asistencia de migración y refugio para aquéllos que huyen de la violencia, opresión y desastres.

“El Congreso escuchó el mensaje alto y claro de muchos americanos que, al tiempo que enfrentan situaciones económicas difíciles, expresaron que Estados Unidos es una nación que ha sido bendecida y tiene la responsabilidad de liderar las respuestas a los más pobres del mundo”, dijo O’Keefe.

###

 

Catholic Relief Services es la agencia oficial de la comunidad católica de EE.UU. para ayuda humanitaria internacional. CRS alivia el sufrimiento y ofrece asistencia a personas necesitadas en casi 100 países, sin importar su raza, religión o nacionalidad. El trabajo de ayuda y desarrollo de CRS se logra mediante programas de respuesta de emergencias, al VIH, salud, agricultura, educación, microfinanzas y construcción de la paz.  Para más información, favor de visitar www.crsespanol.org.

HON2011063212_action alert580x300

Actúa por aquellos vulnerables en el mundo.

Como católicos estamos llamados a proteger a nuestros hermanos y hermanas que viven en extrema pobreza alrededor del mundo. La ayuda humanitaria internacional que alivia enfermedades, hambre y pobreza extrema, representa menos del 1 por ciento del presupuesto de los Estados Unidos y aún así está en riesgo de recortes.

Gran parte de estos fondos se le otorga a organizaciones humanitarias que trabajan directamente con comunidades pobres y vulnerables para sacarlos de la pobreza.

“Recortes a fondos que representan menos del 1 por ciento del presupuesto del país no son una manera efectiva de balancear el presupuesto y sí tendrán un impacto devastador en las comunidades más vulnerables de Latinoamérica y el mundo”, explica Jill Marie Gerschutz, especialista legislativa del equipo de abogacía de CRS en Washington DC. “En vez de recortes desproporcionados que afectarán principalmente a los pobres, le pedimos al gobierno federal que balancee el presupuesto tomando en cuenta la totalidad de fondos incluyendo los que van a los programas militares, subsidios agrícolas y reforma justa de ayuda social. Así como reevaluar sus ingresos”.

Como parte del programa "Atención integral a la niñez" de CRS, un programa en Centroamérica que beneficia a alrededor de 6.500 de madres e hijos para mantener un peso saludable y prevenir la malnutrición.

Con fondos de asistencia internacional del gobierno de EE.UU., Catholic Relief Services (CRS) responde a emergencias y dirige programas de desarrollo en cerca de 100 países alrededor del mundo de manera eficiente y efectiva, transformando las vidas de los más vulnerables.

En Latinoamérica CRS utiliza fondos de asistencia del gobierno federal para responder a emergencias por fenómenos naturales como las recientes inundaciones en Centroamérica y asistencia a personas afectadas por la violencia como los refugiados Colombianos en Ecuador. Además, con estos fondos CRS implementa programas de desarrollo que están ayudando a comunidades pobres en 17 países de la región.

En Nicaragua, por ejemplo, CRS tiene un programa de salud materno infantil que ha beneficiado a 113.560 personas en 125 comunidades. Recortes a los fondos de ayuda internacional del gobierno de EE.UU. que apoyan programas de salud significaría que CRS tendría que reducir su programa en Nicaragua, privando a unas 34.000 familias de recibir instrucción en prácticas de salud que ayudan a la sobrevivencia de los recién nacidos.

CRS se opone a cualquier recorte a los fondos de ayuda humanitaria internacional y programas de desarrollo ya que tendría efectos nefastos en las poblaciones más vulnerables del mundo. Tú también toma acción.

Miles de refugiados entran a Dadaab cada semana en busca de agua y alimentos

Campamento en Kenia crece diariamente

Por Michael Hill

Un equipo de Catholic Relief Services se encuentra en Dadaab, un poblado del este de Kenia en un extenso campamento de refugiados que crece a razón de mil 300 nuevos habitantes que llegan cada día desde la vecina Somalia huyendo de la sequía y el hambre. Este es uno de los países de África Oriental donde el hambre y la amenaza de desnutrición constituyen la realidad cotidiana para más de 12 millones de personas. Las Naciones Unidas declaró oficialmente la existencia de una hambruna en partes de Somalia, la primera declaración de este tipo en 20 años, indicando que hay mucha gente muriendo por falta de comida. Las zonas golpeadas por la hambruna se hallan también afectadas por la violencia, lo que limita severamente la asistencia humanitaria.

