¿ Año de la Misericordia ?

¿ Año de la Misericordia ?

El Papa Francisco ha declarado el 2016 un Año Jubilar de la Misericordia comenzado el 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016. Pero, ¿qué significa esto en nuestros tiempos?

Padre David García

SRB2015109100_350x250

Hussain Zainb, refugiada iraquí juega con su hija María en la estación de autobuses de Belgrado a la espera de transporte a la frontera con Hungría. Hussain ha estado viajando durante 22 días y espera llegar a Suecia, donde ella tiene un hermano. Aproximadamente 4 mil refugiados pasan por Belgrado diariamente. Foto de Kira Horvath para CRS.

En junio pasado entré en el Camino de Santiago, un antiguo camino de peregrinación de mil años en el norte de España que conduce al santuario del Apóstol Santiago en la ciudad de Compostela. Dos feligreses y yo viajamos 110 kilómetros durante 5 días, a través de densos bosques, tierras de cultivo, sobre las colinas y arroyos y a través de pintorescos pueblos. Fue todo un reto y a menudo difícil. También fue una gran experiencia seguir los pasos de millones de peregrinos cientos de años antes que nosotros. A pesar de que se trataba de una ruta segura, hubo algunos momentos de ansiedad e incluso temerosos cuando tomamos vueltas equivocadas o no estábamos seguros de donde estábamos. Inevitablemente, siempre había un nativo amable a lo largo de la carretera para darnos la bienvenida y orientarnos en la dirección correcta. Yo los estaba llamando “ángeles” en el momento en que terminamos la peregrinación.

La gente hace peregrinaciones por muchas razones, algunas espirituales, otras no. Toda la vida es una peregrinación. Hoy en día muchas personas están saliendo de sus hogares a otros lugares de nuestro mundo. Se ven obligados a viajar debido a la guerra, las bandas de narcotraficantes y la pobreza extrema. Es el mayor movimiento global de personas desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Quiénes serán sus ángeles?

En un mundo donde los terroristas amenazan nuestra forma de vida, ¿cómo podemos ser ángeles? Ante todo, debemos entender lo que somos y lo que representamos. Debemos preservar nuestros valores fundamentales como estadounidenses y como personas de fe, mientras aseguramos nuestra nación y también participamos en el mundo globalizado

El miedo nos puede presionar a tomar malas decisiones. Si por miedo, abandonamos nuestros valores o desconfiamos o rechazamos a personas de otros países, grupos étnicos o religiones, hemos perdido la batalla. Habremos rendido nuestros ideales básicos, que dicen que todos son creados iguales por Dios. También habremos abandonado la idea de que Dios es Padre de todos nosotros, que implica obligaciones para cada hermana y hermano. En efecto, el miedo habrá cambiado lo que somos.

En medio de un mundo lleno de problemas, el Papa Francisco propone un Año de Jubileo especial comenzando el 8 de diciembre, centrado en el tema de la misericordia. La tradición del Jubileo se remonta al libro de Levítico. Es como pulsar el botón de reinicio: los presos son liberados, las deudas son perdonadas, las tierras están en barbecho para descansar, y se restablecen las relaciones justas entre los pueblos. Los cristianos comenzaron los jubileos cada 50 años en el siglo XIV. ¿Recuerdas el gran Jubileo del Año 2000, cuando el Papa Juan Pablo II abrió la Puerta Santa en la Basílica de San Pedro para los peregrinos? En especial abogó entonces por el perdón de la de la aplastante deuda que los países en desarrollo le debían a los países ricos.

SRB2015110038_350x250

Sean Callahan, miembro ejecutivo de Catholic Relief Services (CRS) comparte con refugiados que cruzan la frontera serbia en Croacia. CRS y Cáritas hacen frente a las necesidades en aumento en Serbia, Macedonia y Grecia. Foto de Andrew McConnell/CRS.

Los peregrinos durante este Año Jubilar de la Misericordia pasarán a través de la Puerta Santa, ya sea en Roma o en su diócesis local. Cruzar el umbral es nuestro compromiso de pasar del pecado a la gracia, un cambio de nuestras actitudes y nuestras acciones para ser más como Cristo misericordioso, que tenía un amor especial por los marginados.

Los refugiados del Medio Oriente y África y menores migrantes no acompañados de Centroamérica se parecen mucho a María y José en busca de un lugar para dar la bienvenida al nacimiento del Niño Jesús. Ellos sufrieron mucho rechazo, sin embargo, incluso en un establo Dios nos viene a nosotros. El Papa Francisco nos recuerda que cuando nos fijamos en el rostro de los más pobres y desesperados vemos a Dios.

Hay muchas maneras de “ser misericordioso como el Padre” en nuestra vida cotidiana. Al comenzar este Año de Jubileo, también podemos ser los ángeles que nuestros hermanos y hermanas peregrinos necesitan. Aquí hay algunas maneras para comenzar:

El padre David García es el asesor principal de acercamiento con el clero para Catholic Relief Services. Además el Padre García es el director de Old Spanish Missions en San Antonio y fue rector de la Catedral de San Fernando en San Antonio de 1995 a 2008.