Miles de refugiados entran a Dadaab cada semana en busca de agua y alimentos

Miles de refugiados entran a Dadaab cada semana en busca de agua y alimentos. Foto de Laura Sheahen/CRS

Trabajando con socios de la Iglesia por medio del obispo local, CRS ha podido introducir algunaa ayuda a las áreas afectadas de Somalia. Para las familias que no han podido acceder esta asistencia, la supervivencia significa atravesar un escabroso desierto para llegar hasta campamentos como el de Dadaab, localizado en una región de Kenia que a su vez sufre de sequía. CRS ha estado activa en Kenia por décadas, con muchos programas encaminados a enfocar las necesidades agrícolas y de agua potable, que han ayudado a mitigar los efectos de la sequía. En estos momentos, sin embargo, la severidad de la sequía, agravada por crecientes aumentos en los precios de los alimentos, desborda la capacidad de respuesta de más de 12 millones de habitantes en África Oriental, según informa el personal de CRS en la región. “Las lluvias no llegaron el otoño pasado”, señala el encargado del Equipo para África de CRS, Brian Gleeson. “Y esta primavera las precipitaciones fueron débiles y dispersas. Como resultado, los agricultores han tenido cosechas decepcionantes, mientras los ganaderos ven morir a sus animales”, agrega. Esta sequía, una de las más severas en la región desde 1950-51, se ha combinado con los altos costos de los alimentos para dejar con necesidad de asistencia humanitaria a más de 12 millones de personas en el Cuerno de África. Muchos están en Somalia, aunque la mayoría se halla en Kenia y Etiopía, países en los que CRS ha trabajado por décadas. Recemos por nuestros hermanos y hermanas que sufren debido a la sequía en África Oriental. Mucho del trabajo de CRS en estos países se concentra en programas de agua y agricultura, que han ayudado a aliviar la creciente sequía durante los últimos meses. En Etiopía, el Plan Conjunto de Operaciones de Emergencia, encabezado por CRS, se halla en pleno avance; actualmente alimenta a 400,000 personas y proyecta para finales de mes atender a un millón. Otro personal de CRS, incluyendo el Equipo de Respuesta de Emergencia, basado en Nairobi, trabaja con Cáritas Internacional, autoridades gubernamentales y otros socios en la planificación de futuras acciones. “Esta sequía se presenta en momentos que incrementan los precios de alimentos básicos, en algunos casos hasta al doble en comparación al año pasado”, señala Gleeson. Ya hay quienes gastan un enorme porcentaje de sus ingresos en alimentos. Un alza de precios los colocaría al borde del precipicio. “Este incremento de precios golpea particularmente fuerte en las zonas urbanas, donde la gente tiene que comprar todo lo que come”, menciona Gleeson. “En condiciones normales, los agricultores se benefician de las alzas de precios, ya que pueden vender sus cosechas por mejores precios. Pero ahora mismo, no tienen nada que vender debido a la sequía. Ellos y sus familias sufren” Gleeson predice que la crisis empeorará antes de que llegue algún alivio con la cosecha de octubre. “Pero, muchas áreas tuvieron escasas lluvias en primavera, por lo que la cosecha que se espera no será suficiente”, explica. “Y si las lluvias de otoño no son adecuadas, o no llueve nada, la crisis se tornará mucho, mucho peor”, agregó. Michael Hill, asociado principal de comunicaciones para CRS. Su oficina está en la sede mundial en Baltimore, Maryland.


CRS en el mundo (Segmento radial producido por Catholic Relief Services)

Para escuchar un reporte radial sobre la situación en África Oriental haga clíc abajo.


Oración

Dios amoroso,

Debido a la severa sequía, muchas familias enfrentan hambre y han emigrado de Somalia viajando a pie.

Debido a la severa sequía, muchas familias enfrentan hambre y han emigrado de Somalia viajando a pie. Foto de Laura Sheahen/CRSComo testigos de la sequía en África,

continúa proveyendo a nuestra gente con corazones serviciales, compasión y solidaridad. Consuela a nuestras hermanas y hermanos que viven actualmente en incertidumbre y falta de alimento. Guía a nuestros líderes a trabajar juntos para ofrecer soluciones a las necesidades de la gente en África Oriental. Que tu gracia nos recuerde que eres la mano de la justicia; que tu dominio sobre todas las cosas te haga indulgente con todos. Continúa reuniéndonos en tu nombre, como tus hijos, respondemos a tu llamado protegiendo a nuestras hermanas y hermanos. Tú nos llamas hijos tuyos. Tú nos enseñaste a ser justos y nos has dado fundamentos en la fe. Señor, ayúdanos a responder a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas en las próximas semanas. Haz tu voluntad en nosotros para que nuestros hermanos y hermanas te vean reflejado en nuestra respuesta. Te lo pedimos por medio de tu hijo, Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios por siempre y para siempre. Amén.

CRS Etiopía sequía

La sequía amenaza al África Oriental

Por Michael Hill

El hambre se está convirtiendo en una realidad cotidiana para mucha gente en el África Oriental. De acuerdo a informes del personal de CRS en la región, los suministros locales de alimentos se agotan por la falta de lluvia y el aumento de precios.

“Las lluvias del otoño pasado dejaron a los agricultores esperando”, dice el director del Equipo de África de CRS, Brian Gleeson. “Y las lluvias de primavera a comienzos de este año fueron erráticas y débiles. Como resultado, los agricultores han tenido cosechas decepcionantes y los ganaderos contemplan a sus animales muriendo”, agrega.

CRS Etiopía sequía

Mujeres colectan agua en una región de Etiopía donde CRS ha estado trabajando en la mitigación de sequía desde el 2003. Foto de KL Dammann/CRS

Esta sequía, que ha traído uno de los años más secos desde 1950-1951, combinada con precios crecientes de los alimentos, ha colocado a 10 millones de personas en el Cuerno de África en necesidad de asistencia humanitaria. La mayoría de esta gente reside en Kenia y Etiopía, países donde CRS tiene una presencia considerable, con muchos programas concentrados en agua y agricultura. Kenia carga además con una afluencia de refugiados procedentes de Somalia, muchos de los cuales han escapado de ese país en busca de alimentos debido a la sequía allí.

El personal de CRS, incluyendo el Equipo de Respuesta a Emergencias, basado en Nairobi, trabaja con Cáritas Internacional, autoridades gubernamentales y otros socios para evaluar las necesidades y diseñar respuestas apropiadas. “Esta sequía se produce en momentos que los precios de alimentos básicos incrementan, en algunos casos más del doble que el año pasado”, explicó Gleeson. “Estos aumentos de precios agregan tensión sobre la gente de esta región”, manifestó.

Muchos ya gastan un porcentaje considerable de sus ingresos en alimentos. Un incremento de precios los empuja al borde del abismo.

“Estos incrementos de precios golpean con particular fuerza en las zonas urbanas, donde la gente tiene que comprar todo lo que consume”, explica Gleeson. “En condiciones de humedad normales los agricultores se benefician de los aumentos de precios ya que venden sus frutos a precios más altos. Pero ahora mismo no tienen cosechas que vender debido a la sequía, de modo que sus familias están sufriendo”.

Gleeson predice un empeoramiento de la crisis antes de que ceda tras la cosecha de octubre. “Muchas áreas tuvieron poca lluvia en primavera, por lo que la cosecha no será suficiente”, enfatizó. “Y si las lluvias de otoño no son buenas, o no llueve, la crisis será mucho peor”, agregó.

Michael Hill es asociado principal de comunicaciones para Catholic Relief Services. Su oficina está en la sede mundial en Baltimore, Maryland.

Se declara hambruna en partes de Somalia, Catholic Relief Services envía ayuda

PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA

BALTIMORE, MD, July 25, 2011— Un equipo de Catholic Relief Services está en el pueblo de Dadaab en el este de Kenia, visitando un campamento de refugiados que recibe 1,300 personas diariamente provenientes de Somalia, quienes huyen de la peor sequía en 60 años.

La Organización de Naciones Unidas declaró que hay hambruna en partes de Somalia, la primera declaración de este tipo en 20 años, lo que significa que se determinó que muchas personas están muriendo por falta de alimentos. Además, la inseguridad en la región limita la ayuda humanitaria.

Trabajando con la iglesia y el Obispo de la región, CRS ha logrado enviar ayuda a algunas de las áreas más necesitadas de Somalia. Para las familias que no tienen acceso a ayuda en Somalia, sobrevivir significa caminar por el desierto hasta campamentos como el de Dadaab, en una región de Kenia que también ha estado afectada por la sequía.

CRS ha estado active en Kenia por décadas con múltiples programas enfocados en agricultura y agua, y ha ayudado a mitigar el efecto de la sequía. Pero la severidad de la sequía, además de los altos costos de los alimentos, ha afectado a millones de personas en África Oriental.

“Las lluvias de otoño nunca se dieron”, explicó Brian Gleeson, quien lidera el equipo de África para CRS. “Y las lluvias de primavera de este año fueron erráticas y débiles. Como resultado, los agricultores han perdido sus cosechas y sus animales”.

Esta sequía, la peor desde 1950, se suma al aumento en el costo de los alimentos que hacen que más de 11 millones de personas en el este de África necesiten ayuda humanitaria. Muchos están en Somalia, aunque la mayoría están en Kenia y Etiopía, países en los que CRS ha trabajado durante décadas.

“El alza en el costo de los alimentos afecta particularmente áreas urbanas donde las personas tienen que comprar toda su comida”, dijo Gleeson. “Cuando no hay sequía los agricultores se benefician del alza en el precio porque ellos pueden vender sus cosechas por más dinero. Pero ahora mismo no tienen cosechas debido a la sequía. Así que ellos y sus familias están sufriendo”.

Gleeson señaló que la crisis empeorará antes de que mejore con las cosechas de octubre. Aún así, “muchas áreas recibieron muy pocas lluvias de primavera, así que la cosecha no será suficiente”, añadió. “Y si las lluvias de otoño no son fuertes, o no llegan, la crisis va a ser mucho, mucho peor”.

Cómo ayudar

Done por teléfono: Llame al 1-800-736-3467 de 8 a.m. a 11 p.m. tiempo este.

Done por correo:
Envíe su cheque o giro postal a:
Catholic Relief Services
Memo: East Africa Emergency Fund
P.O. Box 17090
Baltimore, MD 21203-7090

Done en línea: Emergencia: Vidas humanas están en peligro en África Oriental

 

# # #

 

Catholic Relief Services es la agencia oficial de la comunidad católica en los Estados Unidos para ayuda humanitaria internacional. Ofrecemos ayuda en más de 100 países, en base a la necesidad, sin importar la raza, la religión o la nacionalidad de las personas. Para más información visite www.crs.org o www.crsespanol.org.

Si quiere hacer un comentario o alguna pregunta a Catholic Relief Services acerca de esta nota, por favor escríbanos acomentarios@crs.org.

Atasco del tráfico en el pozo

Por Benjamin Krause

Después de haber vivido en Chicago, Detroit y Washington DC, me molesta y me enoja ir por caminos atascados de tráfico. Pero al mirar de cerca algunos de los proyectos agrícolas de Catholic Relief Services (CRS) en el sur de Etiopía, me sorprendió el atasco que encontramos… en el pozo.

Más de 100 mujeres y niños estaban esperando pacientemente al lado de sus bidones de color amarillo brillante, azul y verde. La fila serpenteaba alrededor del pozo y se perdía casi a la vista.

Etiopía CRS agua atasco pozo

Después de esperar durante horas para llenar sus jarras, muchos aldeanos transportarán el agua unos 16 kilómetros (10 millas) o más hasta sus hogares, más allá de las montañas que se observan al fondo. Foto de Benjamin Krause/CRS

“¿Cuánto tiempo toma la fila?”, le pregunté a una de las mujeres.

Después de una larga pausa, respondió: “A veces medio día, a veces más”.

“¿Y dónde vive usted? ¿Hasta dónde tienen que llevar el agua?”, pregunté.

La mujer respondió señalando a una montaña que se encontraba tan lejos que no la había notado antes. Uno de nuestros socios nos dijo que era a casi 16 kilómetros (10 millas) de distancia y que muchos de los aldeanos viven incluso más lejos.

CRS está haciendo mucho más que un tremendo trabajo con el agua en Etiopía y espero que podamos volver muy pronto a ayudar a estas personas. A nadie le gusta estar en un atasco de tráfico, pero lo más importante, este tiempo de inactividad es un enorme desperdicio de recursos humanos en un país donde tantas personas están luchando para ganarse la vida.

Benjamin Krause, un becario de desarrollo internacional de CRS en Etiopía, y envía esta historia desde el campo de trabajo.